domingo, mayo 29, 2022
InicioLifeStyleIdeas para que cueste menos la dichosa cuesta de enero

Ideas para que cueste menos la dichosa cuesta de enero

Terminamos el mes de enero sólo en unos días pero tenemos la sensación de que seguimos subiendo la dichosa cuesta de enero y aún nos queda por delante más cuesta que mes. Los gastos anteriores y posteriores a la Navidad y todo lo que va llegando cada mes a la cuenta corriente lo complican un poco más cada año y si este año tampoco nos ha tocado la lotería por estas fechas pues para qué queremos más, no quedan agujeros para seguir apretándonos el cinturón, ya los hemos usado todos.

Bueno, no seamos tan derrotistas, no todo está perdido y aún podemos organizarnos un poco sino para que la cuesta dure menos sí para que sea menos empinada y sobre todo, de cara a más que posibles nuevas “cuestas” como la de enero, vamos a prevenir males mayores.

Os traemos algunas ideas sencillas y algunas reflexiones para que cueste menos la dichosa cuesta de enero que puede alargarse más allá del mes que estamos a punto de terminar.

Lo hecho, hecho está

Esto es así, el pasado no podemos cambiarlo y los excesos tampoco.

Lo que sí podemos hacer es tratar de buscar cómo gastar menos en los próximos días, semanas y meses. Vamos a recortar gastos pero de forma más o menos equilibrada.

Lo mejor es clasificar los gastos que tenemos y organizarlos por categorías. Es evidente que aquellos que son básicos no vamos a poder tocarlos demasiado pero hay otros muchos, que iremos incluyendo en distintas categorías para organizarnos, de los que podremos ir reduciendo un tanto por ciento.

Podemos fijarnos un límite de reducción y obligarnos a mantenerlo, de este modo vamos tomando pequeñas decisiones que siempre suman y que poco a poco se pueden ir convirtiendo en un ahorro significativo si conseguimos alargarlas en el tiempo.

Vamos a suavizar la cuesta

No es muy factible que nos planteemos solucionar los apuros económicos de golpe, eliminar los excesos que hemos tenido en sólo unos días. Es una tentación pero es muy probable que no sea factible realmente.

Es verdad que al principio podemos sentirnos muy motivadas pero poco a poco, las restricciones excesivas puede que no podamos sostenerlas todo el tiempo necesario. Por eso es mejor suavizar la cuesta aunque haya que extenderla en el tiempo.

Haz un plan para recuperar tus finanzas a medio o largo plazo, ten en cuenta lo que podrías ahorrar cada mes y añade un poco más, un pequeño esfuerzo que puedas mantener durante más tiempo.

Si eso consigues que se convierta en una realidad, en tres meses notarás mucho menos la diferencia en tu día a día que si te hubieras aplicado una austeridad extrema durante menos tiempo. De hecho, si consigues mantener este nuevo ritmo más tiempo puedes no sólo recuperarte de los excesos pasados sino prepararte para que no sean tan dolorosos los posibles excesos futuros y esto es quizás lo más interesante.

Además puede que no sea difícil cambiar algunos hábitos que quizás no supongan un gran ahorro pero sí sean una ayuda para conseguir tu objetivo.

Es innegable que cualquier gesto por pequeño que sea que nos ayude a ahorrar energía es interesante y si hablamos de energía eléctrica con las subidas de precio que nos están regalando desde el año pasado aún lo es más.

Vamos a apagar los electrodomésticos de casa de verdad, vamos a olvidarnos de los botones de stanby. Puede que sólo suponga 5€ al mes pero al cabo del año serán 60€ y quizás eso no nos parezca tan poca cosa.

También estaría bien controlar el gasto de agua en casa con reductores de caudal o aireadores, si tenéis adolescentes en casa sabéis lo que puede suponer el tema del agua y las duchas.

Y ya puestos y aunque estemos justo ahora en los meses más fríos del año recuerda que por cada grado que bajes en el termostato te ahorrarás en torno a un 7% de la factura de la calefacción, que también es para tenerlo muy en cuenta.

Prevenir siempre es mejor que curar

Siguiendo con la línea del consejo anterior y porque sabemos que probablemente el mes de diciembre vuelva a ser un mes complicado en lo que a gastos se refiere, ahora es cuando podemos tomar medidas reales para evitar el caos económico.

Vamos a calcular más o menos cuanto nos hemos gastado el mes pasado, todo lo que hemos gastado de más e incluso los gastos fijos, vamos a sumarlo y vamos a tratar de crear un “monedero” independiente en el que ir metiendo pequeñas cantidades de dinero cada mes de cara al próximo mes de diciembre, de cara a las próximas navidades.

No hace falta agobiarse, no hay que frustrarse si cuando llegue diciembre no hemos alcanzado al cien por cien la cantidad prevista porque cualquier cantidad que hayamos logrado ya es una ayuda para evitar repetir la situación en la que nos encontramos ahora. Cualquier cantidad nos ayudará a que cueste menos la dichosa cuesta de enero el año que viene.

Hay muchos métodos para conseguir ahorrar aunque sólo sean pequeñas cantidades, a nosotras nos ha gustado el de los 6 frascos o los 6 sobres que consiste en dividir nuestros ingresos a primeros de mes e ir guardando el dinero en seis sobres o seis frascos para cumplir un único propósito cada uno de ellos.

Puedes hacerlo también en huchas virtuales de las que ofrecen los propios bancos en sus aplicaciones, no es complicado, solo hay que aplicarle un poco de tiempo en organizarse y después la cosa prácticamente funciona sola.

 

 

 

 

 

 

 

 

Pilar Fonseca
Pilar Fonsecahttp://www.mamasfulltime.com/
Primero fui mujer, después periodista, luego esposa y ahora además de todo eso madre. Esto último me obligó a reorganizar todo lo anterior. Me gusta escribir y comunicar. Disfruto con un buen libro, una buena película, una buena serie, un buen viaje y una buena charla con amigos. Podría alimentarme sólo de queso y chocolate acompañados de un buen vino, una que es mujer de gustos sencillos.
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ide