sábado, junio 25, 2022
InicioMujer ActualVíctima de la desactualización

Víctima de la desactualización

En nuestro glosario se han colado expresiones como “Soy de Android” o “Soy de iOS (alguno también hay de Windows Phone, yo una vez lo fui) como si fueran lo más normal del mundo, pero si nuestro yo de hace apenas diez años se encontrara con nosotros se quedaría perplejo al escucharnos. Esta no tan arbitraria elección del sistema operativo de nuestros móviles determina el tipo de cosas que podremos hacer con ellos, las aplicaciones que tendremos disponibles y las que tardarán más en llegar a nosotros (cuando estaba en Windows Phone yo tenía Instagram, por ejemplo).

victima-desactualizacion_social-media

El caso es que yo ahora soy de Android, como buena parte de mis amigas, pero muy a menudo me siento víctima de la desactualización. La otra parte es de iOS y ellas son unas privilegiadas para las que hay cambios antes que nadie. Así sucedió hace unos meses cuando, en uno de esos chats de WhatsApp de amigas que tengo, una empezó a enviar lo que yo visualizaba como barritas verticales “¿Qué es eso?” pregunté. Pero mi mensaje quedó perdido entre un montón de globos con esas barritas acompañadas de frases tales como “¿Has visto este?”  por lo que deduje que había iconos nuevos… y que me los estaba perdiendo. Esas eran las de iPhone.  Mientras ellas se lo pasaban pipa con los iconitos nuevos la enanita gruñona que hay en mí refunfuñaba hasta que dije “Yo no los veo” y empezaron los ” ¿y este, Let? ¿y este otro?”. Me dieron ganas de decirles “ya os he dicho que no, coño“, aunque me contuve y fui diciendo “No” pacientemente.

Esto ocurre cada X meses, cuando WhatsApp decide actualizarse. Llegué más tarde a las flamencas y las manos con distintos tonos de piel para celebrar la diversidad (que alguien me explique quién la tiene de ese amarillo tan intenso) y estoy esperando ansiosa el emoji de la paella… y no me vengáis a decir ahora que ya lo tenéis porque acabo de comprobar mi teléfono y NO LO TENGO. En la nueva actualización hay cienes y cienes de iconos, incluido un unicornio (wiiiii) y un montón de tipos de familia (diversidad otra vez) pero la paella aún no.

victima-desactualizacion_android

El caso es que, aunque yo soy de Android, mi móvil debe de vivir en una especie de limbo desconocido al que no llegan las actualizaciones al mismo tiempo que los demás. Ya, ya sé lo que me vais a decir, que soy una listilla de manual y yo también lo díría, que no he actualizado la aplicación y por eso no me llegan. Está actualizada, os lo juro, que para eso las tengo en automático y en cuanto pilla la WiFi de casa se pone on fire. Sólo se me ocurre una explicación: mi móvil se preocupa por mi salud y como sabe que me cuesta encontrar los iconitos nuevos en las aplicaciones de mensajería me quiere ahorrar la ansiedad de estar buscando. ¿No os ha pasado nunca? Empiezan a llegar notificaciones (en esto mi hermana es experta, lanza iconos a la velocidad del rayo) y tú como una idiota tratando de localizar algo original, buscando rápido por las pantallas, tan rápido que llegas a esas de las ciudades que nunca has visto a nadie usar y cortocircuitas mirándolas, pensando en qué podrías utilizarlas… total que, al final, te vas a los iconos recientes y eliges uno de los habituales… mejor ir a lo seguro.

Hace unas semanas, mientras chateaba tranquila en Facebook Messenger con las chicas de la redacción, envié un corazón (somos de mucho amor  en Mujeres y Madres Magazine). Y leí la temida frasecita “¡Cómo mola!”. Y, claro, pregunté. Error. “¿No ves lo de los corazones?”. Mascullando mi frustración respondí: “¿Lo de los corazones?” Por lo visto con cada corazón se desecadenaba una explosión de amor que yo, una vez más, no veía. Para demostrarlo, las chicas enviaron pantallazos llenos de corazones por doquier. Vaya… una cosa más que me perdía, yo que soy tan de corazón…

Esa es la tirita que yo veía... y ahí tenéis a la enanita gruñona
Esa es la tirita que yo veía, la explosión de corazones… y esa es la enanita gruñona que hay en mí

… tanto, que el remate me llegó en San Valentín. En ese mismo chat, en el que pasamos horas y horas, recibo lo que en la pantalla de mi móvil parecía una tirita con el símbolo de la cruz roja en alargado. Y pulso. Y descubro que se trata de un regalo envolviendo una frase. ¡Ohhhhhh! No podía ser más cursi pero molaba tanto. Empiezo a preguntar y me dicen dónde se localiza el botoncito para preparar el paquete y… ¡sorpresa! yo no lo tengo. Esto no me podía estar pasando. En mi afán por poder envolver emoticonos, frases y lo que se me diera en gana no solo comprobé las actualizaciones, sino que llegué a desinstalar e instalar de nuevo la aplicación… ¡en vano! ¿Alguien en la sala puede arrojar algo de luz a este misterio? ¿Le ocurre a alguien más? Anda, no me dejéis sola… y víctima de la desactualización una vez más.

Imágenes: Pixabay y el misterioso chat de esa redacción

Let B. Díaz
Let B. Díazhttp://estonoescomomelocontaron.com/
Soy Leticia la mamá de Ojazos desde 2013, mujer desde 1978. Siempre corriendo y con mil cosas en la cabeza para hacer pero con poco tiempo para llevarlas a cabo. Escribo en Esto no es como me lo contaron y Las Letras de Let porque es lo que más me gusta hacer en el mundo. Activa, habladora y comprometida, cabezota y risueña vivo en una permanente contradicción. Necesito contar las cosas que me pasan para que no se me enquisten en alma.
RELATED ARTICLES

7 COMENTARIOS

    • Jajaja! Let, lo que no te pase a ti! Pues yo soy de Android de toda la vida y lamento decirte que… como Pilar también lo veo todo!!! Paquetitos de san Valentín, corazones… También es cierto que no me irrita lo que no veo… porque como no lo veo! 😉
      yo creo que tu subconsciente está intentando comunicarse contigo “quiero un Iiiiphoneee, quiero un Iiiiphooone” Besos y no desesperes!

  1. Que bueno Leticia!! Yo es que vivo desactualizada yo misma, pocas veces actualizo app a no ser que haya un super cambio como el de gestionar varias cuentas de IG a la vez ¿este si lo sabias verdad?

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión