Montessori para novatos

16

Montessori_para_novatos

De un tiempo a esta parte parece que la pedagogía Montessori se ha puesto de moda y en muchas escuelas anuncian a bombo y platillo que trabajan con ella, hay páginas web con información para educar en base a los principios montessorianos, blogs con consejos para llevarla a tu casa y muchos cursos de gran interés sobre el tema.

Hasta no hace mucho tiempo, muy poca gente sabía quién era María Montessori (y muchos otros siguen sin saberlo a pesar de intentar seguir “la moda”), así que le he preguntado a Isabel Sancho, maestra experta en pedagogía Montessori y directora del espacio El Columpio de Claudia (con un aula en la que se trabaja con este tipo pedagogía). Ella me ha contado que María Montessori fue la primera doctora en medicina italiana. Nació en 1879, es decir, en el último cuarto del siglo XIX, con lo que fue una mujer muy avanzada a su tiempo.

Ella empezó a trabajar en la clínica psiquiátrica con niños, porque, en aquella época, los niños con necesidades especiales eran internados en este tipo de clínicas y “a partir de su trabajo de observación, investigación y reflexión con estos niños elabora materiales de educación sensorial, ya que se da cuenta de que todo lo que llega a la mente del niño pasa antes por los sentidos. Y se da cuenta de que los niños evolucionan muy positivamente: aprenden muchísimo.

Posteriormente traslada esta experiencia al resto de los niños y crea una metodología basada en el respeto absoluto al niño, en un ambiente preparado y en los materiales. Pone en marcha la “Casa dei bambini”. Poco a poco estas escuelas se expanden por el mundo y su Pedagogía llega a países como Estados Unidos, India, Europa, etc.”, nos comenta Isabel.

Principios básicos de la pedagogía Montessori

montessori1

Si hay una frase que puede resumir la pedagogía de María Montessori es “Enséñame a hacerlo sin tu ayuda”, básicamente porque confiamos en el niño y en su capacidad de aprender.

En palabras de Isabel Sancho, es un aprendizaje que se centra en el niño, no en el adulto (como ocurre en la escuela tradicional) y entre sus principios más importantes están:

  • El respeto absoluto al niño y sus necesidades.
  • La escucha activa.
  • Respeto a los ritmos e intereses individuales de cada niño.
  • Importancia del ambiente: limpio, ordenado y accesible para el niño.
  • Libre elección de actividades y materiales.
  • Metodología sin premios ni castigos: el premio es la satisfacción personal.
  • Observación de los periodos sensibles del niño; el adulto siempre sigue al niño.
  • El niño aprende haciendo, a través de los sentidos y la manipulación de objetos de la vida cotidiana y de materiales preparados.
  • El maestro es una guía, acompaña al niño y le ayuda en lo que es necesario.

Además, es una forma de enseñar y educar que se puede aplicar a cualquier edad porque, como dice Isabel, “la filosofía de respeto de María Montessori no sólo se puede aplicar a los niños, si no a toda la humanidad.

[Tweet “La filosofía de respeto Montessori no sólo sirve para los niños, sino para toda la humanidad”]

Montessori en el aula

montessori3

Una de las dudas que tenemos muchos padres es por qué no se trabaja más con este tipo de pedagogías, cuando está bastante claro que son mucho más respetuosas con nuestros hijos. Isabel apunta algunas razones, como que “exige una gran formación en las educadoras y necesita espacios y materiales concretos. El rol del maestro cambia mucho, ya que el niño es el centro absoluto del aprendizaje y la guía es un observador y facilitador, un acompañante… “

Además, en ocasiones los materiales Montessori son caros, por lo que la cosa se complica todavía más.

Montessori en casa

montessori2

Según Isabel, podemos hacer muchas cosas en casa para adaptarnos a la filosofía Montessori, pero lo más importante es escuchar y respetar a los niños: respetar sus tiempos y sus intereses. Escuchar sus emociones sin ignorarlas, acompañando al niño siempre que nos necesite.

Podemos adaptar el ambiente y ponerlo todo a su tamaño para que ellos mismos puedan acceder, podemos crear materiales maravillosos con tutoriales de internet… pero si comenzamos observando al niño, escuchándole, dando importancia a su voz, a sus necesidades, a lo que nos pide… ¡tendremos lo más importante conseguido!

Le he preguntado por dónde empezar a implementar esta pedagogía en casa y esto es lo que me ha dicho; “Algo que recomiendo a todas las familias y que no necesita comprar materiales especiales es introducir a los niños en la vida de la familia de una forma práctica. Los niños son felices si desde pequeños les dejamos participar de forma activa de la vida de nuestra familia, como un miembro más, muy capaz de hacer cosas.

Las actividades de la vida práctica (actividades de la vida cotidiana) son, además, necesarias para el niño, según la visión de Montessori. El niño necesita imitar al adulto en sus tareas cotidianas y es para él un aprendizaje básico y necesario: vestirse, ponerse y quitarse la chaqueta, colgarla en su percha, abrochar botones, cremalleras, zapatos… doblar y ordenar la ropa, poner la mesa, limpiar, barrer, cocinar, lavarse… es tan fácil como eso y sólo necesitamos paciencia y observación. Es importante que los niños elijan las actividades en las que se quieren involucrar, respetar el momento que ellos siente esa necesidad de hacerlo (periodo sensible). Y es muy importante ser conscientes de que requiere adaptarse al ritmo del niño, un ritmo lento.

Con ello aprenden lengua (hablamos con ellos ya que compartimos muchos momentos, explicamos, cantamos, contamos…), matemáticas (cuentan, cortan en trozos y dividen los alimentos, suman y restan, ordenan, clasifican…), ciencia (diferentes líquidos, densidades, mezclas, olores, productos, materiales…), normas sociales (a respetar a los demás, a pedir las cosas por favor, a no jugar con elementos peligrosos como los cubiertos, a utilizarlos bien, a compartir alimentos, a conocer las normas de nuestra casa, a mantener el orden y la limpieza…), arte (cantamos, decoramos, arreglamos…). Desarrollan enormemente el pensamiento creativo y una autoestima positiva.”

En definitiva, que no parece tan complicado ¿verdad? sólo hay que cambiar el enfoque y contar con el niño como un miembro más de nuestra familia para ir incorporando esta filosofía en nuestro hogar. Imagino que una vez eso está superado, nos entran las ganas de comprar todos los materiales manipulativos tan bonitos que se venden en internet 🙂

Y ahora es tu turno ¿conocías la pedagogía Montessori? ¿se aplica en tu casa o en tu escuela?

Comparte
Artículo anteriorEse disco recurrente
Artículo siguienteQuerido Fassbender

Soy Pilar Martínez, farmacéutica, IBCLC y mamá de dos niñas. Escribo sobre maternidad, crianza y lactancia en mi blog Maternidad Continuum y soy Co-Directora de EDULACTA que forma expertas en lactancia materna.
Soy una persona muy positiva, tengo intereses muy diversos y también soy un poco friki, así que aquí voy a permitirme el lujo de escribir de “otras cosas” que también me interesan ;)

16 COMENTARIOS

  1. Pues yo he ido a visitar una escuela Montessori y simplemente me he enamorado, se adaptaba totalmente a mi filosofía de vida y al año siguiente cambié a mi hijo de cole. Me entró por todos mis sentidos y me dije “es esto lo que mis hijos necesitan”.
    Llevamos desde el inicio del curso y los resultados son impresionantes, aprenden las mates jugando, a colaborar en la casa, aceptar y ayudar a los demás con sus diferencias, potencian la creatividad y la autoestima, enfin, preparan a nuestros peques al mundo.
    La peque de la casa se estrena en P3 en setiembre, nos morimos de ganas todos 🙂
    Altamente recomendable!

  2. Me encantaría que mi hijo pudiera asistir a un cole Montessori porque creo que es la mejor forma de aprender -para él en particular, aunque en general también- pero, ya sabes, en Madrid suelen ser privados y muy caros (al menos los que yo he encontrado). Asi que hemos matriculado a Ojazos en un cole que tiene pinceladas Montessori. Espero que disfrute mucho su tiempo en la escuela. Y que aprenda.
    Un artículo muy interesante.

  3. Nos encanta la metodología Montessori e intentamos aplicarla en casa… Aunque nos resulta muy complicado, ya que es muy distinto a como nos enseñaron de pequeñ@s. Aunque este de “moda”, gran parte de la sociedad sigue utilizando la metodología con que se nos crió a nosotr@s…

  4. Yo voy a llevar a mi hijo a una nueva escuela Montessori que se estrenará en septiembre en Valencia. Mi marido y yo teníamos la necesidad de ofrecerle a nuestra hija la educación que nos hubiese gustado tener ( y además en inglés) Imagine Montessori es toda una cucada. Enhorabuena por el artículo, y la verdad es que me costó encontrar un centro montessori para nuestra hija ¿habéis pensado en montar un post con distintos centros a los que optar? a nosotros nos hubiese sido de ayuda 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre