domingo, noviembre 28, 2021
InicioMaternidadBichos, bichos y más bichos

Bichos, bichos y más bichos

 

bichos

Nunca me han gustado los bichos. De pequeña me daban pavor por insignificantes que fueran, y ya de mayor me siguen sin gustar ni un poquito, la verdad. No es que me den miedo, pero sencillamente no me gustan y trato de evitarlos a toda costa, pero lo que nadie me contó es cuando me convirtiera en madre tendría que hacer frente a una gran variedad de bichos con energía, confianza y determinación. ¡Muerte al bicho! Así se dice, ¿no?

Y no hablo de simples hormiguitas, no. Todavía recuerdo el día que mi hija la mayor jugando en la terraza intentó comerse un bicho bola de gran tamaño (o al menos así lo recuerdo yo) que encontró a su paso. Decidida tuve que rescatar al bicho de su boca que se movía desesperado sobre su lengüecita de apenas un año nadando entre babas atontado. Sin pensarlo le rescaté y salvé a mi hija de un manjar nada saludable (delicioso no lo se) Tuve que cogerlo con mis manos, sin pensarlo y cada vez que lo pienso muero del asco. No lo puedo evitar. Y situaciones parecidas me siguen pasando cuando me vienen con alguna araña o con algún insecto extraño que se han encontrado. Su curiosidad no tienen límites y las temo cuando estoy en el parque y oigo: ¡Mami mira qué bicho! Y yo… ¡pasopalabra!

bichos2

Luego llegaron los bichos más frecuentes entre los que tenemos niños en edad escolar. Supongo que a estas alturas ya sabréis de quién hablo, ¿no? Pues sí hablo de los piojos. Esos minúsculos bichos que con tan solo nombrarlos hacen que un picor extraño te invada de arriba abajo sin poder evitarlo, ¿curioso verdad? Estos simpáticos bichos que te atormentan año tras año, qué hartura de verdad. En el cole de mis hijas no paran de mandar circulares y aunque tampoco es que los hayan cogido demasiadas veces, sus existencia te hace estar alerta de forma casi permanente.  Y recuerdo con especial cariño la primera vez que los cogió la mayor y me los pegó. Y desde entonces vivo en busca del bicho perdido o del piojo peleón.

Y ya el remate en esto de los bichos, ha sido la llegada de mis queridas amigas las lombrices. En esto nos hemos estrenado con la pequeña y menudo estreno, ya vamos por la tercera vez en menos de seis meses. Es lo que tiene esa fea costumbre de chuparse los dedos y las manos que no consigo quitarle. Y lo más divertido es que el tratamiento no solo lo tiene que tomar ella, sino que tenemos que tomarlo toda la familia. Al final nos volveremos adictos.

Total, que últimamente mi día a día es un gustazo, me vuelto experta en bichos. Detecto una liendre a kilómetros, soy capaz de oler los piojos y veo a la velocidad del rayo a las lombrices. Y esta habilidad la trabajo todas las semanas porque, aunque no tengan, para el tema de los piojos todas las semanas hago revisión exhaustiva de cabezas, mechón por mechón. Que más vale encontrar uno reciente que una manada completa que ya lleva tiempo. Un suplicio pero… ¡es lo que toca! ¡Muerte al bicho!

Artículo anteriorMujeres ¿reales?
Artículo siguienteReinvención maternal
Natalia Martín
Soy Natalia, mami de tres… bueno de dos princesas, que me tienen loca, y un blog donde, desde hace más de cuatro años, cuento mis historietas, mis ocurrencias y mi día a día. Mujer apasionada, responsable, trabajadora, comprometida, cariñosa y muy optimista, me gusta ver el vaso siempre medio lleno. Dispuesta a darlo todo siempre y a disfrutar de este nuevo proyecto con todas vosotras.
RELATED ARTICLES

13 COMENTARIOS

  1. Muerte al bicho! Yo me solidarizo totalmente. Los dos segundos los hemos tenido por casa (estamos a esto de ponerles nombres y de invitarlos a la cena de navidad) y los primeros vade retro… a mí por no gustarme no me gustan ni los animales, así que estos bichejos me gustan todavía menos, trust me…

    • Hombre a mis los animales me gustan pero los bichos mejor de lejos, eso lo tengo claro 😉

  2. Pufff mi miedo/asco por los bichos llega al punto de no poder verlos ni en pintura y no exagero! Las fotos que has puesto me las he saltado tan rápido como he podido… Tengo un blog de nailart y conozco chicas que hacen verdaderas maravillas en las uñas, de hecho una se hizo un año una araña, que parecía tan real que recuerdo soñé con ello y todo. Que mal!!
    Mi marido me ha dicho que me prepare, que cuando esté en casa con el bollito que seré yo la que deberé cuidarle a él de esos bichos que tantas veces se ha encargado él de matar para que yo me quede tranquila.
    En fin, supongo que al ser mamá puede más el instinto de protección de tu bebé
    Saludos!!

    • ¿Arañas? ¡Mejor ni las nombres! A todas me parecen tarántulas, da igual el tamaño que tengan jajajaja
      Aunque si el bicho bola hubiese sido una araña no me hubiese quedado otra que atacar a las bravas 😉

    • ¡Lo recuerdo como si fuera ayer Pilar! Aunque ahora me parto de la risa cuando me acuerdo 😀

  3. Bichos???? Uy….Soy fiel seguidora de vuestra página, lectora constante y firme, aunque no participe con comentarios visibles, más allá de hacerlos en el circulo de amigas, a las que vuelco todo lo que escribís. Unas veces sois incisivas en temas que me interesan, otras alcanzo a ver la sátira o vis cómica de los post, o simplemente a percibir un tema de actualidad con un tono responsable y sensato. Se puede escribir de todo y de todos, con diferentes tonalidades, todas aplaudibles….pero….ay es que esta vez, no atisbo a ver mas que un post plano, sin artificio alguno, ni trasfondo, con un tema que no es temático, y por eso, igual de plana me he quedado yo. .
    Si me lo permitís, diré que teneés licencia para escribir, y también para matar (pero por Dios, más bichos como este no).

    • Muchas gracias por tu comentario Sandra.
      Siento que no te haya gustado el post pero para gustos los colores…
      😉

  4. Uf, tampoco soy yo muy de bichos, la verdad y desde que las hormigas deciden poblar nuestra terraza al inicio del verano (entrando en casa también, claro) aún menos.Me viene de antiguo: Cuando hubo fiebre en el colegio de gusanos de seda tuvimos una caja, pero me acabaron dando una repugnancia que no podía con ella y desaparecieron de mi hogar… no sé qué haría mi madre con ellos, jajajaja. Que sé que tienen su función en el ciclo de la vida… pero si la realizan lejos de mí, mejor. Besote.

    • Pues ya verás el día que llegue ojazos diciéndote que quiere tener gusanitos de seda jajaja. ¡Las mías el otro día me preguntaron que si podían coleccionar hormigas! 😀

  5. Aquí una que no mata ni una araña. Ni que decir tiene que encontrar piojos en la cabeza de la pequeña me dejo en shock. Como buena hipocondriaca se me metió en la cabeza (nunca mejor dicho) que yo también los tenia, y todos los días le hacia a mi madre pasarme la liendrera. Ahora tengo un máster en liendres y piojos…

  6. Ufffff yo de momento no me he enfrentado ni a los piojos ni a las lineares, pero los temo. Como Merak soy de las que cogen las arañas con un papel y las saca por la ventana con tal de no matarlas. Que grimita!!

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto
carmen hdez on Ay cuándo seas madre…
Sara Palacios on Cómo hacer gif animados
María - Mivi Mamá on Vecinos, ¿amor y odio?
marisa, la estresada on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?
Verónica Trimadre on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?