miércoles, octubre 27, 2021
InicioMaternidad¡No quiero ir al cole!

¡No quiero ir al cole!

Ha llegado el momento. Ese infinito verano que se presentaba ante nuestros ojos a finales de junio ha tocado oficiosamente a su fin. Atrás quedan las excursiones, los viajes, las largas tardes de playa y piscina, los amigos, el pueblo, trasnochar… Esta semana toca colgarse otra vez la mochila al hombro y enfilar el camino del cole. Desde hace algún tiempo, cada vez me da más pereza comenzar cada nuevo curso. ¡Se vive tan bien en verano incluso aunque tengamos que hacer malabarismos para conciliar!

Que sí, que retomar las rutinas es bueno para todos y poner un poco de orden y mesura a esta vida de desenfreno estival nos viene bien… pero a mí, personalmente, pensar que por delante se nos vienen más de ocho meses de invierno y curso escolar me nubla el juicio y me hace entrar en depresión. Más que segura con ellas, a veces me siento encorsetada por las rutinas, las obligaciones, los horarios, las exigencias académicas-, los compromisos extraescolares…

Niños que vuelven al cole

Los madrugones, las prisas, las tardes «carretando» hijos de un lado para otro, las disensiones -porque, reconozcámoslo, cuando estamos cansados/estresados/apurados se nos agría el carácter a todos-… Es pensar en lo que se avecina y entrar en barrena. Pero ¡no este año! He decidido tomar medidas para aligerar tantas cargas reales y mentales, para tratar de extender el «buenrollismo» estival a los 365 días del año. Porque, reconozcámoslo, todo es cuestión de actitud.

Y ¿qué voy a hacer para remediarlo?

Aligerar el calendario de extraescolares

Quieren jugar el baloncesto, practicar ballet, ciclismo, ir a manualidades, robótica, piscina… Mis hijas no son realistas respecto a lo que da de sí la tarde, pero yo sí. Tras años haciendo malabares, este curso ha llegado el momento de priorizar y recortar sus aspiraciones. La incompatibilidad de horarios hace en ocasiones imposible llegar a todo y, cuando lo logramos, es a costa de pasarnos la tarde a las carreras, con la lengua de fuera, de un sitio para otro y con todo el mundo malhumorado por las prisas. En vez de ser un momento lúdico y de diversión, las extraescolares acaban convertidas en un lastre que nos hace llegar AGOTADAS a la cena. Porque ellas quieren hacer todo eso y más, pero también necesitan cada vez más tiempo para estudiar y, por supuesto, requieren de momentos de relax para ver la tele, jugar, leer… ¡Vamos! Demasiada actividad para muy poca tarde. Este año, priorizaremos.

Flexibilizar horarios

Cuanto más mayores se hacen los niños, más margen tenemos en cuestión de horarios. Soy una firme defensora de tener planificado el día y respetar las horas de las comidas, meriendas, cenas y, sobre todo, el momento de irse a la cama. Pero ¡qué caray! una cosa es vivir organizados y otra convertir el hecho de que nos los saltemos en un drama. Cierto que necesitan dormir las horas necesarias, pero si un día la peli que estamos viendo acaba media hora después de lo que teníamos previsto creo que nos podemos permitir la excepción.

Es una lata, el madrugar

Disfrutar de nuestra casa

Este verano apenas hemos parado en casa. Seguimos durmiendo allí, pero durante el día no se nos ve el pelo entre esas cuatro paredes. Lo cual está genial, porque exprimimos al máximo cada jornada, las visitas de parientes y los planes con amigos, pero también añoramos disfrutar de nuevo de nuestro hogar, de tardes de peli y manta, de los juguetes de siempre, de meternos a cocinar sin prisas, de leer, escribir… Vamos a disfrutar reconquistando nuestro espacio personal.

Fijarnos nuevos retos para el nuevo curso

En las últimas semanas hemos vivido como si no hubiese mañana. En verano parece que no está permitido vegetar. Siempre hay algo que hacer. Ahora la cosa cambia. Entre que el tiempo empeora, los días se hacen más cortos y que cada familia vuelve a «su» vida, liberamos muchas horas para… para no hacer nada o, al menos, para no hacer nada programado. Yo he decidido que voy/vamos a emplear ese tiempo libre en probar los beneficios del pilates. Así, de buenas a primeras, me da a mí que no será una actividad que me apasione pero, ¿quién sabe? a lo mejor hasta me encanta. Plan uno: pilates; plan dos: volver a correr; plan tres: localizar todos los geocachés en cien kilómetros a la redonda.

Exprimir los programas lúdicos y culturales

Precisamente por lo que os contaba antes, que aquí en Galicia el tiempo se pone a partir de ahora bastante malo y que los días menguan que no veas, da más pereza pensar en hacer algo al aire libre, pero este año estoy dispuestísima a que eso no nos lastre a la hora de hacer planes. El otoño y el invierno son momentos ideales para seguir programando paseos, visitas, excursiones y exprimir al máximo los programas lúdico-culturales de toda la comarca.

Leer acurrucada con el gato en el regazo, ¿qué mejor plan invernal?

Oda a la slow life

Sí, a esa slow life de la que todo el mundo habla, que muchos ansían pero que, sinceramente, creo que pocos alcanzan. Mi propósito es inculcar a esta familia -empezando por mí misma- que lo bueno está en disfrutar del camino, no en la meta. Que no se trata de desear que llegue el próximo cumpleaños, las siguientes navidades, las deseadas vacaciones o el verano del 2018; que lo verdaderamente importante es que, entre medias, acumulemos el mayor número posible de días satisfactorios, de experiencias gratificantes. Haciendo limpieza en las fotos del móvil comprobé que ese invierno que recordaba como agotador resultó también muy divertido y lleno de grandes momentos.

Menos mamá y más María (Bonus track)

Sinceramente os digo que uno de los motivos por los que últimamente adoro el verano es porque, sin tantas exigencias, puedo liberarme de la obligación de «vigilar» que el frágil equilibrio de intendencia familiar se mantenga estable. En verano miro para otro lado y mi familia se asilvestra, está a monte. No me preocupo de horarios, no me preocupo de estudios, no me preocupo demasiado de su manutención y relajo bastante la disciplina. Y ¡oye! sobreviven. Mientras que yo gano horrores como persona individual con aficiones, intereses e inquietudes al margen de ellos y, además, estoy de mucho mejor humor y soy una persona y una madre mucho más maja. Así que, ¿por qué no practicar la misma estrategia el resto del año? A partir de ahora seré menos mama y más María.

Imágenes: Shutterstock

María L. Fernández
Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

Viajar a Praga en familia, todo un descubrimiento | MyM on Descubrir Roma en familia, un viaje para crear recuerdos
María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
¡Nos vamos de comunión! Zapatos y ropa de ceremonia para los más peques — Mujeres y Madres Magazine – Entre Mujeres… on ¡Nos vamos de comunión! Zapatos y ropa de ceremonia para los más peques
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
La mejor película estrenada en 2017 (de las que has visto, claro) — Mujeres y Madres Magazine on La mejor película estrenada en 2017 (de las que has visto, claro)
¿Te sumas al regalo azul de Unicef? — Mujeres y Madres Magazine on ¿Te sumas al regalo azul de Unicef?
10 cosas por las que los hijos te cambian la vida – Título del sitio on Trucos de maternidad que aprendí viendo Jurassic World
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
¿Cómo comprar una casa o piso? - Mamis y bebés on ¿Quieres ese vestido? Los realities de vestidos de novia
Estudio sobre el juego en los hogares – Mamá también sabe on El Club de los niños cansados
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
Como Decorar Con Plantas | Berryd.com on 10 ideas para decorar tu casa con plantas y flores
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Dar una conferencia, consejos para que sea épica on Pierde el miedo a hablar en público
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Lunes en Positivo. Navidad a la Vista - Se me cae la casa encima on Calendarios de Adviento
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
8 de marzo 2017: día de la mujer | Violeta Rodríguez   on Así viví #elVermmmut
Omar on Odio Star Wars
Las madres del cole, ese mundo paralelo – La aventura de mi embarazo on Amistades a pie de colegio: las Walking Dead Mothers
FastPass en Disneyland Paris - Las historietas de mamá on Cómo disfrutar en Disneyland Paris
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Novedades para llevar a los niños en el coche - Las historietas de mamá on Por lo que más quieras, los pequeños a contramarcha
5 cosas que echo de menos de cuando no era madre - Las historietas de mamá on ¿Cuándo nos levantamos?
Un DIY muy fácil para el Día del Padre - Las historietas de mamá on Ideas para sorprender a Papa el Día del padre
Las alfombras de Lorena Canals - Las historietas de mamá on Redecora tu vida
Mi médula es tuya #retounmillon - Las historietas de mamá on ¿Por qué hacerte donante de médula ósea?
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Channing Tatum publica una foto de su mujer desnuda on Niños y nuevas tecnologías: teoría vs realidad
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Palacio de Cibeles en Madrid | Violeta Rodríguez   on Harry Potter y el Legado Maldito
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
“Cómo prevenir que abusen sexualmente de nuestros hijos”. Verónica Trimadre. | Fundación Hugo Zárate – blog on Siempre son los hijos de los demás
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Otra agresión sexual
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Historias de Conciliación: parte 2 - Pack WordPress on #ConciliarEsVivir ¿Luchamos por la conciliación?
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Cerrar etapas para...¿abrir otras? - Mujeres y Madres Magazine on 40 cosas que aprendes al cumplir 40
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Manual de supervivencia para madres en caso de apocalipsis zombie
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Río 2016: olimpiadas y machismo
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on De tutús, pelucas y masculinidad
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Diez historias conmovedoras de Río 2016
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Libros para ninos de mujeres de la historia {Con sorteo} - Tigriteando on Sin mujeres no hay historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on El brownie, muerte por chocolate
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on 7 dias sin comer carne ni pescado
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Planes para hacer en la ciudad en verano on Y tú… ¿viajas o haces turismo?
Planes para hacer en la ciudad en verano on Las cosas que más odias de ir al cine
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on