sábado, noviembre 27, 2021
InicioMujer ActualConfesando mi adicción

Confesando mi adicción

Lo confieso. Señoras, señores, soy una adicta. Siempre lo he sido. Psicólogos y psiquiatras que rondáis mi zona de confort, frotaros las manos. Soy una adicta de manual, seguro. Y de las peores. De las que pasan de rehabilitarse (amiga Carmen, tu ya lo sospechabas).

Mi adicción de bebé: de pequeña, me chupaba el dedo

Ya se que lo hacen muchos bebés, pero yo estuve hasta los 8 años. Sin duda, el primer síntoma de la adicción. Mi madre tendría que haberlo frenado, pero ella no tenía ni idea de que, con los años, me convertiría en una viciosa de tomo y lomo. No había forma de quitarme el dedo, tanto que mi paladar se hundió hacia arriba y acabé llevando ortodoncia de esas que podías quitarte cada noche, pero que nos quitábamos a todas horas, se llenaba de comida y la sacabas en mitad de clase para asco de tus compañeras.

mi adición 3

Mi adicción adolescente: las camisetas

Aquí mi madre ya sospechaba algo, porque me amenazó varias veces con mandarme a un psicólogo si no dejaba de comprar camisetas estampadas. Seguro que la Ragazza tuvo la culpa, que en alguna de sus páginas pondría que estaban de moda, que era lo más, que las chicas modernas llevaban camisetas con mensaje… El caso es que mi madre se hartó de mi vicio y le regaló varias a mi amiga Cris, quién pesaba 20 kilos menos que yo… Sí, lo habéis deducido bien: no solo me compraba muchas camisetas, además eran muuuuy ajustadas.

mi adición 4

Mi adicción universitaria: …  …  (cri, cri, cri)…  … … … … …

Vale, la universidad es un periodo muy dado a las adicciones. Pero una adicta profesional, como lo era yo a mis 20 años, necesitaba algo más que las típicas de esa edad (esas son las que dejo para los aficionados). Yo en a universidad, necesitaba… jazz. Todos los martes, en una cervecería que había detrás de la Catedral de León. Aquella música, que hasta entonces solo había escuchado de pasada, me caló hondo. Y todos los martes, nos hacíamos un hueco en aquel bar, para escuchar saxos, trompetas y contrabajos.

Mi adicción prematrimonial: los viajes

Sí, esos tiempos locos, en los que te gastas todo el dinero en conocer ciudades, pueblos, otros países. Coges el coche y da igual donde te lleven las carreteras. Cualquier fin de semana es bueno para hacer un plan los dos solos… sin dos sillas de auto en la parte de atrás del coche, tres paquetes de pañuelos y toallitas y un montón de trozos de chuches y restos de bocadillo pegados en cualquier rincón.

mi adición 2

Mi adicción actual: el vermut

Sí, el que compartimos con vosotras también. Pero me encanta el vermut de los fines de semana, en una terracita del casco viejo, con el sol de invierno o el de primavera. Una caña con limón y un pincho rico rico. O el vermut de última hora de la tarde, que me echo con la vecina mientras nos contamos nuestras penas y alegrías. También me gusta el vermut de la casa del pueblo, con mis hermanas y mis padres. Mi hermana J. bebe Bitter, que es la única persona que conozco que beba esa cosa tan amarga (¡¡lo peor es que a mi sobrina de 20 meses también le gusta!!), los demás bebemos cerveza. Y sacamos las aceitunas, las patatas, los mejillones de lata. Creo que el vermut es un vicio de los buenos, de los que durarán mucho.

mi adición 1

Y digo vicio, porque desde hace un tiempo, haga frío o calor, el vermut, siempre. Las mañanas de los sábados y domingos se llevan mejor, las discusiones con las niñas, las tareas de la casa… son más livianas porque sé que hacia la una del mediodía, nos tomaremos una cañita. Lo mismo con las tardes… ¿me lo hago mirar?

Nota: entiéndase la exageración y las nota de humor de mi argumento, que los vicios, en mi caso, son con moderación. Mamá, tranquila 😉

Imágenes de Pixabay.

Ruth de R.http://www.semecaelacasaencima.com
Soy de esas personas que siempre llega tarde, siempre tiene que hacer más de tres cosas para ayer pero siempre lo hace con una sonrisa puesta. Estoy encantada con mi vida, aprendiendo cada día, disfrutando todo lo que puedo. Y riéndome, que es el ejercicio más saludable de todos
RELATED ARTICLES

5 COMENTARIOS

  1. Uf, pues habrás exagerado pero yo tengo una personalidad adictiva de manual. Hay cosas que no pruebo porque sé que me voy a enganchar. A todo. Cuando repartieron moderación yo debía estar con algunos de mis vicios y no me enteré.

  2. Sí!!! Yo también era aficionada al… jazz.
    Un post muy majo pero se te olvidó otro vicio tuyo, amiga… ¡el blogging! 😀 que Dios las cría y ellas se juntan! jajaja

  3. Amiguita mía:
    Reconocer adicciones y tener una amiga psicóloga experta en adicciones es éxito asegurado. No te preocupes, te haré precio amiga. Si quieres tomamos un vermut esta tarde y comenzamos la terapia. Eso sí, yo una 0,0!!

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto
carmen hdez on Ay cuándo seas madre…
Sara Palacios on Cómo hacer gif animados
María - Mivi Mamá on Vecinos, ¿amor y odio?
marisa, la estresada on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?
Verónica Trimadre on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?
Cata de Mamatambiensabe on ¡Hospital mon amour!