miércoles, octubre 20, 2021
InicioMaternidadAdolescentes SIN redes sociales

Adolescentes SIN redes sociales

Si has nacido después de los 90, esto te va a sonar igual que me sonaba a mí que mi abuelo me dijese que ellos de pequeños jugaban con… un palo.

En algún momento entre el mesolítico y la era actual, hubo un tiempo en que los jóvenes NO llevaban el mundo en el bolsillo. Esos adolescentes de ayer, padres de adolescentes hoy, hacían cosas raras como estas.

Cosas raras que hacían los adolescentes SIN redes sociales

1. Perderse… desaparecer

La posibilidad de salir a la calle y estar absolutamente ILOCALIZABLE durante horas era una posibilidad real. ¡Y ni siquiera daba miedo! ¿Qué podía pasar? Ahora es poco menos que un sueño inabarcable. En aquel entonces, existía la posibilidad de avisar que llegabas tarde con un par de monedas y una cabina telefónica. Sin embargo, raro era encontrar una cabina que funcionase cuando la necesitabas. Así que… así era. Sin más complicaciones. Allí estabas. Sola. En la calle. Con o sin rumbo. Daba igual. NADIE podía localizarte.

2. Escuchar a unos tipos que hablaban y ponían discos

En casa teníamos discos y cassettes. Sí. Unos cuantos. Tenías los que tenías. Pero si querías acceso a música actual, a mezclas frescas y novedades… escuchabas la radio que venía, por supuesto, con cuñas publicitarias de Ariel. No estaba mal pero lo máximo que podías elegir era la emisora o el programa. Delegabas el poder de decisión a otros, que montaban las Playlist de tu vida. Spotify era en mi adolescencia… preciosa ciencia ficción.

3. Colgarse al teléfono

El teléfono por lo general estaba en el salón. Tenías que meter la cabeza en el armario, para tener un poco de intimidad. Si te llamaba un chico… tenías a toooda tu familia a dos metros escasos de ti. No era posible enviar un mensaje luego, así que tenías que contarlo todo en esa única y accidentada conversación. “¡Baja la tele, que no oigo!” Tantas cosas que contar. Y todavía no habían inventado Whatsapp. Había que quedar.

4. Mirarse en un espejo

Musical.ly no existía!! Pero sí que hacíamos el gilipollas igual. Solo que delante del espejo… en la soledad de nuestro cuarto y sin espectadores. Tus actuaciones no quedaban expuesta a la vista de tus padres, que lo hubiesen flipado… como nosotros flipamos con las puestas en escena de esos hijos, esos que creímos pudorosos. No son capaces de cantar para que les den el aguinaldo pero se desatan frente a una cámara. Qué cosas.

5. Esperar en una esquina

Sí una amiga llegaba tarde al encuentro, no tenía forma de avisar al resto, ya en ruta. Así que, era muy habitual ver a un corrillo de chavales esperando a alguien en la calle. 30 minutos. 40 minutos… Sin embargo, ese tiempo de espera era tiempo de conversación y de anticipación de lo que iba a suceder a continuación. Sin Google Maps acertar el tiempo que tardarías en llegar a un sitio era también un ejercicio interesante. No había apps que te dijesen al minuto cuando llega el bus. Todo se calculaba a ojo de buen cubero (expresión que imagino no tardará en desaparecer del diccionario de la RAE porque ya… pa qué, si todo se mide el miligramos y nanosegundos…)

6. Pintarse, mancharse…

Pero nuestra versión de Bambi nunca alcanzó los niveles de sofisticación actuales. Con Snapchat todo es mucho más limpio. No hacen falta alambres, ni pegamentos. Ya no hace falta enguarrarse las manos, ni cortarse una orejas de papel. Muy chulo aunque… Un pelín aséptico ¿no?

7. Fantasear con qué estaría haciendo el otro

Imaginabas al chico que te gustaba en un partido de basket o haciendo algo semi-heroico con sus amigos cuando, en realidad, igual estaba en casa haciendo sus deberes de mates, igual que tú. Fantasear es chulo. La fantasía habitualmente supera la realidad. Ahora no hace falta fantasear. Basta con mirar en su cuenta de Instagram para ver lo que está haciendo… (o dónde está posando, antes de correr a casa a hacer los dichosos deberes.)

8. Vivir la eternidad del verano

Nuestro verano era el desierto del Gobi. Esos casi tres meses de desconexión suponían realmente eso. DESCONEXIÓN. Ahora, como alquiles un Airbnb sin WiFi, te da un tic en el ojo de inmediato. Muchos iban al pueblo. Eso significaba para muchos… ¡ni siquiera teléfono de cordón! Eso era salir de tu mundo y meterte en otro. Puede que tuvieses otro círculo de amigos o que pasases el verano con la parentela y tus Mortadelos, soñando con encuentros estelares. En todo caso… glamour poco. Ni falta que hacía. Y no pasaba nada, porque nadie esperaba glamour, que ahora hay que vigilar el color de la luz y el balance de blancos… ¡hasta para orinar entre dos contenedores!

9. Compartir pensamientos en tiempo real

Claro que pegábamos peroratas y enlazábamos pensamientos pero lo hacíamos con amigos, en plan diálogo. Los monólogos frente a la cámara… YouTube nos da la posibilidad de enlatar nuestros pensamientos y lanzarlos al mundo. Ese invento novedoso para que los tímidos alcen la voz…

Cómo ha cambiado el mundo… y nosotros con él. Mientras nos adaptamos a estas nuevas realidades viene la siguiente pisándole los talones a la anterior…

¡Y lo que nos queda por ver!

Imagen encabezado: Dominio público

Nuria Puighttps://nurananu.wordpress.com/
Mi nombre es Nuria pero, donde vivo, tienden a llamarme Julia. He tirado la toalla y, si me llamas Julia, también me giraré. He trabajado en construcción y en educación pero lo que hace que me olvide de comer y de beber es: escribir. Voy por la vida con Gorro y a lo Loco
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

Viajar a Praga en familia, todo un descubrimiento | MyM on Descubrir Roma en familia, un viaje para crear recuerdos
María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
¡Nos vamos de comunión! Zapatos y ropa de ceremonia para los más peques — Mujeres y Madres Magazine – Entre Mujeres… on ¡Nos vamos de comunión! Zapatos y ropa de ceremonia para los más peques
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
La mejor película estrenada en 2017 (de las que has visto, claro) — Mujeres y Madres Magazine on La mejor película estrenada en 2017 (de las que has visto, claro)
¿Te sumas al regalo azul de Unicef? — Mujeres y Madres Magazine on ¿Te sumas al regalo azul de Unicef?
10 cosas por las que los hijos te cambian la vida – Título del sitio on Trucos de maternidad que aprendí viendo Jurassic World
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
¿Cómo comprar una casa o piso? - Mamis y bebés on ¿Quieres ese vestido? Los realities de vestidos de novia
Estudio sobre el juego en los hogares – Mamá también sabe on El Club de los niños cansados
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
Como Decorar Con Plantas | Berryd.com on 10 ideas para decorar tu casa con plantas y flores
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Dar una conferencia, consejos para que sea épica on Pierde el miedo a hablar en público
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Lunes en Positivo. Navidad a la Vista - Se me cae la casa encima on Calendarios de Adviento
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
8 de marzo 2017: día de la mujer | Violeta Rodríguez   on Así viví #elVermmmut
Omar on Odio Star Wars
Las madres del cole, ese mundo paralelo – La aventura de mi embarazo on Amistades a pie de colegio: las Walking Dead Mothers
FastPass en Disneyland Paris - Las historietas de mamá on Cómo disfrutar en Disneyland Paris
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Novedades para llevar a los niños en el coche - Las historietas de mamá on Por lo que más quieras, los pequeños a contramarcha
5 cosas que echo de menos de cuando no era madre - Las historietas de mamá on ¿Cuándo nos levantamos?
Un DIY muy fácil para el Día del Padre - Las historietas de mamá on Ideas para sorprender a Papa el Día del padre
Las alfombras de Lorena Canals - Las historietas de mamá on Redecora tu vida
Mi médula es tuya #retounmillon - Las historietas de mamá on ¿Por qué hacerte donante de médula ósea?
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Channing Tatum publica una foto de su mujer desnuda on Niños y nuevas tecnologías: teoría vs realidad
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Palacio de Cibeles en Madrid | Violeta Rodríguez   on Harry Potter y el Legado Maldito
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
“Cómo prevenir que abusen sexualmente de nuestros hijos”. Verónica Trimadre. | Fundación Hugo Zárate – blog on Siempre son los hijos de los demás
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Otra agresión sexual
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Historias de Conciliación: parte 2 - Pack WordPress on #ConciliarEsVivir ¿Luchamos por la conciliación?
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Cerrar etapas para...¿abrir otras? - Mujeres y Madres Magazine on 40 cosas que aprendes al cumplir 40
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Manual de supervivencia para madres en caso de apocalipsis zombie
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Río 2016: olimpiadas y machismo
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on De tutús, pelucas y masculinidad
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Diez historias conmovedoras de Río 2016
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Libros para ninos de mujeres de la historia {Con sorteo} - Tigriteando on Sin mujeres no hay historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on El brownie, muerte por chocolate
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on 7 dias sin comer carne ni pescado
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Planes para hacer en la ciudad en verano on Y tú… ¿viajas o haces turismo?
Planes para hacer en la ciudad en verano on Las cosas que más odias de ir al cine
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease