lunes, junio 27, 2022
InicioMujer ActualLo que aprendimos leyendo la Ragazza

Lo que aprendimos leyendo la Ragazza

No recuerdo cuando dejé de ser una niña y pasé a la adolescencia. No sé como fue, seguro que algo progresivo, porque una no se levanta una mañana, se sienta en la cama y dice: ya soy una adolescente. Así que algo tan emocionante y triste a la vez, como es abandonar la infancia, pues no dejó ningún recuerdo en mi memoria. Pero lo que si recuerdo es la primera vez que una revista Ragazza cayó en mis manos. Esa portada, la del número 6, la tengo grabada en mi memoria como “el primer hito de mi adolescencia”

La revista Ragazza se publicó por primera vez en 1989, en el mes de marzo. Así que el número de septiembre de aquel año, que podías encontrar en los kioskos hacia el 20 de cada mes, lo compré estando de campamento de inglés en Comillas en agosto de aquel verano. Mi primera revista de chicas: con sexo, moda, viajes, tops models, hombres… Hasta entonces cada mes entraba en mi casa la Súper Pop, un clásico del final de nuestra infancia, con sus cintas de casette, sus millones de pegatinas, carpetas, posters (merece otro post).

La Ragazza era otra cosa. Desde que tuve entre mis manos aquel número 6, supe que algo había cambiado. Ya no era una niña, ya no quería pegatinas de acid house en mi carpeta. Quería saber sobre sexo, sobre ropa, sobre eventos en otras ciudades, tendencias que venían de otros países. Devoraba la revista y esperaba con ansia que llegase el número siguiente. Coleccioné la Ragazza durante 6 años y todavía conservo esa colección, como un tesoro. Y es que aprendí mucho leyéndola.

Mi sección favorita: Demoda- Demodé

Ragazza 1

 

Era leer algo en esta sección y traerlo a mi terreno. Si algo estaba De Moda y lo decía la Ragazza, allí iba yo. Mis amigas recuerdan cuando llevaba los pantalones desabrochados o del revés. Recuerdan las cintas en el cuello, las botas de pinchos, los pañuelos imposibles en la cabeza o las camisetas divinas. Y si una tendencia, una prenda, una canción…lo que fuera, había pasado a Demodé, lo enviaba al ostracismo de mi armario y mi cerebro ipso-facto. La Ragazza era de obligado cumplimiento (aunque tuviera que adaptar las tendencias a los posibles de una chica de provincias)

Los Who, What, Why, When, Where

Si alguien merecía ser conocido, salía en la sección Who de la Ragazza. En la Where, te decían dónde ir a comer en Madrid o Barcelona (algo muy útil para una niña de 13 años), en la When, quién venía a España a tocar en no sé donde (en Soria, seguro que no) y con la sección What, aprendíamos qué se llevaba en las calles de Tokio (y ahí estaba yo, buscando en el mercadillo de los jueves lo más similar en baratija a aquel colgante que había visto). La Why hablaba de lo que habían hecho unos y otros, juzgando a saco. Gran ejemplo para el cotilleo, nuestro deporte nacional.

Con Ragazza conocimos a Nieves Álvarez (nada que ver con la de ahora), a Judit Mascó, Naomi Campbell, Claudia Shiffer, Linda Evagelista, Inés Sastre, Penélope Cruz… La revista Ragazza patrocinaba el concurso de modelos The Look of the Year, donde se dieron a conocer todas estas tops. Me encantaba este concurso, con sus camisetas blancas, en esas playas paradisiacas… Nunca quise ser modelo, pero me gustaba verlas. Luego empezaron los malos rollos entre ellas, los rumores, llegó Kate Moss y las macizas dejaron de estar de moda. Una pena.

Ragazza 3

 

Pero no solo había tops women en la Ragazza. Fundamentalmente había forracarpetas de los guapos y de los reguleras. Había mucho tío bueno. Extranjero y nacional, actores, cantantes y por primera vez, modelos masculinos. Daba gusto verlos, normalmente desnudos de cintura para arriba, musculados… definiendo el tipo de chico que debía gustarnos en cada temporada: que si ahora con barba, que si ahora rapados, que si más cachas, que si fofisanos

Sexo, autoestima y horóscopo

Eran las tres patas de la revista. Un auténtico manual de autoayuda para adolescentes. El petting, el sexo seguro, el sida, cómo poner preservativos, qué le gusta a él, qué se lleva en cuestión erótica… Y sobre todo qué nos gustaba a nosotras. Con la Ragazza aprendimos cómo debíamos conocer nuestro cuerpo, aceptarlo y saber qué queríamos hacer con él y qué no. Saber que podíamos decir NO, que podíamos decidir, llevar la iniciativa, ser chicas fuertes y seguras. Para mí, fue una de las grandes lecciones de la Ragazza.

Claro que había mucha sección chunga, como el horóscopo o reportajes del estilo “¿Cuánto cuesta seducirle?”. Pero en serio, hasta esos me encantaban. El horóscopo me decía qué día de mes sería el mejor (ojalá cayera en sábado) y con los otros, me reía un rato grande.

¿Qué aprendiste tú leyendo la Ragazza?

Ruth de R.
Ruth de R.http://www.semecaelacasaencima.com
Soy de esas personas que siempre llega tarde, siempre tiene que hacer más de tres cosas para ayer pero siempre lo hace con una sonrisa puesta. Estoy encantada con mi vida, aprendiendo cada día, disfrutando todo lo que puedo. Y riéndome, que es el ejercicio más saludable de todos
RELATED ARTICLES

13 COMENTARIOS

  1. Recuerdo que en la primera Ragazza que compré aparecía Brad Pitt con el titular “WONDER BRAD PITT”

    Una anécdota que siempre me viene a la mente fue sobre una sección que aparecía en las últimas páginas donde la gente enviaba fotos suyas. Una amiga había enviado una foto con otra chica amiga suya. Al cabo de los meses publicaron la foto pero cortada donde solo aparecía la otra chica y no mi amiga, lo que supuso la ruptura de su amistad. Aún hoy nos acordamos de esto Lol.

  2. Y yo que me avergonzaba públicamente de haber comprado la Ragazza tantos años… pero si, visto con perspectiva, la Ragazza te enseñaba mucho, y era mas variada que el Vale, que era porno para adolescentes

  3. Yo no aprendí nada porque mi madre decía que esas revistas no eran para mi edad. Y viendo el contenido ¡que razón tenía! Ni Ragazza, ni SuperPop, ni Vale ni nada de esto entró en casa. Yo tuve una juventud de suplemento femenino del periódico del fin de semana y andando.

  4. Yo las coleccionaba incluso un poco mas mayor de 14 y 16 tenia esa de penelope y muchas otras ahora mi madre va tirándolas poco a poco para que no me de cuenta 🙂

  5. Yo recuerdo saltarme la parte del sexo cuando leía la revista y mi madre estaba cerca y luego por la noche no perderme ni una coma..jejejejeje.. había que mantener la imagen de niña buena delante de los padres 😉

  6. Que recuerdos! No consigo recordar que me enseñó pero sí las ganas que tenía que saliera la nueva edición en el kiosko!

  7. Yo empecé bastante tarde con esas revistas porque en casa me las tenían prohibidas, y tuve que esperar a ganar mi propio dinero y comprarmelas sin que lo supieran mis padres. Las coleccioné hasta que la montaña de revistas estuvo a punto de devorarme viva, entonces con algo de reticencia la diogenera que hay en mi las tiró todas.

  8. Todavía me acuerdo del anuncio de la revista!. Los chicos no teníamos esas revistas, así que no teníamos ni idea y sólo aprendíamos a base de errores

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión