lunes, mayo 16, 2022
InicioEl VermutEse disco recurrente

Ese disco recurrente

disco-recurrente
Imagen: Pexels

Te encuentras un poco de bajón y decides ponerte música por aquello de no oír resonar tus malos pensamientos una y otra vez dentro de tu cabeza. Como en modo autómata, casi sin pensar, tu cerebro selecciona el CD adecuado para la ocasión. El mismo de siempre. Ese al que siempre recurres porque te transporta exactamente al estado de ánimo que necesitas aunque sea el de regodearte en tu mierda. ¿No os pasa? Estos son los nuestros.

Una pequeña parte del mundo de Amaral (Let)

Llevo años escuchando este disco. Lo he tenido en cassette, lo tengo en CD y supongo que, en algún momento, llegará a mi vida en soporte digital no físico. Una pequeña parte del mundo ha acompañado no pocas de mis lágrimas a lo largo del tiempo. Estuvo conmigo en mi primer palo laboral gordo, luego en mi primera ruptura gorda… joder, y eso que Eva es menudita.  Con él me ocurre algo que me ha pasado pocas veces: me identifico con todas  y cada una de las canciones. Además, recoge mi canción favorita del mundo mundial, en la que más reconozco. Y es que aquello de “a veces te mataría y otras, en cambio, te quiero comer” que dicen en Cómo hablar no puede ser más yo. Os dejo una versión de esa canción que cantan junto a Antonio Vega, que la otra seguro que la tenéis muy escuchada.

Calamaro… antes, ahora y siempre (Merak)

¿Sabéis esa sensación que experimentáis cuando quedáis con amigas a las que no veis desde hace tiempo? Al principio os da pereza porque no os viene bien quedar, estáis cansadas, tenéis otros planes… pero después de un par de horas de conversación, cuando os despedís, os sentís tan, tan, tan, bien que os preguntáis “¿por qué no quedamos más a menudo?”. A mí con Calamaro me pasa lo mismo. Con o sin Ariel y el resto de Rodríguez al lado, Calamaro me encanta. Sí es cierto que últimamente no lo escucho demasiado, también que en los últimos tiempos ha “digievolucionado” y temo que acabe convertido en Raphael… pero cada vez que escucho ese CD en el que he recopilado mis canciones preferidas es como si el tiempo no hubiese pasado ni por esas canciones ni por mí misma y cada tema trae de la mano un fogonazo del pasado. (Si quiero regocijarme en mi pena, os advierto que escucho a Ismael Serrano).

 

Es escuchar esta canción y ponérseme la piel de gallina recordando un concierto en Lugo, por San Froilán, un 5 de octubre de 1999 -¿Cómo pueden haber pasado casi ya 17 años de aquello- con la mejor compañía para la ocasión… “Quiero vivir dos veces/para poder olvidarte/quiero llevarte conmigo/y no voy a ninguna parte”

Los secretos. Grandes éxitos, disco rojo (Sara)

Los secretos grandes éxitos

Cuando iba a la universidad tenía un coche bastante destartalado que pagaba con el dinero que sacaba trabajando. El caso es que su sistema de música era … digamos, precario. Esto derivó en que básicamente se escuchaba un disco en bucle. Durante años fueron los grandes éxitos de Los Secretos (el rojo, que el verde era mucho peor) y cuando estudiaba el MBA cambiamos de coche y de disco por 19 días y 500 noches de Sabina. Pero a Los Secretos les tengo especial cariño. Me sé, obviamente el disco, de memoria y me sigo riendo con el “hasta hubiera trabajado y te fuiste con mi amigo” cada vez que lo escucho. Era especialmente bueno en el caso de las rupturas amorosas porque como decía una amiga, de Los Secretos siempre ibas para arriba porque más abajo no se podía.

Las Joyas Prestadas de la Niña Pastori (Ruth)

niñapastori

De todos es sabido que a los sorianos nos encanta el Sur. Será por el frío que pasamos en nuestras dos estaciones del año (el invierno y la del tren :-P) o será porque somos flamenquitos encerrados en la meseta castellana, la cuestión es que en mi barrio se celebra una Feria de Abril que poco tiene que envidiar a la de Sevilla. Así que en mi casa, la Niña Pastori ha sonado siempre. El disco de Joyas Prestadas (2006) en un hit en mi spotify, me sirve para unas lágrimas, para recordar mis primeros veranos de adolescente y para rumbear con mis hijas.

1999, de Love of Lesbian (Verónica Trimadre)

Recuerdo la primera vez que escuché a este grupo indie catalán. Era la fiesta de despedida de un amigo que se iba muy lejos, y después de haber bailado toda la noche y habernos divertido lo indecible, fuimos toda la cuadrilla a su casa a despedirnos definitivamente. De repente, sonó Allí donde solíamos gritar y me puse a llorar como la melona que soy. ¡Dios, qué canción! Pregunté cuál era el grupo, me quedé con el nombre, y al día siguiente en pleno ataque de melancolía, me hice con todas las canciones de su álbum “1999”.

Universos Infinitos, Las Malas Lenguas, la colaboración de Santi Balmes (vocalista) con Carlos Sadness en No vuelvas a Japón… Podría nombrar varias canciones. Pero sin lugar a dudas, mi preferida continúa siendo la misma, el origen. Sigue punzándome como la primera vez cuando la vuelvo a escuchar después de un tiempo sin hacerlo. Es como el refugio al que vuelves para ponerte triste cuando quieres tener una excusa (una canción) para no admitir que lo que duele está ahí afuera y sigue sonando cuando los acordes se acaban.

Love of Lesbian es diferente, hay que “acostumbrarse” a su música, no son comerciales. Sin embargo, tienen unas letras increíbles y su nueva canción Cuando no me ves (de El poeta Halley) es una auténtica maravilla.

Play de Moby, sin duda y forever -o casi- (Nuria)

moby-play-cover

Habría querido quedarme con producto nacional porque ¡ha habido muchos! Radio Futura, Alaska, Luz Casal, Niña Pastori, Bebe, Triana, Mecano en su día… ¡Héroes del Silencio por supuesto! Gossos, Manel… Pero si hablamos de disco recurrente, el primero que me viene a la cabeza es Play de Moby. Su música me trasportó a estados de ánimos constructivos cuando todo “era terrible”. Me sentía Elliot (el de ET). Yo pedaleaba río arriba en mi bici y Moby me daba alas para alejarme de mi realidad y para construir una nueva. Y sí, en horas bajas todavía tiro de él. De Play y de lo que vino después. 🙂

Más de Alejandro Sanz (María Jardón)

mas de Alejandro Sanz

Para mí es muy complicado decantarme por un disco recurrente, en mi primera decepción amorosa me acompañó Ella Baila Sola, Laura Pausini en mi primer enamoramiento, Tony Braxton marcó el mejor verano de mi vida… lo que sí tengo claro es que hay un cantante recurrente: Alejandro Sanz algo que ya dejé claro  en mi post sobre las cosas que me emocionan de él. Siempre ha estado en mi vida pero uno de los momentos más especiales fue durante el embarazo de mi mayor, eran las canciones que le cantaba y las nanas con las que le mecía cuando nació. Si tuviera que decantarme por uno de sus discos creo que sería Más ya que tiene tres de mis canciones preferidas: Y si fuera ella, Siempre es de noche y Amiga mía.

Queen, Live at Wembley ’86 (Pilar)

Con Queen me pasa algo raro… o me paso una temporada que los escucho a todas horas, o estoy años sin cantar ni una sola canción. Sin embargo, el concierto que dieron en Wembley cuando yo era sólo una niña (y que me regalaron en vinilo) es uno de los discos más recurrentes de mi vida, porque me parece que las versiones que hicieron de sus clásicos fueron maravillosas y además se escucha al público de fondo viviendo el momento que me hubiera gustado vivir a mí.

Equipo MMM
Equipo MMM
Las chicas de la redacción de Mujeres y Madres Magazine contando sus cosas. Nos gusta compartir lo que pensamos.
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estres