miércoles, diciembre 8, 2021
InicioMujer ActualConciencia feminista

Conciencia feminista

Yo soy feminista.  Tengo conciencia feminista. Podría hacer mías las palabras de mi compañera Sara en ¿Por qué tenemos miedo al feminismo? cuando decía:

Yo soy feminista. Tengo mis contradicciones por supuesto y no soy perfecta: a veces hago cosas que parece que no lo sean. Pero el feminismo lo que pide es libertad para poder ELEGIR. Elegir si pintarte, si maquillarte, si vestir así o así. El feminismo es libertad de ELECCIÓN».

Para luego continuar explicando que es feminismo…

  • Considerar que por un mismo trabajo tienes que cobrar lo mismo.
  • Que nadie tiene derecho a decirte lo que puedes o no puedes llegar a ser.
  • Que nadie tiene que sentir miedo por ir sola a casa.
  • Indignarte cuando se cosifica a las mujeres y sólo se las valora por su aspecto físico.
  • Pensar que tu marido no te ayuda en casa, sino que es tarea de los dos.
  • No sentir que eres menos por ser mujer.

miedo al feminismo, las chicas del cable

Este artículo, nacido de una imperiosa necesidad tras las declaraciones de los protagonistas de Las chicas del cable, no debió de ser leído por Paula Echevarría. Y digo que no debió leerlo porque poco después la actriz daba unas declaraciones en la presentación de un producto en las que afirmaba  que no hay que ser «machista ni feminista, ante todo somos personas».  Y, claro, después de eso las redes ardieron y se escribieron letras y letras acerca del no feminismo de Echevarría.

Cuándo se despertó mi conciencia feminista

Mi conciencia feminista despertó un tiempo después del nacimiento de mi hijo. Cuando comenzaron los problemas de conciliación, cuando me enfrenté a sacarme leche en el trabajo sin saber muy bien si había alguna ley que me amparara al hacerlo habiendo acumulado previamente las horas de lactancia. Lo cierto es que aún sigo sin saberlo. Pero sí creo que, cuando llegue una futura ley de conciliación de verdad, esto debería estar contemplado. Porque de no hacerlo siempre será un favor que te hagan y que puedan robarte cuando menos lo esperes.

Mi despertar de la conciencia feminista ha ido muy de la mano de la maternidad. Como si mi despertar mamífero agitara hasta el último cimiento de mí y me abriera los ojos. Conocer la responsabilidad que supone ser modelo para un pequeño obró el cambio. Cuidar mi lenguaje y mis expresiones, así como mis comportamientos es algo que me preocupa -mucho más- desde 2013.

conciencia feminista

Por qué es necesario el feminismo

Como decía Sara en su artículo, estoy muy lejos de ser una experta en feminismo. Sabría decir muy poco acerca de oleadas, de corrientes o teorías. Pero sí sé acerca de lo que ocurre a mi alrededor:

  • Veo a diario cómo se ningunea la opinión de mujeres.
  • He vivido cómo buenísimas profesionales han sido apartadas de sus puestos por pedir una reducción de jornada, algo que hacemos nosotras mayoritariamente.
  • Tengo amigas que viven en la desquiciante dualidad de querer disfrutar de su carrera pero también de su maternidad y no poder hacerlo. Porque saben que si piden un cambio de horario ese cargo de responsabilidad será para otrO. Y pongo la O en mayúscula para que quede claro que será un hombre.
  • Las noticias cuentan cómo nos cosifican y nos violan y nos matan como las posesiones que se nos presupone.
  • Leo informes que cuentan que en muchos lugares del mundo se nos sigue mutilando , para no dejarnos ser dueñas ni de nuestro placer sexual.
  • Palabras como corresponsabilidad siguen sonando a chino.

Por todo ello, y muchas cosas más que me dejo en el tintero, sigue siendo necesario el feminismo.

conciencia feminista
Álbum reivindicativo Mujeres, de Isabel Ruiz

La notoriedad y la responsabilidad

Aquellas personas con notoriedad deben ser conscientes de su responsabilidad. Cada mensaje que emiten, como hemos visto ahora en el caso de Echevarría o en el pasado en el de Cristina Pedroche,tiene una amplia repercusión. Tienen un potente altavoz para emitir sus mensajes. De hecho, esa es una de las razones por las que se las invita a presentar productos nuevos.

Para afirmar algo de forma tan tajante hay que estar informado y saber de lo que se habla. No basta con quedarse en la creencia, en la suposición, porque eso no es real. Con una simple búsqueda en el diccionario, aunque algunos de los señores de la RAE piensen lo contrario, ya queda claro que el feminismo no va de menospreciar a los hombres. Solo va de ser iguales. De mismas oportunidades y mismos reconocimientos.

conciencia feminista

Decía Echevarría que ya no hace falta estar en las barricadas. Creo que se equivoca. Dejo aquí un ejemplo reciente: una mujer  ha denunciado acoso sexual en Mercamadrid -una empresa pública, por cierto-. Dice la noticia:

La trabajadora ha explicado que los compañeros fantaseaban con asaltarla y se lo contaban».

Y comparto algo que he vivido esta misma tarde. En la actuación final del coro en el que canta mi hijo les han regalado unos tubos de sonido. Eran de colores. Cada uno ha ido eligiendo por orden el color. El último tubo era rosa. El último era un niño. Ha dicho que no quería el tubo rosa y se ha negado a cogerlo cruzándose de brazos. Entonces, otra mamá ha obligado a su hija, que había elegido el amarillo, a quedarse con el rosa. Porque, claro, el niño no podía tener un tubo rosa, el rosa es de niñas. ¿Adivinas quién se ha quedado llorando? Por esto hay que tener conciencia feminista.

Te animo a contar por qué eres feminista en redes con el HT #yosoyfeminista. Cambiemos las cosas. Hagamos mejor el mundo.

Let B. Díazhttp://estonoescomomelocontaron.com/
Soy Leticia la mamá de Ojazos desde 2013, mujer desde 1978. Siempre corriendo y con mil cosas en la cabeza para hacer pero con poco tiempo para llevarlas a cabo. Escribo en Esto no es como me lo contaron y Las Letras de Let porque es lo que más me gusta hacer en el mundo. Activa, habladora y comprometida, cabezota y risueña vivo en una permanente contradicción. Necesito contar las cosas que me pasan para que no se me enquisten en alma.
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto
carmen hdez on Ay cuándo seas madre…