miércoles, diciembre 8, 2021
InicioLifeStyleLa fiebre de las minicasas

La fiebre de las minicasas

Minicasas Divinity

Hace unos años nuestra amiga Patch ya lo confesó en su blog: es fan de los programas de decoración de Divinity y de los contratistas trols de Tu casa a juicio. En casa siempre hemos sido #muyfans de todo lo que tenga que ver con la decoración. Mi madre lleva décadas comprándose revistas primero y aficionándose a pinterest después -que es mucho más barato-. Yo vi en bucle todos los programas de decoración de Divinity -y los de novias ansiosas por encontrar su vestido, que tiene más delito aún- hasta que me harté de gente que quejaba de que su casa de 500 metros se les había quedado pequeña. Dejo aquí un espacio para que exclaméis lo que queráis.

Ahora he retomado con pasión esto de ver programas de Divinity en bucle con todos los programas de minicasas que ponen constantemente. ¡Y me chiflan! En realidad tienen mucho más que ver conmigo que las mansiones inmensas que no tendré nunca.

mini casa

Vivir en minicasas

Yo he vivido en una y veraneado largas temporadas en otra, así que tengo bastante experiencia con el tema. Cuando hace más de una década se armó la marimorena cuando propusieron pensar en minipisos yo no entendía muy bien por qué a todo el mundo le parecía fatal. Obviamente no creo que un piso de 40 metros cuadrados sea lo más cómodo para una familia de 5 miembros, pero si vives sola o con tu pareja puedes vivir perfectamente en uno de estos y tan ricamente. De hecho mucho mejor ¡menos que limpiar! A mí me resultan muy acogedores y lo tienes todo a mano.

Mi primera casa tenía 35 metros cuadrados. Eran 10 de dormitorio, con un armario gigante, 23 de salón cocina y un un baño testimonial. Más que suficiente para mí. Recuerdo mi casa con auténtico amor y si estuviera soltera sin hijos volvería ahí de cabeza. AMABA esa casa, que no tenía ni un centímetro de pasillo.

Por otro lado mis padres tienen una parcela con un mobilhome en el que hemos dormido un montón de personas. En sus 9 metros de largo por 3,5 de ancho cuenta con un baño, cocina, tres dormitorios y un salón ¡está aprovechado al milímetro! Cuando estudiaba me gustaba subir ahí de retiro medio espiritual a estudiar alguna asignatura que se me atragantaba y necesitaba más trabajo.

minicasa

Aprovechamiento del espacio

Una de las mejores cosas de las minicasas es como está aprovechado el espacio. No da para lujos y, obviamente, hay que olvidarse de guardarlo todo pero es importante trabajar sobre todo en el almacenaje. Cualquier hueco es susceptible de ser utilizado para guardar cosas. En este tipo de casas las decoración tiene que ser muy funcional y sobre todo casi cualquier cosa tiene que tener una doble utilidad.

Me gustan los mobilhomes y las caravanas porque suelen tener soluciones espaciales geniales. No se desperdicia ni un centímetro. Debajo de los sillones hay siempre arcones, las mesas se bajan y sirven para hacer camas, los armarios tienen la anchura justa y la profundidad necesaria, pero ni un centímetro más. Y por supuesto olvídate de que haya mucho espacio para moverte libremente porque normalmente se puede pasar pero no sobra espacio. ¡Y es como tiene que ser!

minicasas

Las renuncias

Si vives en una casa pequeña lo que tienes es que prescindir de algo. ¡No se puede tener todo en esta vida! Me hace gracia que en los shows de televisión se empeñan en tener bañera cuando yo estoy deseando deshacerme de ella. Hay cosas que son un lujo. Tener las cosas separadas y compartimentadas suele hacer que todo parezca más pequeño y si no es estrictamente necesario es mejor pasar.

De lo que personalmente alucino es de que en los programas de minicasas de Divinity a veces sean capaces de prescindir del baño. Como están en una parcela de la familia dicen «ya iremos a la casa grande» ¿perdón? ¡Seguro que no tienen el muelle flojo como yo! ¡Vaya tostón! En cambio no prescinden de cocina. El que los entienda que los compre.

Mini casas

Los programas de televisión

De verdad, os recomiendo que si tenéis un rato le echéis un vistazo a los programas porque molan muchísimo. Una de las cosas con la que más disfruto es con el aprovechamiento en vertical del espacio que para mí es un must (además de una de las cosas que más me gustaría… adoraría dormir en un altillo). En cambio no entiendo esa obsesión por las bañeras o las camas de 1,80 de ancho en un espacio diminuto. Creo que en general no son excesivamente imaginativos a la hora de plantearse las cosas. Muchas veces meten muebles de tamaño normal y no adaptados y eso resta siempre centímetros. Por lo general me suelen parecer mucho mejor aprovechados los barcos que de vez en cuando sacan o las casitas de madera móviles que además son monísimas.

minicasa moderna

¿Os gustan las minicasas? ¿Os animaríais a vivir en una? Yo para una familia no lo termino de ver aunque sí que hay lecciones que creo que deberíamos aprender todos como a deshacernos de aquellas cosas superfluas que nos entorpecen. Así que en una minicasa o en un piso enorme deberíamos comprar menos y tirar más.

Fotos: Programa Tiny House Hunters de HGTV

Sara Palacioshttp://www.mamisybebes.com
Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!
RELATED ARTICLES

4 COMENTARIOS

  1. Yo adoro las minicasas, y ….sí….. también me encantan esos programas jijijij!!!! Como dices, lo que más me gusta de vivir en una minicasa es como te las tienes que ir ingeniando para aprovechar el espacio y buscar hueco de almacenaje donde parece que no lo hay. Vivo en una minicasa pero como la familia va en aumento…. creo que o me las vuelvo a ingeniar para rediseñar mi casa o tendré que cambiarme…. A ver….
    saludos

    • Exacto. Lo del almacenaje me parece que en muchas cojea, porque se ponen por ejemplo un sofá normal, cuando yo me pondría un arcón de cabeza. Tienen mucho que aprender de las caravanas y del camping que ahí sí que se aprovecha el espacio de verdad.

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo