miércoles, junio 29, 2022
InicioMaternidadConsejos para cuidar el pelo rizado de los niños

Consejos para cuidar el pelo rizado de los niños

El otro día una madre me preguntó que cómo hacía yo para cuidar el pelo rizado de mi hija. Ella tiene el pelo liso y su hija tiene un pelo rizado precioso, con ese rizo pequeño que parecen caracoles y me di cuenta de lo difícil que es para una persona que no tiene este tipo de cabello, saber los pasos que debe seguir para cuidarlo correctamente. En mi caso, siempre he tenido el pelo rizado y mi madre pasó por eso. Cuando era pequeña no había internet y conseguir información sobre cualquier tema no era tan sencillo como ahora, así que no quiero pensar la de veces que mi madre pensaría que hacer con mi pelo. Lo que yo recuerdo es que solía peinármelo todos los días y me dejaba al más puro estilo Mafalda.

Este tipo de cabello requiere un cuidado diferente porque es más fácil que se seque. Vamos a intentar ver algunos consejos para cuidar el pelo rizado de los niños, sencillos y que puedan facilitar este proceso a todas esas madres o padres que no saben qué hacer para peinar a sus hijos.

1. Desenreda el pelo solo húmedo

A los niños que tienen el pelo liso hay que peinarles todos los días, sin embargo, el momento de desenredar el pelo rizado es en el baño, cuando se está lavando el pelo y, a ser posible, cuando tiene un acondicionador aplicado porque será la mejor manera de evitar los tirones.

El resto de días, se le puede dar forma a los rizos con un poco de agua, o disolviendo un poco de gomina apta para los más pequeños con agua para que se marquen más los caracoles y, en caso de que hubiera que peinar de nuevo, lo ideal es humedecer el cabello y aplicar algún spray desenredante sin lavado para evitar los tirones.

2. Utiliza un peine especial para pelo rizado

Las características de este tipo de cabello son muy diferentes a las del liso, por eso es importante utilizar un peine específico para él. Hay muchas opciones de cepillos anti tirones que es algo básico. En casa utilizamos el Tangle Teezer del que hay muchas versiones y que puedes encontrar en grandes superficies. Además, hay algunos diseños que encantarán a los más pequeños de la casa.

3. Utiliza un champú específico para pelo rizado

Esto es muy importante porque son más suaves y no dañan la estructura ni la textura del rizo. Además, es importante no lavar el pelo todos los días, simplemente cuando esté sucio porque sino, se resecará más y lo debilitará. Son muchos los champús que se pueden encontrar en el mercado pero lo ideal es buscar alguno que sea lo más natural posible.

4. Utiliza acondicionador especial para niños de pelo rizado

Igual de importante que el punto anterior es usar un acondicionador apropiado. Es básico hacer este paso cada vez que les lavamos el pelo para poder desenredarlo sin tirones. Eso sí, salvo que sea sin aclarado, se debe aclarar bien a continuación. Además, el acondicionar aportará al cabello la hidratación necesaria, algo que cobra más relevancia en este tipo de pelos que suelen tender a la sequedad y al encrespamiento.

5. Nunca peinar en seco

Peinar el pelo rizado es más complicado que el pelo liso y suele ser bastante más molesto para los niños. Por ello, el mejor momento para hacerlo es cuando está mojado y con el acondicionador puesto durante el baño. Además de para evitar los tirones, si peinamos el pelo en seco desharemos los rizos y el pelo quedará hinchado y sin los característicos caracoles (tipo Mafalda como comenté anteriormente).

6. Peinar en seco con un spray o con agua

Si quieres utilizar cepillo con el pelo seco utiliza algún spray desenredante sin aclarado y échaselo antes de meter el cepillo. Sin embargo, mi recomendación es que, si el rizo ha perdido su definición durante el descanso nocturno, te mojes las manos con agua y con ellas vayas dándole forma a los rizos. Con movimiento de abajo hacia arriba ve cogiendo el pelo y presionándolo ligeramente para que se redefina la onda.

Otra opción es disolver gomina para niños con agua en un bote y pulverizarlo sobre los rizos. Después, utilizar también las manos para darle forma, quedarán muy naturales y muy definidos.

En alguna ocasión alguna peluquera me ha recomendado un producto a base de aceite para hacer lo mismo pero sin el agua. Lo he probado y queda bastante bien pero el pelo aguanta limpio menos tiempo. Yo salvo en ocasiones especiales, suelo apostar por el agua sola.

7. Utiliza accesorios especiales para pelo rizado

En este caso no debemos dejarnos llevar tanto por los accesorios de moda como por los que son más apropiados. Las gomas de pelo que son demasiado finas pueden romperles el cabello además de hacerlos mucho daño y que los lloros estén asegurados. Apuesta por coleteros revestidos en tela o algodón que sean suaves y no se enreden fácilmente.

8. Ayúdale a que se enamore de sus rizos

Peinar este tipo de cabello es más complicado que el liso y es fácil que se nos escape algún “no sé que hacer con este pelo que tienes” o “no hay quien peine este pelo” lo que es un gran error. Este tipo de comentarios puede hacer que le coja manía a su pelo y no se acepte tal y como es. Es muy importante ayudarles a querer sus rizos, hacerles ver las ventajas que tiene su pelo (por ejemplo, pueden alisarlo siempre que quieran) a pesar de que necesiten algo más de dedicación.

Cuidar el pelo rizado de nuestros hijos no es tan complicado pero es importante conocer las necesidades que tiene. Espero que este artículo os sirva de ayuda y, si tenéis alguna pregunta o algún consejo que creáis que he pasado por alto, me encantaría leerlo en los comentarios.

Maria Jardón
Maria Jardónhttp://www.mariajardon.com
Soy periodista, Comunnity Manager y madre de dos pequeños terremotos. Me encantan las redes, escribir y compartir todo lo que se me pasa por la cabeza. No me dan miedo los retos, así que estoy deseando dejar salir mi parte más femenina para hablar sobre temas que nos interesan a las mujeres de hoy en día y, como no, deseando pasar un buen rato con vosotras.
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.