La música de la vida de… Leticia

3

Confieso que cuando esta redacción decidió que este verano sería el de las canciones de nuestra vida me dio miedo porque no supe si sabría parar. Y es que, aunque mi compañera Merak creyó que su edición sería la más cutre (adoro varias de sus canciones), me temo que es posible que le quite el puesto. Mi música es ecléctica y cambiante según el momento en el que esté, así que aquí os dejo mis cancioncillas… espero que os gusten

Perdido en mi habitación, Mecano

No sé por qué a mi hermana y a mí nos dio un flipe total con esta cinta (si no sabes qué es una cinta quizá tampoco sepas quiénes son Mecano) y hasta nos hicimos una coreografía con esta canción. Aún puedo vernos Sombra aquí y sombra allá… estábamos en el colegio aún.

The Fool On The Hill, The Beatles

Corrían los años 90 y mi amiga Ana me descubrió dos cosas: el baloncesto y Los Beatles. El primero de los dos acontecimientos sirvió para paliar mi vena mitómana y enamorarme de un Alfonso Reyes (sí, el hermano de Felipe) que aún jugaba en Estudiantes como una pava quinceañera (vamos, lo que era). El segundo, para colgarme de las letras de Los Beatles. Confieso que me ha costado elegir entre esta y Nowhere Man, ambas muy acordes con mi sentimiento romanticón de… pava quinceañera.

Tú por mí, Christina y los Subterráneos

Esta canción está en otra de las cintas que me harté de escuchar en los años 90 (Que me parta un rayo) pero tomó su significado real varios años más tarde, cuando encontré a Ruth esa hermana que me dio la vida, que lo hace todo por mí y por la que yo hago lo que sea necesario. Tanto es así que sonó el día de mi boda en 2011 mientras le entregaba mi ramo de novia como recuerdo (y sí, al fin la he casado).

Smooth, de Carlos Santana ft. Rob Thomas

Y finalizamos los 90 la protagonista del anterior corte y yo montándonos unos bailecitos en el Cómix, en los bajos de Argüelles de Madrid, al son de esta canción. Mira que nos gustaba…

Rayando el Sol, Maná

Esta fue la canción de un verano en Sanxenxo en el que todas las noches acababan al amanecer. Siempre que la escucho me pongo nostálgica, con una sonrisa tonta, y nos recuerdo a Marta y a mí a voz en grito en su coche de regreso a casa viendo el sol rayar el horizonte en su salida. Cuántos sueños en aquellas gargantas.

At your side, The Corrs

Esta es una canción de dos que pasó a ser de tres, la que refleja nuestra manera de ser amigos, la de estar en todas, en las buenas y en las malas. Esta es la canción de Jose y Ruth (ella tiene tres, beneficios de haber llegado antes) y siempre que la escucho pienso en ellos (y me alegro de que sigan estando en mi vida).

Escucha atento, Laura Pausini

Finales de 2004, primeros de 2005 y esta vez sí en CD. Una ruptura sentimental de esas que necesita banda sonora. Me puse este CD de Laura Pausini (quien, por cierto, estaba pasando por lo mismo que yo en su vida real) y me reconocí en cada canción, aunque con eéta es con la que me sentí identificada punto por punto.

Dulce Locura, La oreja de Van Gogh

Otra con la que entré en bucle. Si la escucháis seguidita a la anterior lo entenderéis todo.

Te regalo, Carlos Baute

El amor volvió a mi vida a finales de 2005 y me puse romanticona. Baute casi ni me gusta pero esta canción llegó en el momento adecuado. Siempre que la escucho pienso en mi chico y en el bonito inicio de nuestra relación.

Beautiful, Marillion

Un día, tumbados en el sofá de la casa de sus padres, mi chico me puso esta balada rock y un escalofrío recorrió mi espalda. Varios años después, sonrientes y vestidos de domingo, la bailamos juntos celebrando el amor con nuestros amigos y familiares. Este fue el no-vals de nuestra boda.

Cómo hablar, Amaral

Cierro mi selección con la canción que más veces he oído, con la que se apagaban algunas noches las luces de ese Cómix del que os hablaba antes, que es como el hilo conductor de mi vida porque me refleja perfectamente cuando estoy enamorada y que fue la primera nana que le canté a mi hijo porque las madres modernas no sabemos canciones de cuna.

Comparte
Artículo anterior¿Tú no tienes papá, mamá?
Artículo siguienteAdoras Suecia y no sólo por Ikea

Soy Leticia la mamá de Ojazos desde 2013, mujer desde 1978. Siempre corriendo y con mil cosas en la cabeza para hacer pero con poco tiempo para llevarlas a cabo. Escribo en Esto no es como me lo contaron y Las Letras de Let porque es lo que más me gusta hacer en el
mundo. Activa, habladora y comprometida, cabezota y risueña vivo en una permanente contradicción. Necesito contar las cosas que me pasan para que no se me enquisten en alma.

3 COMENTARIOS

  1. Que cierto la ultima frase! Ole por las canciones modernas a modo de nana 😉
    La verdad que creo que cada uno tiene una seleccion musical muy personal (si le gusta la musica, claro) relacionada con cada etapa se su vida.
    A mi tb hay canciones de artistas que no me gustan nada pero esa cancion concretamente si que tiene significado para mi.
    Una confesion: el vals de mi boda fue una balada de los Beatles, no te digo mas!

  2. Pues que me encanta a mi tu selección. Y más que por las canciones en si, es por los motivos por los que las elegiste, esos si que son únicos, aún compartiendo canción favorita. Y es que la música es vida. Tiene un poder único, evoca emociones y cura el alma.
    Es bonito esto de escribir la banda sonora de tu vida, creo que como no tengo blog lo haré igualmente en papel ;).
    Para finalizar te diré que seguro que hemos bailado esas canciones juntas en el Comix, sin saberlo!, pero por suerte la vida nos ha hecho bailar juntas y ya solo nos falta ponerle una canción 😉
    Muacks!

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre