domingo, mayo 15, 2022
InicioMaternidadFamilia, mujeres y conciliación: Nosotras que lo quisimos todo

Familia, mujeres y conciliación: Nosotras que lo quisimos todo

familia-mujeres-y-conciliacion

Sonsoles Ónega ha escrito una novela titulada Nosotras que lo quisimos todo en la que reflexiona acerca de conciliación a través de la historia de  Beatriz, una directora de Compras que recibe una suculenta oferta de ascenso para ir a trabajar a Hong Kong que hubiera aceptado sin dudas de no haber sido madre y esposa, pero que debe pensarse dadas las circunstancias actuales de su vida. Desde ese punto de partida se dedica a hacer un estudio para ver si, como intentan vendernos, solo hay un plan A o B o, por el contrario, se puede encontrar una opción C satisfactoria para todos.

Nada más empezar a leer, con el relato de un lunes cualquiera en el que antes de llegar a la oficina la protagonista ya está agotada, vi a muchas de mis amigas reflejadas: madres a las que la mañana se les complica con toses y mocos controlados a jeringazo de Apiretal y dedos cruzados, uniformes olvidados en el fondo del cesto de la ropa sucia que han de ser suplidos por el (corto) del año anterior o tarteras preparadas en el último momento arañando restos del fondo del frigorífico. Porque somos madres, pero no somos perfectas.

Es un libro que devoré con avidez, de fácil lectura y con un ritmo adecuado a la historia. Historia, además, desgranada con detalle ya que entra también en la relación de pareja que, en muchas ocasiones, se ve aparcada en la vorágine de la vida y los problemas adicionales derivados de esta situación, y en otros prototipos de mujer más allá de la protagonista, ya que también nos narra las vivencias de sus amigas. Por ello, me parece un buen libro recomendable que mujeres y hombres debemos leer pero, sobre todo, han de leerlo quienes gobiernan porque recoge en sus páginas muchos lugares comunes en los que sufrimos las mujeres.

Pero, siempre hay un pero, me pasa con este libro como con otros muchos discursos acerca de conciliación y de la situación actual de la mujer y es que creo que siempre nos centramos en prototipos predestinados a “grandes cosas”: mujeres con grandes puestos directivos que se ven obligadas a elegir entre su carrera y su familia, mujeres de las que, desgraciadamente, no hay tantos especímenes son las que encuentran su altavoz. La auxiliar administrativa, la empleada del hogar, la pluriempleada que araña segundos al día… ¿qué pasa con ellas? ¿no interesan? Necesito que alguien me explique por qué nunca hablamos de esa madre que no pueden acogerse a la reducción de jornada, una medida legal por otra parte, porque si se la reduce no le llega el sueldo, por qué nunca hablamos de la que deja a sus hijos a cargo de familiares para poder cuidar a los de otras, ¿por qué?

Si hablamos de conciliación pongamos sobre la mesa a quienes renuncian partiéndoseles en dos las entrañas porque su elección es tan brutal como quedarse con poder pagar facturas y dar de comer a sus hijos no hablemos solo de quienes tienen que valorar quedarse con puestazo y sueldazo. Aquellas que raras veces encuentran visibilidad son las que más necesitan que nos acordemos de ellas. Bajo mi punto de vista se trata de que todas tengamos voz, no nos pongamos nosotras mismas un filtro.

Let B. Díaz
Let B. Díazhttp://estonoescomomelocontaron.com/
Soy Leticia la mamá de Ojazos desde 2013, mujer desde 1978. Siempre corriendo y con mil cosas en la cabeza para hacer pero con poco tiempo para llevarlas a cabo. Escribo en Esto no es como me lo contaron y Las Letras de Let porque es lo que más me gusta hacer en el mundo. Activa, habladora y comprometida, cabezota y risueña vivo en una permanente contradicción. Necesito contar las cosas que me pasan para que no se me enquisten en alma.
RELATED ARTICLES

26 COMENTARIOS

  1. Yo, a las puertas de la maternidad, digo que el poder elegir trabajar, reducir la jornada o simplemente abandonar temporalmente tu trabajo, es un LUJO. De todas formas, no olvidemos también a esos papás solteros,separados o viduos que ejercen la maternidad (sin haber parido). Como dices, no debemos ceñirnos a un estatus laboral sino al problema de siempre: la conciliación en este país.

    Os dejo este artículo: http://politica.elpais.com/politica/2014/12/26/actualidad/1419616033_794119.html

    No conozco Iberdrola como empresa, pero lo del horario es un paso de gigante

    • No nos olvidamos de los papás, claro que no, pero la realidad, precisamente por la falta de políticas de conciliación adecuadas, es que es en las madres en las que recaen la mayor parte de los perjuicios. Y sí, desde mis 28 meses de maternidad te confirmo que es un lujo al que no muchas podemos acogernos.
      El horario es el primer y, bajo mi punto de vista, fundamental paso. Si todos tuviéramos el mismo hombres y mujeres tendríamos iguales ventajas y desventajas a la hora de acudir a médicos, reuniones escolares o quedarnos en casa con los peques (el teletrabajo es otra asignatura pendiente importante).
      No pierdo la esperanza de que lo consigamos. Sigamos levantando la voz.

    • Muchas gracias compañera. A ver si seguimos sumando adeptos a nuestra causa y conseguimos que nos escuchen quienes tienen que hacerlo. Besote.

  2. Es una gran verdad. Nos han querido vender la moto, porque la conciliación vida laboral y familiar no existe. Y menos hoy en día, en que como bien dices, hay que elegir entre comer y pagar facturas o pasar más tiempo con tus hijos. Yo me siento afortunada, porque mi trabajo me permite estar con mis hijos y dejarles poco tiempo en la guardería. Pero es triste ver a niños aparcados todo el día en guarderías, colegios o con otros familiares. No me extraña que la gente piense que tener un hijo es un artículo de lujo, cuando es un regalo.

    • Ay, dices tantas verdades en tan pocas líneas, recoges conceptos tan ciertos. Niños aparcados, que son regalos pero que parecen un lujo. Gracias por tu aportación, me ha gustado mucho leerla.

  3. Felicidades!!! Creo que expones con gran claridad el mundo en el que nos movemos. Parece que los prototipos de mujer que nos ofrecen no concuerdan en nada con las mujeres reales, con la mayoría de nosotras.
    ¿Es tan difícil hablar de las personas de verdad, de la mayoría, de las que no somos grandes directivas ni tampoco queremos intentar serlo?

    • Pues parece ser que sí, que es muy difícil ponerse en el lugar de la mujer media. Contar que no puedes reducirte la jornada porque no puedes reducirte el suelo a muchos les suena a ciencia ficción. Y es que hay ciertas medidas que mejoran, sí, pero no solucionan. Un abrazo.

  4. Yo estoy dividida. Dejé mi trabajo para dedicarme a criar en exclusiva porque no era un puesto fijo, no tenía mucho futuro y me complicaron mucho mi reincorporación tras la baja de maternidad. Hicimos cuentas, somos muy ahorradores, y decidimos que llegado el caso, ya nos privaríamos de cosas que habíamos disfrutado hasta ese momento porque realmente la conciliación no existe. O renuncias al tiempo de trabajo o al de estar con tu familia, pero un bando siempre sale perdiendo.

    • Exactamente como lo dices, siempre hay que elegir. Es una verdadera pena, pero es así. Yo propongo que sigamos gritando, que perseveremos, que nos oigan por narices y se vean obligados a tomárselo en serio. Un abrazo.

  5. Genial entrada, felicidades. Tienes toda la razón, por qué siempre se pone de ejemplo a posibles grandes directivas a la hora de hablar de conciliación? Las de a pie también lo sufrimos al igual que los hombres. La conciliación no es tal cuando no nos dejan elegir. Besazos.

    • Las de a pie sufrimos mucho porque, además, en muchas ocasiones no podemos pagar ningún tipo de ayuda y, si la tenemos, es familiar con lo que entran en cuestión muchas otras historias no siempre fáciles de manejar. Si yo no quiero ser rica, solo poder vivir. Un besote.

  6. La conciliación no existe, es una pantomima.

    Cómo bien dices no sólo hay que fijarse en los mujeres que tienen la opción de elegir entre mudarse de ciudad o quedarse trabajando cerca de sus hijos, la realidad es que hay muchas mujeres que no tienen (no tenemos) ni si quiera la opción de decidir

  7. Buenísimo post. Let, ¡no puedo dejar de felicitarte!
    Ya sabes, en estos tiempos la ciencia ficción vende mucho más que el realismo… En especial, cuando es una realidad patética la que describimos…
    Ese libro tiene que escribirlo alguien pero ya. y ahora mismo no puedo pensar en otra pluma que no sea la tuya.
    Un beso enorme!! 🙂

  8. Has dicho con palabras sencillas una cosa muy cierta: el feminismo de la igualdad, ese que se plantea en las instituciones y del que siempre se habla, es , al final, un feminismo burgués. Porque la mujer a la que se le plantea ese gran dilema entre una profesión que ama y cuidar a los niños, suelen ser mujeres profesionales de clases medias (clase media de verdad) y alta. De hecho, ahí tuvo su origen todo el feminismo: de la Wolf a la Beauvoir, mujeres intelectuales, artistas, etc… que querían tener las mismas oportunidades que los hombres. ¡Y claro que debemos tenerlas! Pero en ese razonamiento siempre se deja afuera a la mayoría de mujeres, al gran ejército de limpiadoras, auxiliares, vendedoras, cajeras, obreras de fábricas, etc… (que igual que la gran mayoría de hombres) no se realizan en sus trabajos para nada! El problema de clase ahí está disfrazado e ignorado en la mayoría de las discusiones.

    • No queremos hablar de cuestión de clases porque nos suena a antiguo pero al final todo se acaba reduciendo a lo mismo. Es un drama, de verdad, por mucho que no queramos verlo. Gracias por tu comentario, me ha encantado.

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión