martes, octubre 19, 2021
InicioMaternidadMontessori para novatos

Montessori para novatos

Montessori_para_novatos

De un tiempo a esta parte parece que la pedagogía Montessori se ha puesto de moda y en muchas escuelas anuncian a bombo y platillo que trabajan con ella, hay páginas web con información para educar en base a los principios montessorianos, blogs con consejos para llevarla a tu casa y muchos cursos de gran interés sobre el tema.

Hasta no hace mucho tiempo, muy poca gente sabía quién era María Montessori (y muchos otros siguen sin saberlo a pesar de intentar seguir «la moda»), así que le he preguntado a Isabel Sancho, maestra experta en pedagogía Montessori y directora del espacio El Columpio de Claudia (con un aula en la que se trabaja con este tipo pedagogía). Ella me ha contado que María Montessori fue la primera doctora en medicina italiana. Nació en 1879, es decir, en el último cuarto del siglo XIX, con lo que fue una mujer muy avanzada a su tiempo.

Ella empezó a trabajar en la clínica psiquiátrica con niños, porque, en aquella época, los niños con necesidades especiales eran internados en este tipo de clínicas y «a partir de su trabajo de observación, investigación y reflexión con estos niños elabora materiales de educación sensorial, ya que se da cuenta de que todo lo que llega a la mente del niño pasa antes por los sentidos. Y se da cuenta de que los niños evolucionan muy positivamente: aprenden muchísimo.

Posteriormente traslada esta experiencia al resto de los niños y crea una metodología basada en el respeto absoluto al niño, en un ambiente preparado y en los materiales. Pone en marcha la “Casa dei bambini”. Poco a poco estas escuelas se expanden por el mundo y su Pedagogía llega a países como Estados Unidos, India, Europa, etc.», nos comenta Isabel.

Principios básicos de la pedagogía Montessori

montessori1

Si hay una frase que puede resumir la pedagogía de María Montessori es “Enséñame a hacerlo sin tu ayuda”, básicamente porque confiamos en el niño y en su capacidad de aprender.

En palabras de Isabel Sancho, es un aprendizaje que se centra en el niño, no en el adulto (como ocurre en la escuela tradicional) y entre sus principios más importantes están:

  • El respeto absoluto al niño y sus necesidades.
  • La escucha activa.
  • Respeto a los ritmos e intereses individuales de cada niño.
  • Importancia del ambiente: limpio, ordenado y accesible para el niño.
  • Libre elección de actividades y materiales.
  • Metodología sin premios ni castigos: el premio es la satisfacción personal.
  • Observación de los periodos sensibles del niño; el adulto siempre sigue al niño.
  • El niño aprende haciendo, a través de los sentidos y la manipulación de objetos de la vida cotidiana y de materiales preparados.
  • El maestro es una guía, acompaña al niño y le ayuda en lo que es necesario.

Además, es una forma de enseñar y educar que se puede aplicar a cualquier edad porque, como dice Isabel, «la filosofía de respeto de María Montessori no sólo se puede aplicar a los niños, si no a toda la humanidad.»

[Tweet «La filosofía de respeto Montessori no sólo sirve para los niños, sino para toda la humanidad»]

Montessori en el aula

montessori3

Una de las dudas que tenemos muchos padres es por qué no se trabaja más con este tipo de pedagogías, cuando está bastante claro que son mucho más respetuosas con nuestros hijos. Isabel apunta algunas razones, como que «exige una gran formación en las educadoras y necesita espacios y materiales concretos. El rol del maestro cambia mucho, ya que el niño es el centro absoluto del aprendizaje y la guía es un observador y facilitador, un acompañante… «

Además, en ocasiones los materiales Montessori son caros, por lo que la cosa se complica todavía más.

Montessori en casa

montessori2

Según Isabel, podemos hacer muchas cosas en casa para adaptarnos a la filosofía Montessori, pero lo más importante es escuchar y respetar a los niños: respetar sus tiempos y sus intereses. Escuchar sus emociones sin ignorarlas, acompañando al niño siempre que nos necesite.

Podemos adaptar el ambiente y ponerlo todo a su tamaño para que ellos mismos puedan acceder, podemos crear materiales maravillosos con tutoriales de internet… pero si comenzamos observando al niño, escuchándole, dando importancia a su voz, a sus necesidades, a lo que nos pide… ¡tendremos lo más importante conseguido!

Le he preguntado por dónde empezar a implementar esta pedagogía en casa y esto es lo que me ha dicho; «Algo que recomiendo a todas las familias y que no necesita comprar materiales especiales es introducir a los niños en la vida de la familia de una forma práctica. Los niños son felices si desde pequeños les dejamos participar de forma activa de la vida de nuestra familia, como un miembro más, muy capaz de hacer cosas.

Las actividades de la vida práctica (actividades de la vida cotidiana) son, además, necesarias para el niño, según la visión de Montessori. El niño necesita imitar al adulto en sus tareas cotidianas y es para él un aprendizaje básico y necesario: vestirse, ponerse y quitarse la chaqueta, colgarla en su percha, abrochar botones, cremalleras, zapatos… doblar y ordenar la ropa, poner la mesa, limpiar, barrer, cocinar, lavarse… es tan fácil como eso y sólo necesitamos paciencia y observación. Es importante que los niños elijan las actividades en las que se quieren involucrar, respetar el momento que ellos siente esa necesidad de hacerlo (periodo sensible). Y es muy importante ser conscientes de que requiere adaptarse al ritmo del niño, un ritmo lento.

Con ello aprenden lengua (hablamos con ellos ya que compartimos muchos momentos, explicamos, cantamos, contamos…), matemáticas (cuentan, cortan en trozos y dividen los alimentos, suman y restan, ordenan, clasifican…), ciencia (diferentes líquidos, densidades, mezclas, olores, productos, materiales…), normas sociales (a respetar a los demás, a pedir las cosas por favor, a no jugar con elementos peligrosos como los cubiertos, a utilizarlos bien, a compartir alimentos, a conocer las normas de nuestra casa, a mantener el orden y la limpieza…), arte (cantamos, decoramos, arreglamos…). Desarrollan enormemente el pensamiento creativo y una autoestima positiva

En definitiva, que no parece tan complicado ¿verdad? sólo hay que cambiar el enfoque y contar con el niño como un miembro más de nuestra familia para ir incorporando esta filosofía en nuestro hogar. Imagino que una vez eso está superado, nos entran las ganas de comprar todos los materiales manipulativos tan bonitos que se venden en internet 🙂

Y ahora es tu turno ¿conocías la pedagogía Montessori? ¿se aplica en tu casa o en tu escuela?

Artículo anteriorEse disco recurrente
Artículo siguienteQuerido Fassbender
Pilar Martínezhttp://www.maternidadcontinuum.com/about
Soy Pilar Martínez, farmacéutica, IBCLC y mamá de dos niñas. Escribo sobre maternidad, crianza y lactancia en mi blog Maternidad Continuum y soy Co-Directora de EDULACTA que forma expertas en lactancia materna. Soy una persona muy positiva, tengo intereses muy diversos y también soy un poco friki, así que aquí voy a permitirme el lujo de escribir de "otras cosas" que también me interesan ;)
RELATED ARTICLES

17 COMENTARIOS

  1. Pues yo he ido a visitar una escuela Montessori y simplemente me he enamorado, se adaptaba totalmente a mi filosofía de vida y al año siguiente cambié a mi hijo de cole. Me entró por todos mis sentidos y me dije «es esto lo que mis hijos necesitan».
    Llevamos desde el inicio del curso y los resultados son impresionantes, aprenden las mates jugando, a colaborar en la casa, aceptar y ayudar a los demás con sus diferencias, potencian la creatividad y la autoestima, enfin, preparan a nuestros peques al mundo.
    La peque de la casa se estrena en P3 en setiembre, nos morimos de ganas todos 🙂
    Altamente recomendable!

  2. Me encantaría que mi hijo pudiera asistir a un cole Montessori porque creo que es la mejor forma de aprender -para él en particular, aunque en general también- pero, ya sabes, en Madrid suelen ser privados y muy caros (al menos los que yo he encontrado). Asi que hemos matriculado a Ojazos en un cole que tiene pinceladas Montessori. Espero que disfrute mucho su tiempo en la escuela. Y que aprenda.
    Un artículo muy interesante.

  3. Nos encanta la metodología Montessori e intentamos aplicarla en casa… Aunque nos resulta muy complicado, ya que es muy distinto a como nos enseñaron de pequeñ@s. Aunque este de «moda», gran parte de la sociedad sigue utilizando la metodología con que se nos crió a nosotr@s…

  4. Mi duda es que pasa luego de Montesori, cuando van a la facultad, se adaptan el estilo de aprendizaje tradicional?

  5. Yo voy a llevar a mi hijo a una nueva escuela Montessori que se estrenará en septiembre en Valencia. Mi marido y yo teníamos la necesidad de ofrecerle a nuestra hija la educación que nos hubiese gustado tener ( y además en inglés) Imagine Montessori es toda una cucada. Enhorabuena por el artículo, y la verdad es que me costó encontrar un centro montessori para nuestra hija ¿habéis pensado en montar un post con distintos centros a los que optar? a nosotros nos hubiese sido de ayuda 🙂

  6. Pues a mí Montessori no me gusta nada y se nota que hay mucha desinformación al respecto entre los padres, porque ni da libertad, ni permite la creatividad, ni permite el juego en los niños. Es un método muy rígido. No se contempla el vínculo con el adulto y no se permite el juego simbólico dentro del aula. Un método que junta en una misma clase, 8 horas al día, niños de 2 años con niños de 6 no tiene ni pies ni cabeza. Es un método que pasa por alto la psicología, la madurez y la neurología infantil. Además, los materiales tienen un único uso, limitado y estricto, y si el niño lo usa de otra manera, se le retira el material… ahí lo dejo. Se basa en empujar al niño a que “sea independiente y se espavile cuanto antes mejor…” a unas edades en las que no están preparados para ello. Yo aguanté 2 años trabajando en una escuela Montessori…salí corriendo. Las guarderías tradicionales están muy bien hoy en día, el método es más libre aunque aprendan menos, y se basa en una relación cariñosa y en un acogimiento emocional importante. Y las escuelas están muy al día ya; pocas quedan ya con libros y con un método estricto. Que aprendan en grupo no lo hace peor… está más que demostrado y estudiado que los niños pueden adquirir ciertas habilidades y conocimientos más o menos a una edad determinada. Realmente creo que hay mucha desinformación entre los padres…y no saben qué pasa realmente en una aula Montessori. Sólo se valora lo cognitivo y es un método muy obsoleto. Me hace gracia que hablen de “educación respetuosa”…ni que en las escuelas convencionales se pegara o maltratara a los niños..! Yo soy guía Montessori, y a los dos años de trabajar en un centro de estos, me he vuelto a la tradicional. Los niños de dos años con los que trabajo ahora no “preparan té” y no “limpian los cristales” …pero juegan más y son más felices!! Respetar y potenciar la individualidad de cada niño no es Montessori…es lo básico de cualquiera que tenga dos dedos de frente y pretenda trabajar con ellos…

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

Viajar a Praga en familia, todo un descubrimiento | MyM on Descubrir Roma en familia, un viaje para crear recuerdos
María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
¡Nos vamos de comunión! Zapatos y ropa de ceremonia para los más peques — Mujeres y Madres Magazine – Entre Mujeres… on ¡Nos vamos de comunión! Zapatos y ropa de ceremonia para los más peques
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
La mejor película estrenada en 2017 (de las que has visto, claro) — Mujeres y Madres Magazine on La mejor película estrenada en 2017 (de las que has visto, claro)
¿Te sumas al regalo azul de Unicef? — Mujeres y Madres Magazine on ¿Te sumas al regalo azul de Unicef?
10 cosas por las que los hijos te cambian la vida – Título del sitio on Trucos de maternidad que aprendí viendo Jurassic World
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
¿Cómo comprar una casa o piso? - Mamis y bebés on ¿Quieres ese vestido? Los realities de vestidos de novia
Estudio sobre el juego en los hogares – Mamá también sabe on El Club de los niños cansados
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
Como Decorar Con Plantas | Berryd.com on 10 ideas para decorar tu casa con plantas y flores
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Dar una conferencia, consejos para que sea épica on Pierde el miedo a hablar en público
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Lunes en Positivo. Navidad a la Vista - Se me cae la casa encima on Calendarios de Adviento
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
8 de marzo 2017: día de la mujer | Violeta Rodríguez   on Así viví #elVermmmut
Omar on Odio Star Wars
Las madres del cole, ese mundo paralelo – La aventura de mi embarazo on Amistades a pie de colegio: las Walking Dead Mothers
FastPass en Disneyland Paris - Las historietas de mamá on Cómo disfrutar en Disneyland Paris
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Novedades para llevar a los niños en el coche - Las historietas de mamá on Por lo que más quieras, los pequeños a contramarcha
5 cosas que echo de menos de cuando no era madre - Las historietas de mamá on ¿Cuándo nos levantamos?
Un DIY muy fácil para el Día del Padre - Las historietas de mamá on Ideas para sorprender a Papa el Día del padre
Las alfombras de Lorena Canals - Las historietas de mamá on Redecora tu vida
Mi médula es tuya #retounmillon - Las historietas de mamá on ¿Por qué hacerte donante de médula ósea?
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Channing Tatum publica una foto de su mujer desnuda on Niños y nuevas tecnologías: teoría vs realidad
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Palacio de Cibeles en Madrid | Violeta Rodríguez   on Harry Potter y el Legado Maldito
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
“Cómo prevenir que abusen sexualmente de nuestros hijos”. Verónica Trimadre. | Fundación Hugo Zárate – blog on Siempre son los hijos de los demás
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Otra agresión sexual
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Historias de Conciliación: parte 2 - Pack WordPress on #ConciliarEsVivir ¿Luchamos por la conciliación?
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Cerrar etapas para...¿abrir otras? - Mujeres y Madres Magazine on 40 cosas que aprendes al cumplir 40
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Manual de supervivencia para madres en caso de apocalipsis zombie
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Río 2016: olimpiadas y machismo
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on De tutús, pelucas y masculinidad
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Diez historias conmovedoras de Río 2016
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Libros para ninos de mujeres de la historia {Con sorteo} - Tigriteando on Sin mujeres no hay historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on El brownie, muerte por chocolate
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on 7 dias sin comer carne ni pescado
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Planes para hacer en la ciudad en verano on Y tú… ¿viajas o haces turismo?
Planes para hacer en la ciudad en verano on Las cosas que más odias de ir al cine
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp