viernes, enero 28, 2022
InicioOcioAmamos a Raffaella Carra

Amamos a Raffaella Carra

Raffaella Carra

A Raffaella Carrá la amamos en España. Esto es así. Al menos la gente de bien, los siesos que hagan lo que quieran. Hasta que llegó Laura Pausini a La Voz y se mostró como una italiana muy graciosa nuestro referente femenino del país italiano era la gran Raffaella y su «Si fuera…» Llevamos amando a Raffaella ¿qué, cuánto? ¿Un siglo? Raffaella sufre del mismo síndrome que Jordi Hurtado, es una viejoven. Cuando era joven ya tenía cara de tener una edad, pero es que ahora que tiene, ¿cuánto?, ¿una centena?, sigue igual. Con el mismo peinado, el mismo flequillo, y el mismo rubio oxigenado.

Muchas Raffaellas

Raffaella es lo mejor. Es capaz de enfundarse en un traje así tipo condón, de los que dejan poco a la imaginación y que marcan hasta la respiración y estar estupenda. Y encima bailar en un vídeo delirante en el que se multiplica como los panes y los peces. Con un par.

Raffaella brilli brilli

Es la reina de brilli-brilli. Con Raffaella más es más. Más apretao, más brillante, con más bailarines, levantando más la pierna. Ya tendremos tiempo de ser discretos cuando nos muramos. Es el paradigma del setenterismo.

Raffaella alma de vedette

¿Qué Norma Duval ni qué niño muerto? Raffaella sí que era una vedette. Ella antes que ninguna puso de moda las transparencias y se marcó unos bailes que ni Beyoncé…

Chulazos

… rodeada de chulazos. ¿A alguien le extraña que sea un icono gay? Sus coreografías tienen más pluma que un gallinero ¡¡¡y nos encanta!!!

Raffaella condón

Triunfa hace treinta años y ahora porque sus coreografías son sencillas y perfectas para bailarlas cuando vas un poco pedo. Movimientos de cadera, balanceos de un lado a otro y mucho brazo, así todo como muy excesivo. Salvo que quieras levantar pierna, que esto tiene más complicación, el resto es nivel aficionado. Lo más complicado, el movimiento de melena con caidita de Roma incorporada.

Caidita de roma Raffaella carra

La música de Raffaella une generaciones. La aman los niños, los jóvenes y los abuelos. Los pijos y los jevis. No hay fiesta sin que suene Raffaella y su sabiduría universal: que si quieres follar hacer el amor, no te vayas a Alemania y te quedes por el mediterráneo (para hacer bien el amor). Que gilipollas jetas los ha habido siempre (Una mujer en el armario) y que si te trata mal, te largues a un sarao y te busques a otro (Fiesta) porque las mujeres también tenemos nuestras necesidades sepsuales (Caliente caliente).

Raffaella pierna

Las canciones de Raffaella Carrá nos ponen inmediatamente de buen humor y aunque todos estamos de acuerdo en que son todas un poco así como de vodevil y no pura poesía una fiesta no es una fiesta si no suena Raffaella. Pues eso ¡FIESTA!

Artículo anteriorMujeres, madres… y diosas
Artículo siguiente¡Aprende a escucharte!
Sara Palacioshttp://www.mamisybebes.com
Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!
RELATED ARTICLES

7 COMENTARIOS

  1. ¡Qué bueno, Sara!
    A mí lo que siempre me ha encantado de Raffaella es su sentido del humor.
    Siempre riéndose.
    No sabes muy bien si del chiste del presentador o de su falta de gracia, si de sus propias coreógrafías o del público que las jaleas. El caso es que su risa es contagiosa y se lo pasa tan bien haciéndo lo que hace que es imposible no pasarselo bien viéndola.
    Para mí ese es el secreto de su éxito. Ejemplo a seguir, la gran Raffaella!! 🙂

  2. Eso es, una fiesta sin Raffaella no es fiesta. Qué diversion es eso sin movimiento de caderas rompedor y decoyunte de cabeza al tiempo que te colocas la melena.

  3. jajaja Yo también soy Rafaelista Carraliense! Es una ídola! Además de todo lo que mencionas, que no es poco (con ella nada es poco) a mi me arroban especialmente sus bailarines con bigote, ¡pero bigoteeeee! Sencillamente (bueno, sencillamente no) maravillosa. Es lo que tú dices, les gusta a todos: yo tuve un novio más heavy que el viento, más que el Martillo de Thor, y oye, que como sonara «la Carrá» su melena para el metal se convertía en un arma pop XDDD

    • El bigote así como concepto es lo menos antilujurioso que existe sin duda, vamos. No puedo con él. Además no sé porqué pero en bailarines queda más risible aún jajaja

  4. Raffaella es lo más ¡muy fan de ella! Y no por iniciativa propia de adullta, que también, sino porque de bebé las canciones que me entusiasmaban de lo que se oía en mi casa eran las de Chiquetete, Raffaella y Barón rojo (soy toda glamour desde la cuna, como podéis comprobar). Dice mi madre que con la canción de la mujer en el armario recorría la casa dando cabezazos y gritando «ayyy qué doló, qué doló». Y claro, estas cosas te marcan de por vida la vena dramática.

  5. jajajajajaja. No había visto este post, pero me encanta!!! Aixx, la gran Raffaella, quién no ha bailado nunca con alguna de sus canciones.
    Yo recuerdo en la universidad que un amigo mío siempre me decía que le dolía la Raffaella Carrá y un día le dije, pero de qué me hablas y me dijo: que eran las cervicales!!! De tanto «Me explota, me explota, me expló! me explota mi corazón!!! » No lo olvidaré en la vida 😉

    Saludos

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on