jueves, mayo 19, 2022
InicioLifeStyleTeletienda ¿En serio me quieres vender ESO?

Teletienda ¿En serio me quieres vender ESO?

Este verano he estuve viendo muy intensivamente Mega, un canal que habitualmente no frecuento mucho. Pero creo que todos los programas de reformas de Divinity y de minicasas los había visto, así que tocaba ampliar horizontes. El caso es que en este canal ponen MUCHOS anuncios de la Teletienda. Pero muchos. Y la verdad, me horrorizan tanto como me fascinan. Es imposible quitarle la vista de encima porque tú piensas ¿en serio me quieres vender eso? y aunque tú sabes que te están tangando ¡hay momentos en que te lo piensas y todo!

Teletienda

En mi casa se contaba que una vez mi abuelo pidió unos prismáticos por correspondencia (que era como funcionaba la teletienda hace porrones de años) y le llegaron una especie de anteojos con unos prismáticos en medio del cristal. Algo como esto que veis aquí abajo, pero claro, la versión de 1960. Mi madre todavía se ríe al recordarlo. Aquello era tan cutre y tan risible que se les quitaron las ganas de comprar nada más.

gafas prismaticos

¿Cómo consigue la Teletienda que nos volvamos locos y compremos cosas que definitivamente no creíamos necesitar? Vamos a analizarlo.

Joy

Un discurso muy convicente

¿Habéis visto la película Joy (2015)? En ella Jennifer Lawrence es una ama de casa que ha ideado una fregona súper novedosa (bueno, para los americanos, en realidad, nosotros la hemos visto trescientos millones de veces) y la quiere vender en la teletienda. Primero hace promoción de ella uno de los presentadores de la cadena, pero para empezar a vender en serio tiene que ser ella la que hable de las ventajas de su producto. La película está basada en hechos reales y la auténtica Joy se hizo de oro vendiendo en la teletienda.

Las diferencias entre una promoción entregada y una promoción de bajo perfil es crucial. Si os fijais en todas las promociones de la teletienda salen demostradores súper entregados utilizando el producto.

Teletienda Red copper

Y lo cierto es que son súper risibles la mitad de las veces. En la promo de esta sartén salen intentando rayar la sartén con todas sus fuerzas. Y tú que eres un ser con dos dedos de frente piensas “a saber cuánto de verdad hay y si de verdad se raya o no”… pero los ves ahí, usando el tenedor como desquiciados, la batidora directamente encima y luego miras tus sartenes mierdosas … y la carne es débil. ¡Hasta te lo piensas!

Couch coat Teletienda

Bueno, con todo no. La promoción del couch coat es terrible. Esta funda de sofá horrorosa que no hay por dónde cogerla te la venden como imprescindible, utilísima y preciosa. Y por más que vengan niños salidos del infierno con comida en la mano dispuestos a pringarte el sofá y por más que te digan que es súper estiloso… va a ser que no. Amigos de Botopro, el couch coat es súper feo, lo mires como lo mires.

La teletienda, creándote necesidades.

Una norma del marketing es que hay que dar respuesta a las necesidades. En realidad la teletienda lo que hace es crearte necesidades nuevas (o que no sabías que tenías hace cinco minutos) ¡a cascoporro! Lo cierto es que la mayoría de los productos que ofrecen parten de una idea que en el fondo es buena (¿quién no ha pensado que estaría bien tener unas gafas que se adaptaran a nuestras dioptrías y no tuviéramos que estar cambiándolas?) pero cuyo desarrollo es … cuestionable.

dial vision

Cierra el trato

En la teletienda quieren cerrar el trato lo antes posible. La idea es ser como las chuches y cosas innecesarias que ponen cerca de las cajas en los supermercados: compra por impulso, sin reflexionar mucho. Para esto te ofrecen “super oferta” si lo compras “en la próxima hora” al “precio que aparece en pantalla”. Es curioso que nunca dicen el precio en pantalla, supongo que porque lo subirán o bajarán tan tranquilamente y así ya no tienen que rehacer el anuncio.

Lo mejor es que si ves la misma cadena verás que ese mismo precio es exactamente el mismo que ofrecen todos los días a la misma hora, así que eso de que tiene que ser para ya-de-ya es una mentira como una catedral.

Por otro lado, veréis que muchas veces ofrecen dos por el precio de uno. En realidad posiblemente te están cobrando el precio de dos pero si lo venden como una oferta pues es para ti psicológicamente mejor … y mejor para ellos y sus finanzas, eso también.

Pero mirad. Este es el Nicer Dicer, una mandolina que dan ganas de comprar cada vez que la ves porque ¡lo hace todo! ¡ocupa poco sitio! ¡Sirve para todo!

nicer dicer botopro

Pero claro… a poco que busques…

nicer dicer

¿No os pasa? La teletienda todos tenemos la sensación de que es un poco timo pero al mismo tiempo es como las sirenas para Ulises: sabes que es malo, pero cuesta la vida resistirse.

Sara Palacios
Sara Palacioshttp://www.mamisybebes.com
Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!
RELATED ARTICLES

3 COMENTARIOS

  1. Yo tengo un tío que viajaba por trabajo y por lo visto dormía poco de noche en los hoteles, y acababa encargando cantidad de tratos de la Teletienda. Pues jura que alguno hasta le salió bueno ¡y útil! 😛

    • jajajaja yo no dudo que ALGO salga bien… el nicer dicer seguro que funciona de cojón pero claro, lo estás pagando a precio de chef cortándote las verduritas a mano en tu casa jajajaja

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.