Amamos a Raffaella Carra

7

Raffaella Carra

A Raffaella Carrá la amamos en España. Esto es así. Al menos la gente de bien, los siesos que hagan lo que quieran. Hasta que llegó Laura Pausini a La Voz y se mostró como una italiana muy graciosa nuestro referente femenino del país italiano era la gran Raffaella y su “Si fuera…” Llevamos amando a Raffaella ¿qué, cuánto? ¿Un siglo? Raffaella sufre del mismo síndrome que Jordi Hurtado, es una viejoven. Cuando era joven ya tenía cara de tener una edad, pero es que ahora que tiene, ¿cuánto?, ¿una centena?, sigue igual. Con el mismo peinado, el mismo flequillo, y el mismo rubio oxigenado.

Muchas Raffaellas

Raffaella es lo mejor. Es capaz de enfundarse en un traje así tipo condón, de los que dejan poco a la imaginación y que marcan hasta la respiración y estar estupenda. Y encima bailar en un vídeo delirante en el que se multiplica como los panes y los peces. Con un par.

Raffaella brilli brilli

Es la reina de brilli-brilli. Con Raffaella más es más. Más apretao, más brillante, con más bailarines, levantando más la pierna. Ya tendremos tiempo de ser discretos cuando nos muramos. Es el paradigma del setenterismo.

Raffaella alma de vedette

¿Qué Norma Duval ni qué niño muerto? Raffaella sí que era una vedette. Ella antes que ninguna puso de moda las transparencias y se marcó unos bailes que ni Beyoncé…

Chulazos

… rodeada de chulazos. ¿A alguien le extraña que sea un icono gay? Sus coreografías tienen más pluma que un gallinero ¡¡¡y nos encanta!!!

Raffaella condón

Triunfa hace treinta años y ahora porque sus coreografías son sencillas y perfectas para bailarlas cuando vas un poco pedo. Movimientos de cadera, balanceos de un lado a otro y mucho brazo, así todo como muy excesivo. Salvo que quieras levantar pierna, que esto tiene más complicación, el resto es nivel aficionado. Lo más complicado, el movimiento de melena con caidita de Roma incorporada.

Caidita de roma Raffaella carra

La música de Raffaella une generaciones. La aman los niños, los jóvenes y los abuelos. Los pijos y los jevis. No hay fiesta sin que suene Raffaella y su sabiduría universal: que si quieres follar hacer el amor, no te vayas a Alemania y te quedes por el mediterráneo (para hacer bien el amor). Que gilipollas jetas los ha habido siempre (Una mujer en el armario) y que si te trata mal, te largues a un sarao y te busques a otro (Fiesta) porque las mujeres también tenemos nuestras necesidades sepsuales (Caliente caliente).

Raffaella pierna

Las canciones de Raffaella Carrá nos ponen inmediatamente de buen humor y aunque todos estamos de acuerdo en que son todas un poco así como de vodevil y no pura poesía una fiesta no es una fiesta si no suena Raffaella. Pues eso ¡FIESTA!

Comparte
Artículo anteriorMujeres, madres… y diosas
Artículo siguiente¡Aprende a escucharte!

Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!

7 COMENTARIOS

  1. ¡Qué bueno, Sara!
    A mí lo que siempre me ha encantado de Raffaella es su sentido del humor.
    Siempre riéndose.
    No sabes muy bien si del chiste del presentador o de su falta de gracia, si de sus propias coreógrafías o del público que las jaleas. El caso es que su risa es contagiosa y se lo pasa tan bien haciéndo lo que hace que es imposible no pasarselo bien viéndola.
    Para mí ese es el secreto de su éxito. Ejemplo a seguir, la gran Raffaella!! 🙂

  2. jajaja Yo también soy Rafaelista Carraliense! Es una ídola! Además de todo lo que mencionas, que no es poco (con ella nada es poco) a mi me arroban especialmente sus bailarines con bigote, ¡pero bigoteeeee! Sencillamente (bueno, sencillamente no) maravillosa. Es lo que tú dices, les gusta a todos: yo tuve un novio más heavy que el viento, más que el Martillo de Thor, y oye, que como sonara “la Carrá” su melena para el metal se convertía en un arma pop XDDD

    • El bigote así como concepto es lo menos antilujurioso que existe sin duda, vamos. No puedo con él. Además no sé porqué pero en bailarines queda más risible aún jajaja

  3. Raffaella es lo más ¡muy fan de ella! Y no por iniciativa propia de adullta, que también, sino porque de bebé las canciones que me entusiasmaban de lo que se oía en mi casa eran las de Chiquetete, Raffaella y Barón rojo (soy toda glamour desde la cuna, como podéis comprobar). Dice mi madre que con la canción de la mujer en el armario recorría la casa dando cabezazos y gritando “ayyy qué doló, qué doló”. Y claro, estas cosas te marcan de por vida la vena dramática.

  4. jajajajajaja. No había visto este post, pero me encanta!!! Aixx, la gran Raffaella, quién no ha bailado nunca con alguna de sus canciones.
    Yo recuerdo en la universidad que un amigo mío siempre me decía que le dolía la Raffaella Carrá y un día le dije, pero de qué me hablas y me dijo: que eran las cervicales!!! De tanto “Me explota, me explota, me expló! me explota mi corazón!!! ” No lo olvidaré en la vida 😉

    Saludos

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre