domingo, mayo 22, 2022
InicioLifeStyleEmigrar con hijos: 5 razones fabulosas

Emigrar con hijos: 5 razones fabulosas

emigrar con hijos
Emigrar con hijos, todavía más divertido 🙂

Parece que emigrar siendo joven y sin compromiso es toda una aventura, mientras que hacerlo con niños puede convertirse en un drama épico… Bueno, ya te digo que lo contrario también puede ser cierto.

Como todas las cosas, todo es ponerse. Y aunque en principio pueda parecer que irse a vivir a otro país con niños va a ser una cosa terrible, en realidad, el drama lo montas tú, porque ellos, para tu sorpresa, van a estar la mar de bien. Y te aseguro que están forjando carácter. Que ya te gustaría a ti haber tenido las experiencias y el saber estar que tus hijos van a tener.

Emigrar con hijos. Lo que les aporta

Entre otros muchos rasgos positivos destacados por estudios realizados por no-sé-quién en no-sé-donde, tus hijos van a ser más capaces de integrarse en nuevos círculos, van a tener mentes más abiertas, van a ser capaces de afrontar problemas de forma resolutiva, se ilusionarán por los cambios en lugar de recibirlos con terror y, si todo sale como está previsto, habréis creado unos lazos fantásticos entre vosotros. ¡Un chollo vamos! (Si es que el que no se consuela es porque no quiere).

Capacidad de integración

emigrar con hijos

Sabes aquello de que aprendemos por imitación ¿no? ¿NO? Bueno, pues tus hijos sí que lo saben. Lo tienen claro y cristalino y, mientras tú te repites sin cesar el mantra “Allá adonde fueres, haz lo que vieres”, ellos ya están chapurreando, copiando gestos o expresiones e integrándose en su entorno que ríete tú de los camaleones azules. Deja de decirles cómo han de hacer las cosas y copia lo que hacen ellos: aprender por imitación. Luego, ya en tu casa meditas y reflexionas si lo aprendido te va o no te va, si has de poner en crisis tus creencias o no. Pero, de entrada, observa y aprende igual que hacen ellos.

Apertura de mente

emigrar con hijos

Entenderán culturas diferentes, verán lo diverso que es el mundo. Que aquí puede estar bien una cosa y en otro lugar ser correcto lo contrario. Verán lo absurdo que es ser categórico. Aprenderán a considerar que lo contrario puede ser también aceptable y, a falta de argumentos convincentes, buscarán sus propias razones para validarlo. En definitiva, a falta de verdades inamovibles, no les quedara más remedio que ejercer su capacidad crítica. Qué bien ¿no? Serán (tendrán que ser) más tolerantes y estar dispuestos a comprender opiniones contrapuestas. (Eso es así excepto cuando le dices a tu hijo que baje del sofá, que en su “mente abierta” no le cabe ¡que en el sofá no se salta! Pero bueno. Sigamos viendo ventajas, que eso igual es simple sordera selectiva).

Refuerzo del núcleo familiar

emigrar con hijos

Los abuelos no están, los tíos tampoco y aunque los echamos muho de menos (y esto pertenece más a las desventajas que a las ventajas) sí que podemos encontrarle un rasgo positivo. De alguna manera, toda la vida familiar gira en torno a la pequeña familia. Las excursiones, las pelis en el cine, las conversaciones. Cuando tú, adulto, has de aprender el idioma y tus hijos te toman la delantera, sin haber asistido a la mitad de cursos que tú, eso os pone en una situación curiosa. Pulir una lengua extranjera (con la que llevas años peleándote) de la mano de tus hijos es la bomba.

Solución de problemas

emigrar con hijos

No es que quedándote en tu país no vayas a tener problemas, pero digamos que, si te vas a otro, ¡no vas a tener menos! Eso seguro. Prueba a cambiar de cole, de barrio, de amigos y que encima nadie te entienda… ¡ni tú entiendas a nadie! ¿No te parece que si sales de ese atolladero, podrás afrontar cualquier situación? No es fácil, pero los chavales encuentran recursos. Encuentran maneras de hacerse entender, encuentran formas de hacer amigos más allá de la lengua. Son solucionadores de problemas natos y esta situación les estimula todavía más a poner en práctica esa habilidad (que con el tiempo se nos anquilosa).

Actitud positiva ante los cambios

emigrar con hijos

Los cambios y novedades pueden ser sorprendentes, maravillosos, excitantes. Creo que esto es algo que aprenden rápidamente los niños que cambian de país. Eso no quiere decir que no haya dificultades. Pero el superar esos obstáculos iniciales y la satisfacción que proporciona… te hace querer más. Más retos, más novedad. Pienso que exponerse a situación diferentes genera una actitud positiva frente a los cambios. Y, sobretodo, ayuda a comprender que nada (ni lo bueno, ni lo malo) es para siempre (que es uno de los mejores aprendizajes que podemos hacer). Que ya sabes que nunca te bañarás dos veces en aquel río.

Bueno… y de las desventajas ya, si eso, hablamos otro día ¿vale? 😉

Fotos: Pixabay

Nuria Puig
Nuria Puighttps://nurananu.wordpress.com/
Mi nombre es Nuria pero, donde vivo, tienden a llamarme Julia. He tirado la toalla y, si me llamas Julia, también me giraré. He trabajado en construcción y en educación pero lo que hace que me olvide de comer y de beber es: escribir. Voy por la vida con Gorro y a lo Loco
RELATED ARTICLES

3 COMENTARIOS

  1. Me encanta!!! mi marido siempre dice que le encantaría que nos fuéramos a vivir fuera de España y a mi, aunque a veces me apetece, otras veces me da un perezón….

  2. En mi caso, soy yo la que dice que nos vayamos unos años al extranjero… Pero creo que tendremos que esperar a la jubilación!!
    Visto como Nuria, puede ser hasta bonito. Aunque he leído las frases con su tono irónico de fondo… Ja,ja,aja,aja. Sí, creo que sería muy bueno para mis hijas, eso seguro.

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on