lunes, enero 17, 2022
InicioOcioEl brownie, muerte por chocolate

El brownie, muerte por chocolate

Ya os hablé de él en alguna otra ocasión. Mi receta estrella, sin duda, es el brownie de chocolate. Allá donde lo llevo triunfa, así que, a base de recoger elogios, he acabado creyéndome que realmente MI brownie es la bomba. Y como, parafraseando a Sara Palacios, «compartir es vivir», yo voy a haceros partícipes de mi mayor secreto culinario -¡con vídeo y todo! para que no os quejéis-.

brownie-3

La receta original está en el blog El monstruo de las galletas, una página que me encanta y os recomiendo aún a riesgo de que me acuséis de fomentar vuestra ingesta calórica. He hecho este postre decenas de veces y he ido perfeccionando la técnica y son precisamente esos pequeños detalles que lo hacen irresistible lo que comparto aquí con vosotros. Entre ellos se incluye una modificación para convertirlo en apto para celiacos.

Ingredientes

  • 250 gr. de mantequilla
  • 200 gr. de chocolate
  • 4 huevos
  • 300 gr. de azúcar
  • 120 gr. de harina
  • 100 gr. de nueces

Elaboración

  1. Derretir al baño maría 160 gramos de chocolate y la mantequilla, revolviendo hasta que esté muy bien integrado.
  2. Por otra parte, remover los huevos y mezclarlos con el azúcar.
  3. Integrar las dos mezclas.
  4. Incorporar la harina (tamizada) y remover todo bien.
  5. Desmenuzar -no demasiado- los 40 gramos de chocolate que nos quedan con un cuchillo (esos «tropezones» se fundirán en el horno) y añadirlos a la masa.
  6. Incorporar las nueces.
  7. Verterlo en un molde lo suficientemente grande como para que el brownie no quede demasiado grueso.
  8. Precalentar el horno a 200 grados y, cuando esté caliente, hornear durante aproximadamente 20 minutos, con ventilador y calor arriba y abajo. En este punto, como siempre, dependerá del tipo del horno. Id pinchándolo y recordad que el palillo debe salir manchado.

bronie-4

Tips

El brownie, a diferencia de otros bizcochos, no tiene que «subir» ni estar esponjoso. Por eso no lleva levadura ni hay que poner claras a punto de nieve ni nada parecido. Es más, los huevos hay que removerlos y NO BATIRLOS.

La cocción es fundamental. El brownie tiene que estar poco hecho. Vale más quedarse corto que pasarse. Si te quedas corto te lo comes a cucharadas, como un coulant de chocolate y estará delicioso. Si te pasas, corres el riesgo de que esté muy seco. Así que, a diferencia también de otros bizcochos, si lo pincháis con un palito para ver cómo va, este TIENE QUE SALIR MANCHADO DE MASA. Probad con vuestro horno hasta cogerle el tiempo.

Cuando volquéis la masa en el molde, golpeadlo fuerte sobre la encimera para evitar que queden burbujas que se hinchen en el horno.

brownie-2

El brownie acepta prácticamente de todo. Las nueces podéis sustituirlas por cualquier otro fruto seco e, incluso, por galletas Oreo o Chips Ahoy desmenuzadas, trozos de Kinder Bueno, trocitos de Ferrero Rocher… cualquier tipo de «guarrada» que se os ocurra. O, simplemente, no echarle nada.

Congela genial. Cuando queráis utilizarlo, lo descongeláis a temperatura ambiente y no se nota nada. O, si lo preferís, un par de vueltas en el micro o cinco minutos al horno y exquisito.

También podemos aromatizarlo. En una ocasión le añadí el zumo de una naranja y le dio un «puntito» muy curioso.

Si sustituís la misma cantidad de harina de trigo por harina de almendras tendréis un bizcocho de chocolate exquisito libre de gluten -si la mantequilla y el chocolate también lo son- apto para celiacos.

El brownie es un «bizcocho» que no suele tener mucho grosor. El tiempo que os puse es pensando en un brownie de aproximadamente 5 centímetros de grosor.

brownie-1

He experimentado con otros formatos, con un molde de pastelillos individuales -6 minutos- y rellenando cáscaras de huevo -entre 10 minutos-. Para esta última opción debemos tener en cuenta que no podemos añadirle nueces a la masa, que debemos cascar los huevos haciéndoles un agujerito por la parte superior -después los lavamos con agua y les echamos un poquito de aceite- y rellenarlos aproximadamente tres cuartas partes de su capacidad.

Es absolutamente imposible que esta receta os salga mal. Imposible. Pero, si tras leerla no os ha quedado claro, aquí os dejo un vídeo para que veáis el proceso.

Y, dicho todo esto… he de confesar que ya no me queda ningún as en la manga para sorprenderos en la cocina. Así que, tras este altruista gesto de generosidad, lo único que me queda por pediros es que, si os animáis a hacer la receta, no dudéis en compartir con nosotros fotos a través de las redes sociales –aquí o aquí– o vuestros comentarios.

brownie-5

brownie-6

brownie-7

Fotos y vídeo: propios

María L. Fernández
Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.
RELATED ARTICLES

6 COMENTARIOS

  1. ¡OMG! No imaginaba que tu receta secreta fuera taaaaan sencilla! O al menos, en el vídeo lo parece. Así que me pongo esta tarde (no se si cogerme un par de horas esta mañana y salir a hacer ya) Solo una duda… ¿no chupas el tenedor lleno de chocolate tras batirlo todo? ¿Cómo lo haces para no meter el dedo? Mmmmmmm

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo