jueves, diciembre 9, 2021
InicioLifeStyle¿Vacaciones con amigos?

¿Vacaciones con amigos?

vacaciones_amigos_1

Es época de vacaciones, seguramente a estas alturas ya tengas programado tu viaje o incluso ya estés en tu destino de vacaciones. A mí ya me queda muy poquito también, no me dais envidia. Se acercan esos merecidos días, después de todo muchos meses de trabajo, para relajarse, desconectar y disfrutar barbaridad de un montón de planes divertidos y distintos que no puedes hacer el resto del año. Los planes en familia los cuatro solos son muy necesarios, eso esta claro, pero las vacaciones con amigos molan, molan mucho, siempre y cuando varios factores coincidan porque si no pueden convertirse en una verdadera tortura.

Debe haber consenso en los que esperamos de nuestras vacaciones. No es lo mismo unas vacaciones de relax practicando tumbing en la playa hasta el anochecer que un viaje repleto de excursiones para conocer hasta el último pueblo de los alrededores o el último rincón de la ciudad que visitas. Si lo que esperamos de las vacaciones es parecido todo será más fácil.

También es fundamental que entre los maridos haya buena sintonía. A ti te pueden apetecer un montón unas vacaciones con tu amiga de alma y su familia pero si los maridos no se llevan del todo bien probablemente esas vacaciones nunca se repitan y no resulten tan agradables como esperabas. Si se llevan bien y además tienen aficiones en común (running, pádel, tenis…) el plan será mucho mejor y mucho más divertido para todos.

Al igual ocurre con los niños. Todos sabemos que las relaciones cambian cuando pasamos de pareja a familia. La llegada de los hijos a nuestras vidas marca nuestras relaciones con el resto de personas, con las que ya estaban antes y con las que llegarán a tu vida después de la llegada de tus hijos (la maternidad también te regala buenos amigos, amigos con los que basta una simple mirada para entenderte) Si tus hijos se llevan mal con los hijos de tu mejor amiga de toda la vida los planes con la familia de tu amiga acabarán brillando por su ausencia. A nadie le atrae demasiado una cena entre amigos en la que los hijos no paran de tirarse los trastos a la cabeza y no hay ni un minuto de paz entre ellos. Y es que tú te puedes llevar genial con tu amiga pero cada hijo tiene su carácter y tu hijo no tiene porque llevarse bien con el suyo. Si esto sucede no será un buen plan irte de vacaciones con ellos y será mucho mejor idea quedar a cenar con ella pero sin familia. Ahora si tus hijos y sus hijos se llevan bien el éxito está garantizado, aunque eso no te asegura que haya alguna pelea de vez en cuando. Ya se sabe que la convivencia es lo que tiene, una de cal y otra de arena.

vacaciones_amigos_2

Y, por último, otro factor importante es la confianza, pero confianza de verdad. Si en la amistad hay confianza las cosas se pueden decir sin rodeos y nunca pasará nada. Si un día te apetece hacer un plan distinto o prefieres no bajar a la playa y quedarte tranquilamente en casa lo podrás hacer sin problema. Nadie debe estar obligado a hacer nada y mucho menos en vacaciones. Ir de vacaciones juntos no implica que se tengan que compartir las 24 horas del día. Entender que hay ratos para todos y para todo te garantiza el éxito y es lo que demuestra que son amigos de los buenos.

Nosotros nos hemos ido de vacaciones varios años con amigos y siempre lo hemos pasado genial. En concreto el año pasado hicimos dos viajes, uno a Cádiz y otro a Ibiza con amigos distintos. Con todos ellos, que son amigos de los buenos, se cumple todo lo que he señalado y eso hace que siempre hayan resultado unas vacaciones estupendas y que repitamos año tras año. El de Cádiz, muy a nuestro pesar, este año no se repite, este verano viene parte de nuestra familia holandesa y hemos cambiado las gambas, la blancas playas gaditanas y los mojitos por unos días en familia en la costa mediterránea (¡muchas ganas!), dónde seguro que lo pasaremos también de maravilla. El que sí que repetiremos es el segundo, por tercera vez disfrutaremos de unos días con amigos en Ibiza. Una semanita los ocho juntos (4 +4) en los que seguro habrá muchos buenos ratos, tan buenos o más como los que ya hemos vivido otros años.

Y tú, ¿sueles irte de vacaciones con amigos?

Fotos: Pixabay

Natalia Martín
Soy Natalia, mami de tres… bueno de dos princesas, que me tienen loca, y un blog donde, desde hace más de cuatro años, cuento mis historietas, mis ocurrencias y mi día a día. Mujer apasionada, responsable, trabajadora, comprometida, cariñosa y muy optimista, me gusta ver el vaso siempre medio lleno. Dispuesta a darlo todo siempre y a disfrutar de este nuevo proyecto con todas vosotras.
RELATED ARTICLES

4 COMENTARIOS

  1. Con amigos no, pero este año disfrute unas buenísimas vacaciones en Menorca con mis hermanas, cuñados, padres, sobri… Y os digo: 11 no son multitud!! Familia, repetimos el año que viene??

  2. Creo que la clave es no sentir esa obligación de tener que estar 24 horas juntos sin poder separarse. Y cuando no hay suficiente confianza… eso es lo que me echa a mí para atrás a la hora de pensar en ir de vacaciones con amigos, que cada uno tiene sus ritmos, y sus intereses… ¡Ay! Con lo bien que voy yo por libre.

  3. Siempre que podemos disfrutamos de vacaciones o salidas con amigos y estoy completamente de acuerdo contigo en que los niños (las relaciones entre ellos) son fundamentales para que las cosas funcionen.
    La otra parte fundamental de este buen hacer es dejar libertad a la otra parte para que cada uno disfrute de su tiempo y de aquello que prefiera hacer sin obligar a los demás a seguirle.

  4. No me voy nunca con amigos. Principalmente es que mis amigos se van por un lado y yo por otro, nunca a los mismos destinos y además, me gusta pasar las vacaciones en familia o con mi marido.
    Saludos

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto