10 pautas para comer sano en casa con niños

2

Artículo escrito por Chus de “La cocina de las ideas

Más del 40% de los niños españoles tienen sobrepeso. 8 de cada 10 niños desayuna mal. 7 de cada 10 niños come con la tele o la tableta. Con estos datos, es normal que la obesidad infantil preocupe, y mucho, a padres y profesionales de la salud. En el año 2010 la OMS ya alertó de que había 42 millones de niños con sobrepeso en el mundo. Algunos profesionales de la salud, hablan de que la obesidad es la pandemia de nuestra época, y que nos enfrentamos a un nuevo problema en los países desarrollados: la malnutrición. Nuestros hijos necesitan comer sano.

Sí, nuestros hijos comen, pero comen mal. Demasiados alimentos procesados, productos refinados, excesivamente llenos de azúcar. Nuestros hijos comen muy mal, porque nosotros, sus padres (abuelos, tíos, primos…), su entorno, se lo permitimos, y ahí, lo siento, tengo que ser tajante.

Yo creo que los buenos hábitos se inculcan desde pequeños. Educar el paladar y acercar a nuestros hijos a alimentos saludables y sabrosos (enseñarles a comer sano), es nuestra obligación. ¿Cómo va a gustarles el brécol (brócoli) si nunca lo ha comido o no lo preparamos de forma sabrosa? Porque el sabor en los alimentos es fundamental. Yo no concibo un plato que no apetezca comerlo porque está mal cocinado, mal condimentado, hervido sin más… Pues mis hijos tampoco.

comer sano

Aprender técnicas de cocina sana, que respeten los nutrientes del alimento y que lo hagan apetecible, es básico para comer sano.

Mientras son pequeños, nuestros hijos dependen de lo que nosotros les damos. Comer sano es posible. No lo hacemos bien si los premiamos con una gominola o una chocolatina. No lo hacemos bien si les damos un bollo de postre. Estaremos favoreciendo que asocien premio con alimento procesado, y que eso se convierta en habitual.

Cuando crecen y se van haciendo más independientes, serán ellos los que, en muchas ocasiones, elijan, y lo harán bien si tienen herramientas y conocimiento para hacerlo. Y eso depende de nosotros.

Mis hijos comen de todo, variado. Les gusta la verdura, la fruta, los cereales integrales, las legumbres… Es cierto que a veces les apetece una onza de chocolate, pues se la comen, no hay problema. Intento que tenga, eso sí, la menor cantidad posible de azúcar (cuanto mayor sea el porcentaje de cacao, menor será el de azúcar) y que no sea algo diario.

comer sano

Ellos han crecido en una casa con difícil acceso a los productos azucarados. Aquí no consumimos cereales azucarados, ni bollería industrial…tratamos de que las cerezas, las fresas, los arándanos, sean un placer para ellos. Y eso les ayuda a comer mejor.

No tiene sentido que les diga que es mejor una manzana que un par de galletas, y después tener la despensa llena de bollos variados. Hay que ser coherentes.

Estas son algunas de nuestras pautas para comer sano en casa:

1.- No compres aquello que no quieras comer ni que coman. No hay nada peor que tener la despensa llena de productos procesados, azucarados, llenos de grasas trans, llamándote desde la puerta. Si no es sano, no lo compres.

2.- Acerca a tu mesa nuevos ingredientes. Que tus hijos sepan lo que es el espárrago, la alcahofa, el apionabo, la chirivía. Claro que para eso, debes conocerlos tú también, así que ponte las pilas. La huerta está llena de productos frescos sanos, llenos de vitaminas y minerales, sin gluten, sin grasas trans, sin aceite de palma. Es el momento de la fruta y la verdura.

comer sano

3.- No parar quieto no tiene porqué ser malo. Los niños deben moverse, tener actividad física. No puede ser que tus hijos se pasen 3 y 4 horas delante de la tele, o la tableta. Sé que a veces es lo mejor para tenerlos tranquilos, pero piensa que no les estás haciendo ningún favor. Más trotes y menos tele.

4.- Comer despacio, sin prisa. Tampoco consiste en que el niño se quede mirando para las moscas hasta la hora de la merienda, pero comer despacio es un hábito muy saludable, enséñales a comer sin prisa…y hazlo tú también (si puedes)

5.- Dormir las horas necesarias. Un niño debe dormir lo suficiente. La Asociación Americana del Sueño habla de entre 9 y 10 horas hasta los 12 años. Sí, ya sé que estarás pensando que eso debería estar recogido en el Estatuto del Trabajador y hasta los 40…pero estamos hablando de niños. Dormir es fundamental para crecer, para estar sano, para aprender…

6.- Comer en familia. Intenta comer con ellos, que lo vean como una costumbre que se debe mantener. Mesa puesta, fuera tele, fuera móviles y a comer. Y podemos hablar del día.

7.- Comer sin tele/tableta/móvil…Sin pantalla. Y es que El V estudio CinfaSalud: “Percepción y hábitos de salud de las familias españolas sobre nutrición infantil” dice que 7 de cada 10 niños españoles comen mirando para una pantalla… Pues hay que cambiar eso. Muchas veces los padres optamos por esa solución para que estén entretenidos, pero a corto plazo las consecuencias son nefastas. La hora de comer es para comer. Pero eso debemos asimilarlo nosotros también.

8.- Hacer 5 comidas. ¡Síiii! Cinco comidas. Desayuno, recreo, comida, merienda y cena. Y sabes lo mejor, que ahora está permitido desayunar lo mismo que cenas. No, en serio. No tienes que darles por sistema para desayunar cereales, leche chocolateada y magdalenas. Pueden desayunar un trozo de pizza casera que sobró de la cena, o un mini bocata de queso, una tortilla francesa, yogur con granola casera y fruta…

9.- Ponles en el plato comida sabrosa. No, no me voy a comer esa coliflor blancuzca con salsa de agua. ¡Ni ellos tampoco! Cocina los ingredientes con cariño, haz combinaciones ricas en todos los sentidos (nutrientes y sabor) y verás que los platos quedan limpios. Tampoco consiste en que les escondas la verdura (croquetas, papillas…) sino en que sepan lo que comen y les guste, aunque a veces sean croquetas y cremas. Por supuesto.

10.- Difrutad la comida. No les castigues ni les premies. ¿Que no lo come ahora? Pues ya lo comerá. A veces también hay que probar con otros ingredientes. Si no le gusta el espárrago, pues probemos con las judías. Es importante que no vean la hora de comer como un suplicio, pero tú también debes disfrutar de ese momento y los niños tienen que saberlo a partir de una determinada edad.

Ah! Y para beber: AGUA

comer sano

Estas son solo algunas pautas que nosotros tratamos de aplicar en nuestra casa, y no siempre es fácil, os lo aseguro. Y sí, es cierto, alguna vez los dejamos con la tableta una horita para que estén entretenidos (pero no a la hora de comer). Espero que os hayan gustado estos consejos para comer sano y que os resulten últiles.

Imágenes: Pixabay y La Cocina de las Ideas

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre