¿Qué es una terapeuta menstrual?

7

Conocí a Tita, la mujer que nos cuenta qué es una terapeuta menstrual, en una clase de yoga hace unas semanas. Se trataba de mi primera experiencia con el yoga y no llevaba expectativa alguna, pero me sentí cómoda y rodeada de una energía positiva brutal, reflejo de la que Tita proyectaba. Tras el último “namasté” entablamos conversación y fuimos enlazando hasta llegar a que me contara que se estaba preparando para ser terapeuta menstrual, algo que me causó muchísima curiosidad, porque es un tema del que ya había leído algo pero no conocía nada con exactitud. Este es su testimonio.

terapeuta-menstrual_asana

Por qué quise ser terapeuta menstrual

Aún no soy terapeuta menstrual, ya que sigo trabajando en proyectos como el yoga, la meditación, masajes y con mujeres, además de conmigo misma. La terapia menstrual no está regulada, se llama así porque es el nombre que le ha puesto la bella mujer con la que estudio, pero hay mil nombres para esto. No somos médicos, ni ginecólogas, ¡simplemente somos mujeres!

Comencé a interesarme en el trabajo de los ciclos menstruales y en la sexualidad de la mujer tras haber perdido mi menstruación por tres meses y porque, cuando la tenía, me retorcía de dolor. Empezó a no parecerme normal. Para tratar todos esos “desajustes”, los ginecólogos optaron por darme esa famosa pastillita de hormonas, sin contarme nada, ni explicarme el porqué de los dolores o de perder mi luna, simplemente receta y a casa con una venda en los ojos, sin escucharme y sin saber nada de nada. Fueron pasando los años y esa pastilla me hacía encontrarme fatal, así que decidí que no quería saber nada de ella y que tenía que haber otras opciones.

Empecé a leer, a estudiar, a conocer, a hablar con grandiosas mujeres que me enseñaron a escuchar en silencio mi cuerpo, que me hablaron de plantas, de leyendas, de arquetipos, de los ciclos, de sabiduría de abuelas, de canciones, comencé a sentirme tan unida al universo y a ellas… Estoy más que agradecida a todas y cada una de ella que me han traído a donde estoy ahora mismo: cerca de ser terapeuta menstrual.

terapeuta-menstrual_Mujeres

Qué es la terapia menstrual

La terapia menstrual es la vuelta a nuestras raíces, la vuelta al conocimiento de nuestro cuerpo, de nuestros ciclos, la vuelta a la sabiduría ancestral olvidada por culpa de un patriarcado sin sentido. Es la unión entre mujeres para compartir, aprender unas de otras, cuidarnos, sanar viejas heridas, ¡¡AMARNOS!!

Es la herramienta que necesitamos para volver a entendernos, y comprender qué hay en cada luna, en cada sangre. Es la herramienta para descubrir nuestra verdadera esencia, es la llave para escuchar la voz de nuestras entrañas. Es el autoconocimiento de la mujer en todos sus aspectos.

Qué hace una terapeuta menstrual

Lo que hace una terapeuta menstrual es ayudar a otras mujeres a descubrirse a través de sus ciclos de vida-muerte-vida. Intentamos que estas se autodescubran, ganen conciencia de su ser, de su poder, de su creatividad, de sus cambios perfectos y maravillosos.

Simplemente transmitimos conocimiento ancestral de las fases de nuestros ciclos, nos apoyamos en leyendas que hablan del empoderamiento y del lugar que ocupa la mujer en la vida, trabajando los cuatro arquetipos: doncella, madre, chamana y anciana.

Acompañamos desde el respeto, ya sea en charlas, en círculos de mujeres, en meditaciones, danzas, yoga…

terapeuta-menstrual_yoga

Todo es trabajo de autoconocimiento y autodescubrimiento, un trabajo a todos los niveles: físico, psíquico y espiritual.

Aprendes a amarte en todos los sentidos, te aceptas con todo lo que eres.

  • A nivel físico aprendes cómo tu cuerpo va cambiando, sientes como tu útero va creciendo, como tus formas se redondean y después lo contrario, aprendes a aceptarlo, a escucharlo, a respetar tus tiempos de actividad y pasividad,  a escuchar tus necesidades.
  • Mentalmente, ayuda el saber que esos cambios que sientes, son ¡¡NORMALES!! Recuerdo palabras de hombres diciendo que esos cambios así no eran normales. Cuando estudias cómo varían las hormonas durante los ciclos y te das cuenta de que todas tenemos esos movimientos, esas mareas, que no estás loca, que no eres rara, que no estás sola, tal como alguna vez alguien nos contó y nosotras nos creímos. Esto nos aporta seguridad en nosotras mismas, sabemos que somos cuatro mujeres en una.
  • A nivel espiritual, comienzas a sentirte más unida a la vida, al mundo, sabes que compartes tu ritmo con la tierra, con la luna, comienzas a sentirte infinita al igual que el universo, te ves reflejada en las estaciones… Tienes mucha más conciencia del ritmo vida-muerte-vida.

terapeuta-menstrual_meditacion

En qué nos puede ayudar una terapeuta menstrual

Creo que el conocimiento de nuestra persona, de nuestra esencia, es lo que nos aporta la total libertad. Si no nos escucháramos, no sabríamos quiénes somos, seguiríamos viviendo de manera lineal cuando eso es lo contrario a nuestro ser.

Estamos en un mundo en el que si decides pasarte un rato disfrutando del dulce placer de no hacer nada -y digo un rato porque un día ya sería el colmo- no eres productiva, pero es que necesitamos esos espacios necesitamos escucharnos y PERMITIRNOS. Necesitamos volver a juntarnos como hermanas, como tribu, no compitiendo unas con otras, o con otros, es momento de unión.

¿En qué momento las mujeres decidimos olvidarnos de nuestra esencia y nos quisimos convertir en algo que no somos?, ¿cuándo dejamos que alguien nos dijera que nuestra sangre es algo sucio, que es antinatural?, ¿cómo dejamos que nos empastillen para así no escucharnos? o, lo que es peor, ¿cómo permitimos que existan medicamentos que nos quitan nuestra luna incluso por un año?

Necesitamos volver a conocernos, volver a lo primero donde se honra la sangre, donde los hombres y las mujeres no están para competir ni buscan la superioridad sino la co-creación.

Por eso es necesario todo este trabajo de mujeres para mujeres y para hombres, ya que debemos enseñar lo que somos, mujeres que dan a luz personas o proyectos o ideas, mujeres que aman con toda su corazón, que comparten, que sanan, que sienten la vida y hacen que su alma vibre, cuidadoras del mundo.

Soy mujer descalza, de pies en el barro,

en el agua, en el asfalto o suspendidos en el espacio.

Soy mujer de cuevas, de bosque, de agua,

para estar en soledad o para compartir.

Mujer de viento para ir en contra o dejarme llevar.

Mujer con alma a la que le gusta llorar, gritar,

romperse y volverse a recomponer.

Mujer que comparte mareas con el mar

y los ciclos con la luna.

Simplemente como tú, una mujer

hija de la Madre Tierra.

Tita.

Imágenes: Pixabay y Pexels.

Comparte
Artículo anteriorJuegos para cumpleaños al aire libre
Artículo siguienteLa fiebre de las minicasas

Soy Leticia la mamá de Ojazos desde 2013, mujer desde 1978. Siempre corriendo y con mil cosas en la cabeza para hacer pero con poco tiempo para llevarlas a cabo. Escribo en Esto no es como me lo contaron y Las Letras de Let porque es lo que más me gusta hacer en el
mundo. Activa, habladora y comprometida, cabezota y risueña vivo en una permanente contradicción. Necesito contar las cosas que me pasan para que no se me enquisten en alma.

7 COMENTARIOS

  1. Muy interesante!!
    A mi me llama la atención que haya tantas mujeres sufriendo fuertes dolores todos los meses, yo creo que muchas veces queremos meternos a nosotras mismas en un molde que nos aprieta y que nuestro cuerpo se queja.

    • Por los conocimientos que tengo (no soy ni médico ni me considero experta en menstruación pero si que entiendo bastante de biología) los dolores de la menstruación pueden venir de un factor físico pero tambien, y creo que actualmente son la mayoría, pueden venir dados por el estres y las preocupaciones. Creo que nadie podrá negarme que hoy en día todos vivimos muy estresados y las mujeres no somos una excepción.

      • Pues no puedo más que estar de acuerdo contigo. Vivimos muy estresadas y tremendamente alejadas de nuestro ser femenino, ese que se caracteriza por algo más que llevar tacones. Todo lo que tiene que ver con procesos femeninos es sucio y debe de ser tapado. Ahí empiezan mucho de los problemas. Un abrazo.

  2. qué interesante tema! yo precisamente me preguntaba si había quien estudiara el cuerpo en ese sentido, qué lecturas hay., porque precisamente mis ciclos son irregulares, distintos a lo que fueron antes del embarazo, y no quiero control hormonal con pastillas. El yoga ayuda, pero aun asi se desajustan…muy interesante tema!

    • Te aseguro que escuchar a Tita es una pasada. Su calidez y su espiritualidad son muy inspiradoras. Le pedí que nos lo contara porque creo que es algo muy interesante para muchas mujeres en el mundo que sufren desarreglos y dolores. Puedes seguirla en su Facebook y preguntarle directament a ella va enlazada en el artículo. Un abrazo.

  3. Pues yo no sé qué pensar. La verdad es que en mi caso era algo físico y me empezó cuando era una niña. Mis reglas cuando era adolescente eran lo siguiente a dolorosas y lo probé todo. Medicina, ciencia, seudociencia, TODO y lo único que funcionó fue tener hijas. Es algo bastante común por lo que tengo entendido, los embarazos y los partos ayudan bastante a que remitan los dolores.

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre