jueves, diciembre 9, 2021
InicioLifeStyle5 métodos para ahorrar ¿cuál es el tuyo?

5 métodos para ahorrar ¿cuál es el tuyo?

Una de las preocupaciones que toda familia tiene en algún momento de su vida (o del mes) es como conseguir ahorrar algo de dinero. Con todos los gastos del día a día: colegios, comedores, extra escolares, ropa… o las dos partes de la pareja tiene un buen sueldo, o es muy complicado que los ahorros vayan creciendo sin poner algún tipo de remedio.

Podemos ir poniendo nuestro granito de arena cambiando algunos hábitos o intentado ahorrarnos algunos euros en la factura de la luz pero, para todas aquellas que no acabáis de encontrar la manera eficaz de hacerlo, os traigo una serie de métodos para ahorrar que me han parecido muy interesantes.

El Kakebo, técnica japonesa

Este método tradicional japonés se trata principalmente de apuntar todos los gastos que uno tiene para poder organizarse mejor. En nuestro país lleva años siento todo un best seller, el cuaderno cuesta entorno a unos 17 euros, y a través de él, las personas toman consciencia de lo que gastan al mes y en qué se les va el dinero.

Al tenerlo todo apuntado, es fácil tener una visión de los gastos que pueden ser más prescindibles y en los apartados en los que puedes empezar a conseguir un ahorro.

ahorrar dinero

El reto de las 52 semanas

Ya sabemos que todo lo que lleve la palabra reto nos motiva mucho más pero, a la vez, nos va a suponer un esfuerzo. El reto de las 52 semanas lo ha viralizado Maria Pilar Amela de Ahorradoras.com que ha escrito incluso un libro en el que cuenta sus trucos para conseguirlo.

El método consiste en ahorrar la primera semana 1 euros, la segunda 2, la tercera 3 y así sucesivamente. Lo más difícil del reto son las últimas semanas en las que hay que ahorrar 40 y 50 euros pero el resultado merece la pena. Al final de las 52 semanas en nuestra hucha habrá 1.378 euros, casi nada.

Si crees que te va a costar, Maria Pilar propone varias alternativas para que sea más sencillo. Puedes empezar ahorrando al revés, en orden descendente. De esta manera, cuando mayor esfuerzo económico hay que hacer, es cuando más motivada estarás y más preparada. Otra opción es preparar una lista con las 52 semanas e ir alternando el ahorro. Puedes ir tachando las cantidades que vas ahorrando y en un mes puedes ahorrar 1, 5, 20 y 52 euros, por ejemplo que harán menos roto que 49, 50, 51 y 52 ¿no crees?

Método 50/20/30

Un método creado por Elisabeth Warren y que lleva años siendo de los más populares a nivel mundial. Lo que ella propone es dividir tus ingresos en tres grandes bloques y, de esta manera, destinar una parte de ellos para cada finalidad.

Gastos básicos: el primer bloque sería el de los gastos básicos y para ellos debes guardar el 50% de tus ingresos. Estos serían vivienda, facturas, alimentación, transporte, etc. es decir, los gastos diarios que todos tenemos.

Ahorro: y éste es el punto importante, un 20%. Es decir, un 20% de tus ingresos debes enviarlos directamente a ahorro. Si sabes en que te los vas a gastar perfecto, si no, esta opción es muy buena porque una vez que empiezas a presupuestar una parte de tus ganancias para ahorro, tendrás un buen colchón económico.

Gastos personales: por último, el 30% restante será para tus gastos, para ocio, regalos, formación… una parte básica para tener dentro del presupuesto.

La hucha con destino

Quizá uno de los métodos más viejos y que más funciona. Elige en que vas a querer gastarte el dinero que ahorres, unas vacaciones en la playa, un coche nuevo, un smartphone de última generación… en casa por ejemplo, nuestra hucha tiene como destino Disneyland París así que los niños colaboran bastante en rellenarla porque están emocionados.

Una vez que tienes el destino escogido, decide como vas a llenarla. Con todas las monedas de 50 céntimos que pasen por tus manos, las de 2 euros, cada vez que cambies un billete guardando un euro para la hucha, con las monedas que tengas sueltas al final del día o de la semana… Es muy importante que escojas una opción y seas perseverante con ella. Cada vez que tengas una moneda de dos euros en tus manos, tendrás que guardarla para la hucha, por ejemplo.

Después sólo tendrás que esperar y cuando lo llenes, te sorprenderás de la cantidad de dinero que has ahorrado sin apenas darte cuenta.

El método de los sobres

Sin duda este es uno de los más antiguos y más complicados de poner en práctica hoy en día en el que e difícil ver el dinero de forma material pero, desde luego, es uno de los más efectivos.

Se trata de coger diferentes sobres y nombrarlos con los gastos que sueles tener. Uno por ejemplo con gastos fijos (hipoteca, facturas, …), otro con alimentación, otro con ocio, etc. Finalmente, uno de los sobres debe llamarse «Gasto mensual» y en él introducirás el dinero que te sobre.

La clave de este método es intentar no tocar el sobre de «Gasto mensual» y que todo lo que esté ahí se convierta en el dinero que ahorras ese mes.

Si decides poner en práctica este método mi consejo es que no hagas sobre de los gastos fijos y que directamente, pases el dinero a una cuenta para ellos. El resto, «ocio», «alimentación»… si puedes ponerlos en sobres y será algo muy visual.

¿Has probado alguno de estos métodos?, ¿qué es lo que te funciona a ti? te animo a que nos lo cuentes en comentarios para que nos sirva de ayuda e inspiración a las demás.

Imágenes: Pixabay

Maria Jardónhttp://www.mariajardon.com
Soy periodista, Comunnity Manager y madre de dos pequeños terremotos. Me encantan las redes, escribir y compartir todo lo que se me pasa por la cabeza. No me dan miedo los retos, así que estoy deseando dejar salir mi parte más femenina para hablar sobre temas que nos interesan a las mujeres de hoy en día y, como no, deseando pasar un buen rato con vosotras.
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto
Ruth on Tu trip