Once hábitos ecológicos con los que ahorrarás

18

Últimamente ya no se escucha tanto pero lo cierto es que, si queremos dejarle un buen legado a nuestros hijos, tenemos que cuidar el planeta mucho más de lo que lo hacemos. Quizá pienses que tu no puedes hacer nada, que si no hacen nada los que tienen poder no hay nada que hacer. FALSO. Cada uno de nosotros tenemos mucho que aportar, podemos poner nuestro pequeño granito de arena para contribuir al cuidado de nuestro entorno.

A continuación os cuento algunos hábitos que podemos poner en práctica en nuestro día a día y con los que, además de cuidar el medio ambiente, ahorrarás. ¿No te parece la combinación perfecta?

Imagen Tante Tati (Pixabay)
Imagen Tante Tati (Pixabay)

1. Cerrar el grifo mientras te lavas los dientes o las manos.

Esto cada vez lo tenemos más interiorizado, pero mientras que te lavas las manos, los dientes o te enjabonas en la ducha, el grifo siempre tiene que estar cerrado. Ten en cuenta que puedes llegar a consumir 10 litros de agua totalmente innecesarios. Lo mismo pasa cuando estás lavando alguna verdura o fregando los platos. De hecho, el lavavajillas consume menos agua que lavar los platos a mano (esto por más que se lo repito a mi madre no acaba de creérselo).

ducha

2. No al baño

Otra manera de ahorrar agua es dejando de lado el baño y optando por darnos duchas. Además de ahorrar agua, con la ducha podemos gastar unos 30 litros mientras que con un baño puedes consumir hasta 100 litros, también ganaremos tiempo ya que está opción es mucho más rápida. Todo ventajas.

lavadora llena

3. Las cargas siempre llenas

Las lavadoras, lavavajillas y si tienes, la secadora, ponlas a funcionar con cargas completas. Consumen mucha electricidad y agua, por lo tanto, es mejor esperar a tener suficiente ropa sucia para llenar una lavadora  que ponerla cuando está a la mitad, incluso aunque pongas ciclos más cortos.

dvd stand by

4. No al consumo fantasma

Cuando no los estamos utilizando, es importante que desenchufemos los aparatos eléctricos de la red. Aunque estén apagados, al tener los aparatos en Stand by siguen consumiendo. Los cargadores del teléfono, los dvd´s la televisión, el microondas… Para esto, una buena solución es comprar las típicas regletas que puedes poner en On y Off, así lo tendrás controlado.

Imagen Jaula de Ardilla
Imagen Jaula de Ardilla

5. Descongela los alimentos en la nevera

En lugar de sacarlos sobre la marcha y ponerlos bajo el grifo (gastando agua) o en el microondas, la mejor manera de descongelar un producto es poniéndolo la noche anterior en la nevera. De esta manera, además de conseguir descongelarlo sin gastar y sin cortar la cadena del frío lo que hará que se conserve mejor, estarás ahorrando electricidad ya que ayudará a enfriar la nevera.

reciclar

6. Recicla

Ya estamos muy concienciados con la importancia del reciclaje, de hecho, hay ciudades en las que te multaban incluso si no lo hacías. Y es que, cuanta menos basura generemos mejor, ya apenas hay espacio para almacenarla. Pero además, es importante saber que hay muchos productos que pueden tener una segunda vida útil y es una pena desperdiciarla.

bolsa reutilizable

7. Llevar bolsas a la compra

El primer supermercado que puso esto en marcha y recibió muchas críticas por ello fue Carrefour, hoy en día, lo hacen muchos supermercados. Acostúmbrate a llevar tus propias bolsas y, aunque en el establecimiento te las den, no las cojas.

Imagen BuckyLastard (Pixabay)
Imagen BuckyLastard (Pixabay)

8. Utiliza bombillas de consumo eficiente

Consumen hasta un 20% de energía menos y pueden durar hasta ocho veces más que las normales. Esto no sólo será bueno para el medio ambiente, si no también para tu bolsillo.

Imagen Kaboompics (Pixabay)
Imagen Kaboompics (Pixabay)

9. Frena tu consumismo

Nos bombardean con publicidad y picamos muchas veces, hoy en día es raro el hogar en el que se compra lo necesario para vivir. Lo más normal es tener alguna cosa que apenas se utiliza, que nos ponemos solo una vez, comida que se nos caduca, juguetes que se quedan pequeños sin haberlos usado apenas…mentalízate y compra sólo lo que necesites.

Fotografía: Jaula de ardilla
Fotografía: Jaula de ardilla

10. Consume tus productos

Esta muy de moda y por eso, hoy en día puedes plantar tus propias verduras prácticamente en cualquier sitio gracias a los huertos urbanos. Planta tus tomates, tus lechugas, tus zanahorias…son todo ventajas. Comerás más sano, ahorrarás y sobre todo, te sentirás muy satisfecha sabiendo que lo que comes, lo has sembrado tu. Si te animas a introducirte en la horticultura, una web en la que encontrarás muy buenos consejos es La huertina de Tony.

 

Imagen Topinspired.com
Imagen Topinspired.com

11. Anímate con el DIY

No me refiero a que te pongas a hacer crochet o a hacer tu propia ropa (que si se te da bien eso que te ahorras y que ganas) si no, a que antes de tirar algo, te preguntes si puedes utilizarlo para algo. Unas bombillas viejas pueden ser perfectas para decorar, unas botellas pueden ser unos jarrones muy originales, los botes de cristal pueden tener mil usos e incluso, puedes hacer piezas de decoración con tapones de plástico. Date una vuelta por nuestro panel de Pinterest y descubrirás ideas muy interesantes.

¿Ya ponías estos hábitos en práctica? si no es así, te animo a que empieces con ellos y verás como tu economía familiar lo nota, pero sobre todo, lo notaremos todos.

18 COMENTARIOS

  1. Creo que hasta el punto del huerto ecológico, más o menos contribuyo a la sostenibilidad del planeta. El huerto me encantaría, pero mi espacio es cero. ya lo del DIY…va a ser que no!!

  2. Reciclo, me ducho, la lavadora, secadora y friegaplatos a los topes, bolsas de la compra reutilizables, casi siempre, porque hay veces que vienes del trabajo y dices, ah!!! me falta esto y esto otro y no sé que más, y ese día no llevas ninguna bolsa extra en el bolso, para llevarlo todo.
    En fin que menos lo del huerto ecológico todo. Lo del DIY aún me estoy formando y poco hago, pero lo de las botellas para jarrón o por ejemplo, los botes, para cocinar y sirvan como tuppers para salsas o cosas así, lo que quieras.

    Saludis

  3. Pero que bien sienta lo de:
    Bajar al super, cargar el carro hasta los topes y que la cajera te pregunte:

    – Necesita bolsas????
    – No, no, (faltaría)

    Eso, por supuesto, si no te llevan la compra a casa, que es un lujo, aunque pasará lo siguiente:

    El repartidor hará su entrada triunfal, cuando menos te lo esperes, cargado de cajas hasta los topes, y de ahí florecerán miles de bolsas repletas de cosas, con su doble o triple nudo, lo que te obligará a tirar de cuchillo jamonero para poder abrirlas…así que las bolsitas (unas 100) caerán directamente al cubo amarillo….(del olvido)

    – ¡vaya por Dios¡ ¡Se fue al carajo el hábito ecológico¡

    Saludox chicas……y un beso ecológico….

    • Jajajaja si que sienta bien si. Es verdad, cuando pides que te lleven la compra es imposible abrir esas bolsas, al final hay que acabar echando mano de tijera sí o sí.
      Gracias por tu comentario y un beso de vuelta 😉

  4. Reciclar es lo que peor llevo.. Pero lo del agua no sé, es una manía, siempre lo.Cierro y si hay alguien a mi lado que no lo hace,se lo cierro también. Gracias a los abuelos tenemos huerto y es una maravilla, mejor sabor, más económico…

    • Reciclar es encontrar la fórmula que te resulte cómoda. Si tienes las bolsas por ahí atravesadas acabas sin hacerlo…ánimo :-). Que suerte con lo del huerto, la verdad es que se nota muchísimo

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre