jueves, junio 30, 2022
InicioEl VermutLa afición que me duró dos telediarios

La afición que me duró dos telediarios

¿Te apuntas a todo lo que se te pone por delante? Si tu respuesta ha sido sí, seguro que alguna vez te ha pasado como a nosotras: coges una afición como si te fuera la vida en ella y, de pronto, la abandonas para nunca retomarla. Cuando, además, ha habido inversión económica para materiales el chasco parece ser más grande -y los bártulos abandonados te recuerdan el fracaso de continuo-.  Te contamos cuál fue esa afición que nos duró dos telediarios. Puede que coincidas con alguna de nosotras.

Project Life (Sara)

Project life

Como siempre, yo todo lo cojo como si fuera a convertir en la nueva esperanza blanca. Me pongo a escribir, y preparo las entradas con quince días de adelanto. Me da por la caligrafía y me compro materiales como si fuera a convertirme en uno de los monjes de Silos. Y me dio por el Project Life, que básicamente es una especie de scrapbooking abreviado y lleno mi casa de cachivaches para convertirme en una crack. Me dura la afición tres días y me encuentro con pingos en mis cajones hasta el día del juicio. YES. Esa soy yo.

Repostería creativa (Merak)

fondant

No me gusta pensar en mí misma como una persona falta de constancia, sino más bien como una persona de inquietudes múltiples. La cocina, la repostería creativa, el scrapbooking, las series, el pádel, la vida bloguera… necesitaría vivir más de una vida para darle a todos los palos que me gustaría, pero resulta imposible, así que en algunos de ellos he profundizado más y en otros menos. Algunos me los he tomado como un hobby más y otros casi como un reto. Me empeñé en hacer tartas de fondant cuando en España apenas era conocido y resultaba casi imposible encontrar materia prima y artilugios adecuados… Cuando dominé la técnica perdió todo el interés, así que pasé a lo siguiente, eso sí, con la casa llena de bártulos -moldes, cortapastas, colorantes, utensilios varios… El capítulo del scrapbooking os lo podéis imaginar, ¿verdad?

El ganchillo o crochet (María Jardón)

Crochet

Mi madre siempre ha hecho cosas de ganchillo y me llamaba la atención, así que cuando empezó la fiebre de Pinterest no pude evitar enamorarme de las cosas tan bonitas que había de crochet. Me compré ganchillo y ovillos y le pedí a mi madre un par de clases particulares. ¿El resultado? Muy buena intención, muchas ganas y ¡creo que no llegué a hacer ni un tapete! Lo peor es que tengo claro que es una afición que difícilmente retomaré, eso sí, en mi panel de Pinterest de Crochet puedes encontrar cosas realmente preciosas.

El Body Combat (Pilar)

body combat

Me apunté porque tenía varios amigos de lo más viciados con el body combat y como yo había practicado durante varios años el taekwondo, pensaba que me iba a gustar más.

Pero no podía con él. Primero me aburría con las rutinas repetitivas y segundo me hacía daño en las articulaciones porque eso de pegar al aire como que no me va bien, así que lo dejé en seguida.

La costura remendil (Nuria)

afición remendar

“Neneeee, trae p´acá todos tus vaqueros rotos, que voy a hacer bolsos reciclando la telaaaa”. Subidón, subidón. Voy al los Encants Vells de Barcelona a por retales… Uy, mira, ¡cremalleras! Unas cuentas por aquí, unas cintas por allá… Tengo lo que necesito ¡y más! Toma un bolso para tiiii, un bolsa para ella… Ooootra bolsa para mí que no se digaaaa (uy, esta me ha quedado un poco grande, bueno da igual)”.

Un par de bolsos y un calendario de adviento más tarde:

“Nuriaaaa, tengo otro pantalon roto. ¿Lo dejo donde siempre?” Sí, hombre sí, en el armario ese. Si no cabe, apretújalo, corazón… (que te dura menos un pantalón, que a mí una afición). 😉

Mi afición fallida: el colouring

aficion colouring

Un buen día Sara comentó que había empezado con los libros para colorear de Johanna Barsford y que le estaba gustando mucho la experiencia. En aquella época se había puesto de moda lo de que los adultos coloreáramos para relajarnos y pensé que podría irme bien. Archivé la información en el disco duro pero no me lancé a probar.

El empujón definitivo vino de nuevo de la mano de Sara, que había encontrado un libro de Harry Potter -y yo soy tremendamente fan– muy bien de precio. Me dije: esta va a ser la mía. Tardé un segundo en tramitar el pedido en 1-clic y, cuando el libro ya estaba de camino a mi casa, le conté a Sara que lo había comprado. Ella me envió una caja de los mejores lápices del mundo para dar rienda suelta a mi nueva afición.

Pero no. El año pasado no fue el año para muchas cosas y el colouring tampoco fue. Ver la cantidad de espacio por colorear en la página en blanco y negro me agobia. Entonces recordé que de pequeña también me pasaba. Vamos, que en mí el efecto es el contrario.

No creas que pierdo la esperanza. Ahí tengo el libro, con los lápices maravillosos cerquita, a ver si consigo encontrar el hueco en el que colorear me relaje.

Imágenes: Poppy Pink Blog (Sara), Pixabay (María), Pexels (Let).

Equipo MMM
Equipo MMM
Las chicas de la redacción de Mujeres y Madres Magazine contando sus cosas. Nos gusta compartir lo que pensamos.
RELATED ARTICLES

2 COMENTARIOS

  1. El mío fue la fotografía. Obsesionada con una cámara réflex, leyendo blogs y manuales de fotografía como una loca para ver si sería capaz de dominar la técnica antes de comprarla. Y en cuanto llegó la cámara a casa, 3 fotos mal contadas, un coñazo sacarla a los sitios por el bulto que hace y acabé vendiéndola de segunda mano.

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo