Los protagonistas más odiosos de las series de televisión

2

Pasa incluso en las mejores familias. Hay series de televisión redondas que en general nos encantan que nos aprendemos sus diálogos que nos enamoran algunos de sus personajes y que además tienen los protagonistas más odiosos que nos hayamos echado a la cara.

Que lo fácil es cogerle manía a un personaje de una serie mala, lo complicado es encontrar un personaje repulsivo de una serie que te gusta pero haberlos haylos, como las meigas.

De hecho, nosotras tenemos unos cuantos personajes que odiamos con toda nuestras fuerzas de frikis seriéfilas ¿quieres que te los presentemos?

Sophia Amorusso, de Girlboss (Sara)

La serie me gusta pero odio al protagonista - Girlboss

No sé si habéis tenido ocasión de ver la serie Girlboss emitida por Netflix: ya os conté que la serie está muy bien y es muy interesante lo que cuenta… pero la protagonista me pone absolutamente de los nervios. Sophia Amorusso, basada en un personaje real, es malcriada, impredecible, mal hablada, no se puede una fiar de ella, mala amiga y una consentida de cuidado. Para mí lo único que tiene es un don para la moda que le hizo triunfar, pero es de esta gente que te cae mal desde el minuto cero. A pesar de todo, la serie me gusta, pero ¡agüita con ella!

Steve Urkel, de Cosas de Casa (Nat)

Los protagonistas más odiosos de las series de televisión. Steve Urkel

Nunca pude con él. Su manera de andar, su manera de hablar, su manera de reírse… Sé que a mucha gente le encantaba y se moría de risa con él pero a mí, la verdad, es que no me hacía ninguna. Más bien todo lo contrario. Me provocaba grima, repelús, irritación… ¡No podía con él!

Sheldon Cooper, de The Big Bang Theory (María)

La verdad es que a Sheldon Cooper podemos odiarlo y quererlo a partes iguales porque su total falta de sensibilidad y habilidades sociales hace que las contestaciones hirientes que les da en muchas ocasiones a sus compañeros de reparto nos dejen con la boca abierta, sin embargo, luego tiene momentos muy tiernos que te hacen…”maquillar” un poco los anteriores. La serie es genial y me río muchísimo con ella pero debo de reconocer que en muchas ocasiones Sheldon me deja sin palabras con sus comentarios.

Ramsey Bolton, de Juego de Tronos (Pilar)

Lo sé soy obediente y previsible a la hora de detestar profundamente a un personaje, lo sé, no tengo cura. Primero odié muy fuerte a Jeoffrey Lannister, pero muy fuerte. Cuando desapareció súbitamente casi que me dio hasta penita, muy poca pero oye no sé… que verle en esas circunstancias me tocó el corazón un poco, muy poco, casi nada. Pero con Ramsey Snow (también conocido como Ramsey Bolton por ser de la Casa Bolton, no tiene nada que ver con Michael Bolton, el cantante al que también se le coge un poco de manía) es imposible.

Ni en su peor momento me dio la más mínima lástima. Es un personaje tan bien construido, es tan depravado, tan malvado, tan retorcido, tan manipulador que sólo puedes odiarle y le odias mucho y muy fuerte cada vez que aparece en pantalla. Vamos que el actor es estupendo y los guionistas unos cracks pero también es verdad que estamos hablando de Juego de Tronos… ¡qué os voy a contar!

Richard Fish, de Ally McBeal (Majo)

Richard Fish

Recuerdo tragarme capítulos y capítulos de Ally McBeal, con ese humor, que a veces rayaba el absurdo. Con un elenco de actores raros, excéntricos y con personalidades muy peculiares, que sin caerte bien al final te arrancaban unas risas.

Pero de entre todos, Richard Fish, era el que más odiaba: machista, desagradable, prepotente y respondiendo uno a uno, a los estereotipos de personaje, que hoy sería blanco de criticas y que hace 15 años, no éramos capaces de poner el grito en el cielo y rechazarlo por todo lo que implica.

— a partir de aquí hay un spoiler de Homeland, lee bajo tu responsabilidad—

Nicholas Brody, de Homeland (Merak)

Brody-homeland

Fue una suerte que liquidasen a su personaje al final de la tercera temporada de Homeland porque para mí resultaba insufrible aguantar un capítulo más al sargento Nicholas Brody en Homeland. Una serie que me gustó mucho, me gustó poco, me requetechifló y a la que últimamente le tengo solo cariño. Y no me preguntéis exactamente por qué le tenía esa tirria, pero el nivel de intensidad de Damian Lewis en pantalla me ponía mala. Así que cuando su nombre sonó como candidato a interpretar al nuevo James Bond casi colapso.

Benjamin Linus, de Lost (Vero Trimadre)

benjamin-linus-lost

Lo odiaba y lo temía a partes iguales. Obviamente, Benjamis Linus era el “malo” oficial de Lost, luego es normal que no me cayese bien. Sin embargo, lo que me ocurre con este personaje va mucho más allá. Me daba auténtico terror y llegó hasta a colarse en mis sueños. Después de algún que otro maratón de la serie (me tragaba hasta cuatro capítulos de un golpe), llegué a cerrar los ojos y sentir que los suyos, gélidos, me miraban fijamente. Al final, verle en pantalla me daba repelús. Profundo repelús. Que desapareciese de mi vida fue lo único bueno del final de “Perdidos”.

Imágenes: Huffpost (Nat), ecartelera (Majo), Netflix (Sara), HBO (Pilar)

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre