Primera cita: cómo evitar que sea un desastre

2

Las primeras veces siempre te pones nervioso, ¿verdad? Hablo de la primera cita, que es algo de lo que tenemos varias primeras veces, y unas resultan más exitosas que otras. ¿Algún truco? No creo que exista un truco infalible, pero sí podemos tener en cuenta varios factores para evitar el desastre total.

No os voy a contar cagadas cosas de primeras citas fallidas, sino qué evitar para que salgan bien, o al menos que no nos vayamos a casa con mal recuerdo por cosas que podíamos haber evitado.

primera-cita-lugar

Elegir bien el lugar para la primera cita

Para una primera cita puede valer cualquier lugar, pero todo tiene pros y contras.

  • Bar: una cita informal, mucho ruido y poca intimidad. Ideal si vas sin conocer mucho a tu acompañante y no te quieres arriesgar. No la cagues bebiendo demasiado alcohol.
  • Restaurante: más formal, más conversación íntima y cena de por medio con los peligros que conlleva. (Lee el siguiente apartado)
  • Parque: un paseo por el parque, que romántico suena, ¿verdad? Puede serlo, pero localizando un lugar donde sentarse a la sombra, o sentarse sin llenarse de barro, un lugar donde resguardarse si llueve o donde tomarse algo… Puede resultar algo incómodo si aún no conoces mucho a tu acompañante. El verte a su lado paseando sin rumbo y sin veros bien la cara puede hacer que conectéis menos, o que rocéis la mano y vayáis como tortolitos agarrados por el parque.
  • Cine: ideal para pasar rato juntos sin tener que intimar demasiado. El cine tiene sus cosas malas, pero para una primera cita puede valer perfectamente.

primera-cita-cena

Si vas a cenar acuérdate de:

Una cena creo que es la primera cita más común. Pero ¿es la mejor? Irse a cenar conlleva muchos muchos riesgos, muchas posibilidades de cagarla en menos de una hora:

  • No elijáis espagueti. ¿Los comes con tenedor y cuchara?, ¿absorbiendo? Ante la duda, macarrones de toda la vida o ensalada.
  • Evita platos que puedan provocarte gases, mal aliento -o aliento a ajo toda la noche…-.
  • No elijáis restaurantes de comer con las manos como un mexicano, donde además tienes riesgo de que la comida pique y acabes rojo cual tomate.
  • Revisa no tener comida entre los dientes -es igual de incómodo decirle a tu acompañante que tiene comida entre los dientes que verte tú que llevas comida y no saber hace cuanto rato-.
  • No elijáis un sitio muy caro. Siempre habrá uno que diga que invita, pero lo mejor para mí es pagar a medias para evitar esos momentos incómodos, o si paga uno que no se arruine en la primera cita sin saber si habrá otra aún.

primera-cita-whatsapp

Céntrate en la cita

En una primera cita que realmente te interesa que salga bien, deja el móvil a un lado, ya mirarás el WhatsApp luego. Si te encuentras con alguien conocido tampoco te entretengas a poneros al día, saluda, presenta a tu acompañante y hasta pronto. Tampoco te “amigues” con los camareros, que si parece ligoteo pierdes puntos seguro.

primera-cita-hablar

Que la conversación fluya

Acaparar la conversación no suele ser bueno, los monólogos en el teatro mejor. Si en algún momento se hace el silencio veréis si estáis cómodos y esa será una señal de estar a gusto. En cambio si la cosa se tensa y no sabéis de que hablar, ten alguna pregunta en el tintero para iniciar una conversación. Evitad los siguientes temas para no destrozar la cita: ex-parejas, política o religión, temas en los que podéis tener desacuerdos que hagan que se levanten muros en vuestra recién iniciada relación. Temas buenos para estas ocasiones: viajes, familia, hobbies…

primera-cita-alcohol

No bebáis demasiado

El alcohol puede ayudar a hacer la cita más sencilla, seguro que habláis más, os da menos vergüenza, estáis más desinhibidos… pero beber mucho también puede hacer que habléis demasiado, metáis la pata con lo que decís, estéis torpes o incluso que cambie vuestra manera de ver la cita y a vuestro acompañante.

primera-cita-novios

Evitad hablar del futuro

Seguro que antes de ir a la cita te has arreglado, has pensado en como irá, en las posibilidades de una segunda cita, que es lo que esperas de una pareja, que quieres del amor en tu vida… Pero quizá no sea el momento adecuado para decirle a tu acompañante que buscas tener una boda de 200 invitados, tres hijos cuyos nombres ya tienes decididos, un perro pequeño, un mono-volumen plata, y veranear en Peñíscola. Dejad un poco de misterio para más adelante. En la segunda o tercera cita ya podéis hablar de futuro, tampoco lo demoréis a ver si luego no tenéis proyectos en común.

primera-cita-beso

¿Habrá beso de despedida?

Seguro que esto lo piensas desde que te arreglas en casa. Durante la cita ya irás viendo si tú quieres o no ese beso, si la cosa está yendo bien, o quieres huir a la mínima oportunidad. ¿Quién sabe? Disfruta de la cita, y vive el momento, quizá no la hayas cagado en la cita pero no haya beso, lo que hará que tengas más ganas de una segunda cita; o que sí haya beso tras la primera cita y vuelvas a casa con mariposas en el estómago.

¿Recuerdas esa primera cita que te hizo volver a casa sonriendo todo el camino?

Imágenes: Pixabay

Comparte
Artículo anteriorEl brownie, muerte por chocolate
Artículo siguiente¿Quieres aprender a educar con calma?

Soy Lydia, madre desde 2013 y que ha vuelto a ser madre en 2015, ya soy del club de las “Bimadres ” . Estoy cada día más inmersa en el mundo 2.0 tras comenzar un blog con la maternidad, Padres en Pañales, en el que hablo de todo un poco, me gusta compartir experiencias y aprender de las de los demás. Soy bailonga por naturaleza, optimista y charlatana. Espero aportar diversión, buen humor y ¡alegría!

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre