martes, mayo 17, 2022
InicioMujer ActualMujeres, madres... y diosas

Mujeres, madres… y diosas

… pero Diosas Olímpicas. Y es que, señores, estos días es imposible no dirigir la mirada hacia Grecia.

Si no perteneces a las tres categorías, da gracias a Zeus. Un par de ellas son ya la locura aunque… bien pensado, tal vez nos esté faltando la glamurosa tercera para poder compaginar con plenitud nuestras distintas facetas.

Si las mujeres en general, y las madres en particular, tenemos algunas cuestiones crudas, las Diosas del Olimpo ya ni te cuento. Y no, no me refiero exclusivamente a lo de ir todo el dia con las tetas al aire. Repasemos esas pequeñas cosas que nos cabrean pero que, en realidad, “no existen”.

edades-de-la-mujer_Klimt
“Las tres edades de la mujer” de Gustav Klimt
  • Discriminaciones laborales en relación a sueldos y contratación.
  • Imposibilidad de conciliar carrera profesional con vida familiar por ese horario partido anacrónico y absurdo (originado en la posguerra para poder compaginar dos trabajos presenciales. Señores… ¡que ya no tiene sentido en la era digital y mucho menos si se trabaja para una única empresa! Pensemos un poquito, por favor).
  • La subsiguiente ineludible (cuando posible) reducción de jornada que conlleva una inevitable reducción de salario adicional.
  • … y la consecuencia innegable de que la pobreza tiene género femenino (bueno y otras tantas chuminadas sin fundamento de las que nos lamentamos de vicio las féminas).

¿Te parece chungo ser mujer y madre?

Más chungo es ser Diosa del Olimpo

Y es que, además de parir y criar a sus retoños, compaginando sus quehaceres con atribuciones divinas e infidelidades épicas, tenían que sufrir castigos y venganzas divinas (procedentes de otras diosas celosas, de algún divino despechado o alguna suegra minoica). Les llovían venganzas de aúpa: rayos y centellas como poco. Entre las venganzas que recibían y las que urdían (que eso también tiene que dar trabajo) era un no parar.

Y nosotras nos quejamos… con lo bien que estamoooos. Ahora, si alguien te toca las narices, lo borras de Facebook y listo. ¿Existe peor (y más simple) venganza?
Es que, tú imagínate tu vida de ahora y, encima, tener que estar maquinando venganzas y escapando a la ira (o las manos largas) de Zeus todo el rato. Vamos, eso tenía que ser agotador.

La Gran Madre

Es bastante lío porque en una versión Gaia (Gea) es madre de Rea, en otra representan a una misma divinidad o incluso se las asocia con una tercera: Cibeles. Todas ellas son diferentes representaciones de la Gran Madre. Sea como sea a mi Gaia, que se hinchó a parir, ya me vale como Gran Madre.

La figura de la madre y todo lo que rodeaba a la mujer era sagrado.

En la antigüedad, en tiempos previos al patriarcado, se consideraba la menstruación de la mujer un período de especial lucidez y sensibilidad. Regulado por los ciclos lunares, era un estado de bendición. Yo viví la menstruación en mi infancia casi como una maldición, un castigo, algo que había que soportar. El ciclo de la mujer ha perdido su magia.

(Atención, batallita: Un día, era yo niña todavía -pero niña, niña- uno de mis abuelos me dijo “no me toques los geranios, que se podrían quemar”. El “podrían” no por dudar de la certeza de la teoría, sino por no saber si yo ya menstruaba. Aluciné. Fue la primera vez que alguien me hizo sentir bruja).

Gaia-Gea-Feuerbach
“Gaia” de Feuerbach

Volviendo a esa Diosa Madre primigenia, a menudo era también representada por una divinidad tripartita o Triple Diosa (algo que al parecer también existía entre los celtas y culturas anteriores).

La triada Virgen-Madre-Anciana representaba las tres edades que conviven, simultáneamente, y en todo momento, en la psique de una mujer.

¿Te habías preguntado por qué podemos llegar a ser tan complicadas? Ahí lo tienes. ¡Tres en una! Tremendo.

El mito de Perséfone y Deméter

A Perséfone y a Deméter también se las asimilaba la una a la otra, como diosas gemelas. Como Madre e hija.

Perséfone fue secuestrada por Hades para convertirla en su esposa y reina de las tinieblas. Deméter, su madre, diosa de la fértil Tierra, entristeció de tal modo con la desaparición de su hija, que la tierra dejó de dar fruto. Al parecer fue Hécate, una anciana, la única que (con su sabiduría) fue capaz de rescatar a la muchacha del inframundo.

Hija en conflicto, madre atormentada y sufridora, abuela sabia y resolutiva. Un clásico. ¡Y pensar que las llevamos a todas en nuestro interior!

Otras versiones, en cambio, apuntan a que lo que la sacó del Inframundo fueron las negociaciones entre su madre Deméter y su esposo Hades. Llegaron al acuerdo de que Perséfone pasara tres meses con su esposo y el resto del año con su madre. Cuando madre e hija estaban juntas, todo florecía…

reencuentro-Demeter- Persefone
“Deméter, feliz de recuperar a su hija” de Walter Crane

Tres eran tres…

¿Las tres Marías? ¿Nos estamos refiriendo a las tres mujeres en la vida de Jesucristo?

¿Estamos hablando de las tres Gracias, las Cárites, hijas de Zeus y diosas del encanto, la belleza, la naturaleza, la creatividad humana y la fertilidad?

¿O acaso recuperamos, sin saberlo, esa idea de la Gran Madre primigenia y tripartita?

(No sé si los pintores que las representaron le dieron muchas vueltas al tema o simplemente encontraron la excusa ideal para tener a tres señoras en bolas en el taller).

tres-gracias_Raffael
“Las tres Gracias” de Raphael

El caso es…

¿En qué momento perdimos los papeles?

¿En qué momento perdimos nuestro papel divino?

¿En qué momento dejamos de ser diosas poderosas para pasar a ser excluidas de todos los círculos de poder público?

¿En qué momento dejamos de ser diosas piadosas y tuvimos que empezar a mendigar a los gobernantes tiempo con nuestros hijos? Tiempo para ejercer de madres…

¿En qué momento permitimos que la Triple Diosa se convirtiera en una Santísima Trinidad masculina y excluyente de lo femenino?

Si es que, encima, no nos dimos ni cuenta.

Creo que perdimos nuestra fuerza y nuestra divinidad (cómo se parece a “dignidad”) cuando perdimos el apego a la Madre Tierra y dejamos de regirnos por ciclos lunares, cuando permitimos que nos metieran artilugios metálicos en el útero en pro de la modernidad, cuando agachamos la cabeza y aceptamos el patriarcado y la prepotencia masculina (en casa y en el Olimpo).
Mientras tanto, nosotras nos preocupamos por poder conciliar vida profesional con vida familiar cuando, en realidad…

¿No deberíamos estar luchando por recuperar nuestra condición de diosas? 😉

Si te quedas con ganas de profundizar en un maravilloso mito pre-patriarcal, este es un excelente artículo que lo desarrolla con todo lujo de detalles: Deméter y Perséfone. El mito de la Transformación cíclica.

Fotos: Wikimedia Commons

Nuria Puig
Nuria Puighttps://nurananu.wordpress.com/
Mi nombre es Nuria pero, donde vivo, tienden a llamarme Julia. He tirado la toalla y, si me llamas Julia, también me giraré. He trabajado en construcción y en educación pero lo que hace que me olvide de comer y de beber es: escribir. Voy por la vida con Gorro y a lo Loco
RELATED ARTICLES

18 COMENTARIOS

  1. TE HAGO LA OLA CON TRIPLE TIRABUZÓN. Ole, ole, ole. ¿Cuándo dejamos que nos pusieran a un lado? ¿Cuándo nos olvidamos de nosotras? El activismo sigue vigente. Gracias por recordarlo.
    Un beso.

  2. Un post para mentes inteligentes y abiertas, aunque los que deberían entenderlo son los que cierran su mente por conveniencia. Muy buen inicio, enhorabuena!!!

  3. Hay que mirar menos hacia Delfos y más a hacia la Irlanda que alguna vez acogió a los últimos Celtas.

    Un abrazo desde Budapest amiga

    • De los celtas se dice que eran independientes, arrogantes y heroicos. Vamos que no se andaban con chiquitas. Igual sí que deberíamos pensar más a lo grande…

      Un abrazo de vuelta, Madrexilio. 😉

  4. Uf, como me ha impactado esto… y yo con estos pelos, oye! A partir de ahora, voy al trabajo y “sus vais a enterar de quien soy yo!!!”
    Y en serio, no quiero hacerme mala sangre, pero la razón del horario partido me ha llegado al alma y me la ha hecho añicos.
    Pero estoy contigo y lo dicho, ¡¡a la lucha que somos muchas y más fuertes!!

    • Me lo contaba el otro día un señor en el tren y me dejó patinando.
      Pero tiene todo el sentido del mundo y explica por qué en el resto de Europa es diferente y, claro, me dije: “¡Eeesto pal post” 😉
      ¡A por el Olimpoooo!

  5. ¡¡¡Arriba las mujeres, que sin nosotras no hay mundo!!! ¡¡¡Arriba Nuria, que es mamá, trabajadora, y gran amiga!!!

    ¡Me encanta! Un beso grande amiga!!! ♥♥

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Natalia Martín on