Cosas que nos enseñan las pelis de James Bond

5

Hoy se estrena la última película de la saga de James Bond, Spectre, con Daniel Craig el último (tras Sean Connery, George Lazenby, Roger Moore, Timothy Dalton y Pierce Brosnan) en calzarse los zapatos de 007. La franquicia celebra la película número 25 (con permiso de Casino Royale, la primera, detrás de la que hay una historia con los derechos) y Craig ha manifestado públicamente que odia la saga. En declaraciones a Cinemanía suelta perlas como que “si vuelvo a interpretar a James Bond, me corto las venas” o que “No debemos olvidar que [James Bond] es un misógino. Las mujeres se sienten atraídas por él porque es un tipo peligroso, y saben que nunca se va a quedar junto a ellas por mucho tiempo” . 

Pero lo que nos ha impactado más es que diga que no hay “nada” que se pueda aplicar a la vida diaria en la saga de Bond. Y por ahí señor Craig sí que no pasamos. Vale que Bond tiene lo suyo, que usa a las mujeres y que es un fantasma pero ¡sí que hemos aprendido muchas cosas que podemos aplicar en nuestra vida diaria! ¡Aquí va una decena!

1. La moda de las bebidas pijoteras no es nueva

Vale que Daniel Craig se rió de esto en una de las últimas películas de James Bond, pero todos debemos a 007 eso de que el Martini es mejor mezclado, pero no agitado. James Bond fue el primer tiquismiquis con la bebida que salió del armario y se permitió decir de qué manera exacta le gustaba. El Martini. Lo otro, también. Ahora resulta que nos quedamos modernos por pedir los gintonics convertidos en un prodigio floral lleno de aromas y cosas flotando, pero resulta que 007 lleva siendo muy explícito con el modo en que disfruta su bebida años.

Eso sí, permitidme que me guste mucho más que lo haga un tipo con esmoquin antes que un hipster metiendo la barba en la copa. Cada una tenemos lo nuestro.

martini mezclado
¿Tengo pinta de que me importe?

2. Pasar desapercibido a veces está sobrevalorado

Pensamos que en la vida hay que pasar sin hacer mucho ruido y que, a veces, hay que ser discreto. Con James Bond aprendimos que en ocasiones esto se puede ir un poco a la mierda al carajo a freír churros y ¡oye!, ponerlo en valor. Hay que hacer lo que hay que hacer. Y unas veces nos toca salir de las sombras porque la circunstancia lo requiere. También os digo que la frontera entre la modestia (que consiste en no darse pisto por lo conseguido) y el orgullo es muy fina. Tenemos que estar orgullosos de nuestros logros. Nunca nos minusvaloremos ¡nuestra autoestima lo agradecerá!

judi Dench M 007
Supongo que es super discreto…

3. Si vas a hacer una entrada triunfal, ponte mona

A ver, alma de cántaro. Si resulta que planeas poner un poco de drama en tu vida y llegar tarde a la cena de antiguos alumnos, entrar en la reunión de clase de tu hija o simplemente montar una escena ¡Ponte mona! ¡Muy mona! El factor sorpresa es importante y, ya que nos vamos a hacer notar y nos va a mirar todo blas, que por lo menos digan “¡pero qué bien va esta chica siempre!”, que luego ya nos pondrán finas a nuestra espalda, ya…

Ursula Andress
Con bikini monísimo y arma en ristre. Plantéatelo para tu cena de empresa

4.Hagas lo que hagas, ponte bragas

Abundando en lo mismo que decíamos anteriormente. Es importante estar mona. Y siempre llevar bragas. Evitan que cojas infecciones de orina, evitan que manches los sofás de cuero de la casa de ese amigo que vais a visitar, que tengas un accidente al subirte la cremallera de los pantalones y, en fin, tienen múltiples ventajas. Pregúntale a tu madre. Ella no sólo te dice que lleves bragas, sino que las lleves limpias.

¿Y si te cruzas con James Bond? Ya sabes que ahí va a haber tema, porque nadie pasa por su lado sin que haya jincamiento. Llevar bragas es importante para que pueda arrancártelas. O algo.

Eva green
Es que soy la definición de empotrador… ya tú sabes.

5. El pelo amarillo pollo no le queda bien a nadie

Dejemos a un lado el hecho de que a Javier Bardem siempre le hacen unos desastres capilares en las películas terribles. De verdad. El pelo amarillo pollo queda criminal. Pensad en las personas que lo llevan. Bardem en Skyfall. Ylenia de Gandia Shore. Belén Esteban. Incluso Raffaella Carrá. Nada más que decir, señoría. Y si luego os cantan “las rubias no son tontas, las rubias no son tontas” no os sorprendáis…

Javier bardem 007
Me estoy haciendo la rubia en este momento

6.Los descapotables te despeinan

Ya sé que a todos nos mola la idea de un descapotable. Es como muy guay esto de montarse en el coche de un salto, sin abrir la puerta previamente (abstenerse aquellos con probabilidades de romperse la cadera) y conducir moviendo el volante exageradamente como hacen en las películas. La realidad es que en invierno hace tirando a frío en el coche y en verano si vas por ciudad y caen 40 grados te cueces vivo en los semáforos. Si vas por carretera se te pone esa cara típica de túnel del viento que tiene cero glamour. Y olvídate de llegar peinada a tu destino (di que ahora parece que está de moda) ¡Si hasta los cuatro pelos de Sean Connery se mueven con el viento!

Por supuesto tener un coche descapotable y dejarlo aparcado en la calle… NO WAY. ¡Salvo que te gusten los deportes de riesgo!

Sean Connery 007
Y del polvo… del camino ni hablamos. Para el otro polvo sí que sirve…

7.Dignidad y glamour

Cuando yo salía por ahí (o sea, en otra vida, por lo menos, y en otro siglo, seguro) ese era mi lema. Podías ir como un mapache y cocida como un piojo (no yo, que soy cuasiabstemia porque nunca he necesitado que el alcohol me desinhibiera) que la dignidad y el glamour no se podían perder. Es una enseñanza muy de Bond, que ya podía escapar de una explosión que el traje lo tenía perfecto. ¡Vamos, como tú! Que sales de tu casa y de la explosión que parece haber arrasado tu salón llena de glamour y dignidad. 

tren
Como Mary Poppins: perfecto en todos los sentidos

8. Los besos con banda sonora y fuegos artificiales molan más

… pero no se suelen dar en la vida real. Deja de montarte películas y disfruta el momento. O eso, o ve con tu móvil bien cargado de música siempre y unos altavoces en el bolsillo. Just in case.

Pierce Brosnan
Y esto pasó en las fiestas del Pilar… por lo de los fuegos artificiales y eso.

9. Las mosquitas muertas son las peores

Yo soy muy fan del género femenino. Me gusta tener amigas, confío en ellas y vivo en un matriarcado. Las mujeres, salvo para el sexo, me gustan para todo. Pero ¡ay amigas! desconfiad siempre de las mosquitas muertas, sean mujeres u hombres. Júntate con gente que va de cara, gente de la que sabes lo que puedes esperar. Júntate con aquellos que te dicen hasta las cosas que no quieres oír y que te las dicen porque te quieren. Desconfía de quien no es sincero contigo, de quien no sabes qué esperar. Vigila tu espalda cuando tengas una mosquita muerta delante. Siempre.

Famke Jansen
Parezco desvalida, pero lo mismo llevo un arma en el sujetador

10. James Bond siempre la tiene más grande

El arma. Claro. Las que disparan balas, también.

James Bond arma
¿y esto cómo me lo enfundo?
Comparte
Artículo anteriorMás allá del escote
Artículo siguiente¿Cómo se dice en tu tierra…?

Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!

5 COMENTARIOS

  1. jajaja muy bueno compañera (lo del amarillo pollo me ha matao jaja)
    Ya sabes que estoy bastante de acuerdo con el señor Craig…más misógino que James Bond no hay pero reconozco que hay cosas de las pelis que me gustan…como la banda sonora por ejemplo que suele ser cojonuda.

  2. Jajajajajajaja!!! Cómo siempre buenísimo tu post!!!! me encanta tu sentido del humor!!!! El personaje de James Bond está claro que es un misógino de narices, pero de todo se puede aprender algo y de sus pelis pues también como tu bien dices…

  3. Lo de las bragas es una cosa principal, que diría mi abuela. Ya no solo para que te las quiten, sino porque esas muchachas andan pegando culetazos en motos, coche ajenos, empedrados y demás. Una mijita de higiene y protección de la zona cero le vendrá muy bien a las bajeras.

  4. Ay, Sara! Ayer fui a ver la peli! Mmmm… (me da un poco de palo decir que me gustó más la anterior, Skyfall) pero ver a Daniel Craig tan inmaculado siempre es un espectáculo. Creo que es el 007 que más me gusta.
    No tiene en absoluto aspecto de finolis, como otros. (Que oye, le están taladrando el cráneo y todo lo que dice es “ayayay”). Tiene un punto rudo que, combinado con lo de arreglarse los gemelos tras superar un derrumbe, queda de muerrrrte!

    Me encantan las enseñanzas que extraes… 🙂 Especialmente la numero 9!! A mí también me encanta verlas venir (aunque no sea lo que más me apetezca escuchar) me encanta que venga de frente! Gracias por las risas.

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre