sábado, octubre 23, 2021
InicioMaternidadUna oda a los maestros y maestras

Una oda a los maestros y maestras

Llevo 5 comienzos de curso en el colegio de mis hijas. 5 momentos preciosos, llenos de ilusión y planes, en los que ellas ponen toda su atención y confianza en sus maestras. ¿Quién soy yo para cambiar eso? ¿Tengo algún derecho, por mucho que sea «la madre» a truncar sus sueños desde septiembre? Para mí, la maestra o el maestro de mis hijas, es intocable, intachable e inigualable durante todo el curso.

Oda a los maestros y maestras1

Escuchemos a los niños y niñas; tengamos en cuenta el factor humano antes que la medida de los conocimientos; recordemos que cada niño es un universo y que cuanto más difícil sea el niño, mayor ha de ser nuestro reto (y en la mayoría de los casos bastará ver que lo único que necesitan es cariño). Y nunca, nunca se puede medir con la misma vara: por mucho que no lo crean algunas personas, las emociones o la felicidad no se pueden calibrar y también hemos de educar para darles las herramientas para que las encuentren por sí solos. Ésa debería ser nuestra misión como maestros. César Bona

Estas palabras de César Bona (sí, ya sabéis lo que nos gusta este profe a las chicas de MMM) son música para mis oídos. Y afortunadamente, no es música puntual, o algo que me gustaría escuchar. Es algo en lo creo de verdad y creo que todos los maestros y maestras de nuestros peques piensan igual. Y si hay alguno que no lo hace, sospecho que llegará a creerlo.

Desde hace un par de años, sigo el blog de una colaboradora de este magazine, Noni Con M de Mami y sus entradas sobre los maestros y maestras, son una oda a esta profesión. Por eso creo que es vocacional, de verdad. Porque solamente así, desde la pasión por la enseñanza y la educación y el cariño por los alumnos, pueden ponerle tanto empeño para que salga bien ese proyecto tan delicado que tienen entre manos. Desde Septiembre hasta Junio, modelando cerebros, escuchando risas y llantos, historias reales e imaginarias, alimentándose de tristezas mañaneras y sonrisas vespertinas. Viendo crecer a nuestros hijos e hijas, durante muchas más horas al día que nosotros. ¡Como no confiar entonces en sus maestros y maestras! Para nuestros pequeños, son la referencia en el colegio, el apoyo, la persona a la que acudir ante cualquier imprevisto, quién escucha su última aventura del patio o el agujero que se han hecho en los pantalones tras la novena caída de la mañana con la misma atención que la respuesta a un problema matemático.

Oda a los maestros y maestras2

Estos últimos años, al menos los que me han tocado de colegio, creo que están siendo más complicados para esta profesión. Por eso, planteamientos como el que hace César Bona son tan importantes, para padres y para maestros. Porque somos los padres, en nuestro afán por saber y conocer, por proteger y sobreproteger, quienes quizá nos hayamos pasado de frenada, juzgando capacidades y métodos, intentando que nuestros hijos destaquen y sin tener en cuenta el guión que sus maestros y maestras han diseñado para ellos.

Escucho a madres y padres opinando sobre los maestros y maestras de nuestros pequeños como si fueran catedráticos de didáctica o eminencias en pedagogía y desarrollo motor. Y lo que es peor, lo hacen delante de sus hijos, destruyendo así la imagen a respetar y querer que los pequeños tienen que tener de sus profes. Separemos la educación en el hogar de la educación en el colegio, por favor.  Los maestros y maestras no tienen culpa de que los gobiernos de este país, de uno y otro color, hayan jugado con la educación como si de un Scrabble se tratara, cambiando siglas y leyes a su antojo. Ni el hecho de que haya «malos maestros o maestras» hace que se pueda generalizar, porque también hay malos médicos, malos policías, malos políticos, malos técnicos, malos albañiles, malos agricultores, malos conductores de autobuses… En todos los desempeños, hay mejores o peores profesionales, pero eso no nos da derecho a meterlos a todos en el mismo saco.

Oda a los maestros y maestras3

Los maestros y maestras de nuestros hijos son un modelo a seguir y si no nos gustan, lo mejor es intentar encontrar lo positivo de ellos y ellas (que seguro que lo hay), empatizar, ponernos en la piel de alguien que entra a las 9 de la mañana en un aula con 25 o más niños, que arrastran sueños y problemas y que solamente quiere lo mejor para ellos. Y lo dará todo, se dejará la piel por escuchar a cada uno de ellos, por saber de sus miedos y sueños, por conseguir que cumplan los dichosos objetivos curriculares y lo que es más importante, por darles los conocimientos y recursos necesarios para que puedan cambiar y transformar la sociedad del futuro. La educación es la mejor inversión de un país.

Así que mil gracias, a todos los maestros y maestras que he tenido yo y que tienen y tendrán mis hijas. Espero que recuerden sus nombres cuando olviden sus rostros. Porque son y serán personas muy importantes en sus vidas.

Imágenes de Cedec_intef en Flickr

Ruth de R.http://www.semecaelacasaencima.com
Soy de esas personas que siempre llega tarde, siempre tiene que hacer más de tres cosas para ayer pero siempre lo hace con una sonrisa puesta. Estoy encantada con mi vida, aprendiendo cada día, disfrutando todo lo que puedo. Y riéndome, que es el ejercicio más saludable de todos
RELATED ARTICLES

6 COMENTARIOS

  1. A mi siempre me ha parecido una profesión de riesgo, y ahora que soy madre y me toca poner a mis hijos en sus manos, los valoro aún más. Desempeñan una profesión pero realizan tantas tareas que deberían cobrar por todas ellas.

    • Por eso es tan importante la vocación y la responsabilidad.. Y por eso no podemos juzgarlos a la ligera. Ellos no pueden permitirse un mal día..

  2. No puedo estar más de acuerdo contigo en que la profesión de maestra o maestro es de héroes, para mí siempre han merecido el mayor respeto y toda mi comprensión. Por desgracia, viví el año pasado una mala experiencia en ese sentido que nunca había vivido y que no merece la pena contar ahora. No me dediqué, sin embargo, a hablar mal de ella por los grupos de whatsapp del cole ni tampoco delante de la niña. Escribí un post eso sí, para expresar lo que no pude delante de ella. Afortunadamente estos casos son los menos, aunque haberlos haylos. Gente sin vocación hay hasta en las carreras más vocacionales.

    Un beso

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

Viajar a Praga en familia, todo un descubrimiento | MyM on Descubrir Roma en familia, un viaje para crear recuerdos
María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
¡Nos vamos de comunión! Zapatos y ropa de ceremonia para los más peques — Mujeres y Madres Magazine – Entre Mujeres… on ¡Nos vamos de comunión! Zapatos y ropa de ceremonia para los más peques
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
La mejor película estrenada en 2017 (de las que has visto, claro) — Mujeres y Madres Magazine on La mejor película estrenada en 2017 (de las que has visto, claro)
¿Te sumas al regalo azul de Unicef? — Mujeres y Madres Magazine on ¿Te sumas al regalo azul de Unicef?
10 cosas por las que los hijos te cambian la vida – Título del sitio on Trucos de maternidad que aprendí viendo Jurassic World
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
¿Cómo comprar una casa o piso? - Mamis y bebés on ¿Quieres ese vestido? Los realities de vestidos de novia
Estudio sobre el juego en los hogares – Mamá también sabe on El Club de los niños cansados
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
Como Decorar Con Plantas | Berryd.com on 10 ideas para decorar tu casa con plantas y flores
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Dar una conferencia, consejos para que sea épica on Pierde el miedo a hablar en público
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Lunes en Positivo. Navidad a la Vista - Se me cae la casa encima on Calendarios de Adviento
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
8 de marzo 2017: día de la mujer | Violeta Rodríguez   on Así viví #elVermmmut
Omar on Odio Star Wars
Las madres del cole, ese mundo paralelo – La aventura de mi embarazo on Amistades a pie de colegio: las Walking Dead Mothers
FastPass en Disneyland Paris - Las historietas de mamá on Cómo disfrutar en Disneyland Paris
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Novedades para llevar a los niños en el coche - Las historietas de mamá on Por lo que más quieras, los pequeños a contramarcha
5 cosas que echo de menos de cuando no era madre - Las historietas de mamá on ¿Cuándo nos levantamos?
Un DIY muy fácil para el Día del Padre - Las historietas de mamá on Ideas para sorprender a Papa el Día del padre
Las alfombras de Lorena Canals - Las historietas de mamá on Redecora tu vida
Mi médula es tuya #retounmillon - Las historietas de mamá on ¿Por qué hacerte donante de médula ósea?
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Channing Tatum publica una foto de su mujer desnuda on Niños y nuevas tecnologías: teoría vs realidad
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Palacio de Cibeles en Madrid | Violeta Rodríguez   on Harry Potter y el Legado Maldito
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
“Cómo prevenir que abusen sexualmente de nuestros hijos”. Verónica Trimadre. | Fundación Hugo Zárate – blog on Siempre son los hijos de los demás
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Otra agresión sexual
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Historias de Conciliación: parte 2 - Pack WordPress on #ConciliarEsVivir ¿Luchamos por la conciliación?
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Cerrar etapas para...¿abrir otras? - Mujeres y Madres Magazine on 40 cosas que aprendes al cumplir 40
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Manual de supervivencia para madres en caso de apocalipsis zombie
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Río 2016: olimpiadas y machismo
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on De tutús, pelucas y masculinidad
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Diez historias conmovedoras de Río 2016
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Libros para ninos de mujeres de la historia {Con sorteo} - Tigriteando on Sin mujeres no hay historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on El brownie, muerte por chocolate
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on 7 dias sin comer carne ni pescado
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Planes para hacer en la ciudad en verano on Y tú… ¿viajas o haces turismo?
Planes para hacer en la ciudad en verano on Las cosas que más odias de ir al cine
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on