jueves, mayo 19, 2022
InicioLifeStyleRelaciones humanas y emoticonos: el quererse sin tocarse

Relaciones humanas y emoticonos: el quererse sin tocarse

Reproduzco despedida de un día cualquiera en un chat cualquiera de WhatsApp, Telegram, Messenger… o su fruta madre: “Un beso”. ¿Creéis que se acaba ahí? No, claro que no. Ese beso va seguido de un número indeterminado -entre tres e infinito- de emoticonos con un ojo guiñado y los labios fruncidos  para lanzar un beso de los que sale un corazón. ¿Os suena? Relaciones humanas y emoticonos, cómo ha cambiado la película.

relaciones humanas y emoticonos móvil

Quererse en los tiempos del tête à tête

Desde que el mundo es mundo las personas hemos demostrado nuestro cariño a través del contacto físico. Nos hemos deshecho en besos, abrazos, caricias… por no entrar en otro tipo de demostraciones más íntimas al calor de las sábanas. El contacto físico nos permite reconocernos con todos nuestros sentidos. Reconocer nuestro olor, reparar en lunares, dejarnos acariciar por un tono de voz…

Cuando la distancia imponía sus kilómetros, hasta hace solo unas décadas, esos roces se veían trasladados a ardientes misivas que llegaban al destinatario sin que el cartero sintiera su calor. Notas manuscritas en las que se ponía negro sobre blanco todo aquello que en persona hasta daba vergüenza decir. Esconderse detrás del papel daba patente de corso para confesar los más bajos -o altos, según se mire- deseos.

relaciones humanas y emoticonos carta

Las nuevas tecnologías

El siglo XX trajo tantas novedades… Un salto cualitativo descomunal tuvo lugar, sobre todo desde la segunda mitad del mismo. Nuestros hijos e hijas ven como algo habitual el uso de los teléfonos móviles, el ordenador, la televisión y tantas otras cosas para cuyo uso sus abuelos tuvieron que adaptarse. La increíble sensación de cercanía con esas personas que están tan lejos, sin necesidad de esperar días o incluso semanas para saber de ellos, es brutal.

Puedes hablar cada día con ese familiar que vive en esa otra punta del mundo. Puedes, incluso, pasarte semanas sin hablar pensando que hablas. Los servicios de mensajería hacen posible que creas que no te estás perdiendo nada sin siquiera escuchar su voz.

Pero, ¿qué ha pasado con las relaciones humanas en los tiempos de los emoticonos?

El 2.0 y el 1.0: ¿amor u odio?

Siempre digo que para mí el 2.0 ha constituido una verdadera revolución. Desde que asistí a aquella primera fiesta de Malasmadres en mayo de 2014 no sólo mi forma de relacionarme con el mundo ha cambiado. También lo ha hecho mi círculo de amigos y hasta mi manera de ganarme el pan. Y todo ello está relacionado entre sí.

Durante ese 2014 pasé incontables horas enganchada a varios chats de WhatsApp. En ellos hablábamos fundamentalmente de crianza y educación de los hijos; de problemas laborales; nos quejábamos de los inconvenientes que la inconciliación llevaba a nuestras vidas. Eran conversaciones en las que nos abríamos en canal para desahogarnos en un momento vital similar. Conversaciones plagadas de corazones, de besos, de abrazos. Gestos de cariño no dados, ni siquiera escenificados porque tampoco había oportunidad. Gestos que, quizá, no hubiéramos reproducido en la “vida real”.

relaciones humanas y emoticonos beso

Relaciones humanas y emoticonos: el quererse sin tocarse

Todo ello me lleva a preguntarme si estamos desarrollando una verdadera desafección a la piel.  Pero voy más allá. Me da miedo estar participando, de forma inconsciente, en la creación de una sociedad en la que las habilidades sociales, valga la redundancia, estén desapareciendo. En la que nos resulte más fácil relacionarnos a través de una pantalla que hacerlo en el cara a cara. En la que nos cueste menos mandarnos besos virtuales que agarrarnos de la mano.

Reflexionamos mucho acerca de lo buenas o malas que pueden ser las pantallas para nuestros hijos y bromeamos con nuestra adicción al móvil. Pero no creo que estemos parándonos a pensar demasiado en lo que escondemos tras nuestra pantalla. En los efectos profundos que puede causarnos. Si el porno está cambiando nuestra sexualidad… ¿qué pasa con todos esos besos que mandamos pero que no daríamos en persona? ¿Tenemos una doble personalidad, diferente para cada faceta de nuestra vida?

¿Dejaremos de tocarnos? 

Let B. Díaz
Let B. Díazhttp://estonoescomomelocontaron.com/
Soy Leticia la mamá de Ojazos desde 2013, mujer desde 1978. Siempre corriendo y con mil cosas en la cabeza para hacer pero con poco tiempo para llevarlas a cabo. Escribo en Esto no es como me lo contaron y Las Letras de Let porque es lo que más me gusta hacer en el mundo. Activa, habladora y comprometida, cabezota y risueña vivo en una permanente contradicción. Necesito contar las cosas que me pasan para que no se me enquisten en alma.
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo