No, aquí el tema no es a qué huelen las flores ni las nubes. No se trata tampoco de sentirnos orgullosas por el hecho de haber nacido mujeres, ya que eso no tiene mucho mérito por nuestra parte :P De...
"¡Vaya novedad!", pensaréis. Ya sabemos que la publicidad nos engaña, que nos manipula, que nos crea necesidades nuevas... Pero hoy os quiero hablar de la publicidad que además de engañarnos, ¡se nos está riendo en la cara! Pensad en algún producto que...
Hace un par de semanas publiqué un post (a modo de desahogo) sobre los mitos que en muchas ocasiones tenemos que “soportar” los que trabajamos desde casa. Muchas os sentisteis identificadas y me comentabais que os faltaba una continuación, un post...
Escribo ya desde el cabreo preventivo. Normalmente, cuando tenemos una idea para un post, solemos "googlearla" por si ya se han hecho cosas parecidas.  Las blogueras somos así de precavidas. El caso es que al hacerlo hoy, he podido...
Cuando digo que trabajo desde casa mis interlocutores suelen reaccionar de tres formas: diciendo lo afortunada que soy y la suerte que tengo por poder hacerlo, porque se vive genial, haces lo que quieres y cuando quieres; otros, me miran...
Desde que me convertí en madre, a finales de 2009, el tiempo no pasa, ¡corre! O incluso me atrevería a decir que vuela. Y yo, ilusa de mi, me sigo viendo igual, pero igual que... ¿Cuándo? Pues me sigo...
No recuerdo si cuando era pequeña me obligaba a dar besos a diestro y siniestro. Sólo se que cuando fuí creciendo y llegue a la adolescencia, los besos llegaron a mí por centenas. Y me gustaba el tema, oye. Daba...
Día de los enamorados, San Valentín, 14 de febrero… un día que las comedias románticas de Hollywood y los grandes comercios se empeñan en vendernos como el más romántico del año. Recuerdo cuando era adolescente, no tenía pareja y llegaba...
Sábado. Día D (o V, para ser más exactos). Amado por unos y odiados por otros llega San Valentín. Que si es la fiesta del Corte Inglés, que si todo está diseñado para gastar... Bueno, no seremos nosotras las...
Se lleva tanto eso de la corresponsabilidad en el hogar que una se siente un bicho raro y hasta un poco avergonzada y culpable cuando confiesa que su marido es de los de la vieja guardia, de los que pone...