miércoles, junio 29, 2022
InicioMujer ActualDale a tu cuerpo alegría

Dale a tu cuerpo alegría

Cuando he buscado documentación para este post (sí, en estas revistas de internet también nos documentamos, aunque algunas veces sea a muy pequeña escala) alguna de mis fuentes se han visto obligadas a hacer memoria para recordar que es eso del “sexo”. Es una lástima… pero es así, desde que somos madres las cosas se complican, no sólo por la presencia de los peques en casa, sino también por encontrar las ganas cuando el día te ha dejado agotada y tu partenaire anda más o menos igual.

dale-alegria_camaMis fuentes, nostálgicas o no (algunas siguen dándole a su cuerpo alegría como si no hubiera mañana), entre remembranzas y realidades, me han ayudado a hacer un recopilatorio de, dígamos, lugares no tan comunes para hacerlo. El sexo. Se entiende.


Al lío

El coche

Un clásico: el motel de carretera llevado al extremo… porque el motel es el propio vehículo. Es tan fácil aparcar un coche y dar rienda suelta a la pasión. Sólo hay que tener un poco de tino para escoger el lugar. Puede ser un descampado o una calle poco transitada, aquellas plazas de aparcamiento junto al parque tan solitarias por la noche… Aunque creo que hay que tener un poco cuidado, salvo que te guste que te observen, varias de mis fuentes me han hablado de mirones 😉

Que os déis el piro

Los “ideales” lugares acuáticos

Playas, piscinas, duchas, bañeras… no sé si es producto de la poca ropa o del calor que suelen llevar aparejados, bien por la temperatura exterior, bien por la del agua, bien por la corporal propia, el caso es que se tienen por lugares ideales para desfogarse. Eso de flotar y apenas pesar también debe de tener que ver… Aunque ya os digo que os equivocáis, el agua y la fricción no son grandes amigos… Ahí lo dejo.


Pero esto qué es

En los dos metros cuadrados del ascensor

Esta es otra que no me explico mucho. ¿Qué morbo tienen los ascensores?, ¿el que te pillen? Y, ¿qué provoca esas ganas irrefrenables de montárselo en apenas dos metros cuadrados? Quizá la proximidad, no sé. Sea como fuere, las ganas aprietan, uno se pone a darlo todo y no le queda otra que apretar el botón de Stop… no vaya a ser que el mirón del coche también haga aquí su aparición estelar en forma de vecino bajando la basura.


Ahí ha pasado algo

Los probadores

Ya lo contaba Natalia en uno de nuestros vermuts, el sexo en los probadores está a la orden del día. Con tanto cambio de ropa, el “mírame cómo me queda esto”, el “cierra ahí que me van a ver todo” y tanta piel a la vista del otro… pues pasa lo que pasa, que al final hay que ponerle remedio a tanta excitación porque se ve que lo del freno está complicado. El morbo de que te escuchen y el hecho de que puedan abrirte la cortinilla y pillarte creo que también influyen. Lo prohibido siempre atrae.


Absoluta necesidad de calentarse

Transportes con cama

Da igual si se trata de un ferry con filas de literas en plan albergue juvenil o el coche-cama de un tren transnacional, los viajes siempre le dan un aire de aventura brutal a los escarceos sexuales. Así que, seais recientes conocidos o pareja de las de toda la vida, si la chispa se enciende tendréis la sensación de que estáis viviendo el romance de vuestras vidas.


Así no me ven

Las áreas de descanso

Parejas y coches, coches y parejas, no sé que tienen cuando se juntan que en algún momento acaba pasando algo. Tanto, que puedes acabar como Maribel Verdú y  Gael García Bernal en Y tu mamá también  parando el coche para echar… el resto. No se me ocurre un uso mejor para las áreas de descanso, aunque creo que lo del descanso viene un poquito después.


Quién dice avión, dice helicóptero

Juegos de manos

Desde lugares turísticos a bancos en la calle, pasando por aviones u otro tipo de transporte, cualquier lugar es bueno para darse a los juegos de manos. Lo de “dejarse ir” disimulando por las posibles miradas del entorno tiene casi tanta gracia como lo de masturbarse en público… (huy, ¿he dicho masturbarse?)


Así sí

La más común de las normalidades

Hay quien necesita estar con la puerta cerrada y segura de que sus vástagos están en el más profundo de los sueños (o de que no están en casa) para dedicarse a los placeres de la carne, mientras que otros sienten el calor subiendo por el cuerpo y han de encerrarse en la primera habitación que pillen libre para echar uno rapidito contra la puerta, esperando que el peque no pregunte por papá y mamá.


Con ese tiempo no sé yo

Mirando a la idílica montaña

Si es que lo llamamos sexo pero quiere ser amor… o al menos parecerse… o nosotros sentir que se está iniciando… o algo. Nos encontramos ante un paisaje imponente y se nos revolucionan las entrañas y acabamos echando mano (por decir algo) del que tenemos al lado para sentirnos soberbios juntos.


Este NO es el concepto

And the Oscar goes to…

Un cebadero de cerdos. Sí, esto a los urbanitas nos suena raro, raro y por eso se ha llevado el premio en esta categoría. No era propiamente hablando en el cebadero, no, sino en un coche estacionado en él -veis, ya está aquí el coche de nuevo-. Este debía de ser el sitio más remoto que encontró la pareja protagonista, ese lugar que les daba la seguridad de que nadie iba a encontrarles, ni por casualidad. Curioso el lugar. Por lo que me cuentan, olía que alimentaba.

Imágenes: Pixabay y Giphy

Artículo anteriorDe mayor quiero ser…
Artículo siguienteTengo un Down Extraordinario
Let B. Díaz
Let B. Díazhttp://estonoescomomelocontaron.com/
Soy Leticia la mamá de Ojazos desde 2013, mujer desde 1978. Siempre corriendo y con mil cosas en la cabeza para hacer pero con poco tiempo para llevarlas a cabo. Escribo en Esto no es como me lo contaron y Las Letras de Let porque es lo que más me gusta hacer en el mundo. Activa, habladora y comprometida, cabezota y risueña vivo en una permanente contradicción. Necesito contar las cosas que me pasan para que no se me enquisten en alma.
RELATED ARTICLES

16 COMENTARIOS

  1. Ffffffff vaya temazo este de hoy chicas!!! Pero si es lunes…
    Los arranques de pasión desenfrenada dar para mucho. Me identifico con unos cuantos pero mi preferido desde luego es el calentón que te pilla a medio camino de Cuenca y el coche y sus descampados es tu única vía de escape, que tendrán esos descampados…

  2. Jajajaja ay… Qué cosas hay en la viña del Señor. Yo creo que faltan un par de todas maneras 😉

  3. jajaja, reconozco que el coche cada día me parece más incómodo como lugar pero hace unos años…en fin. El del ascensor lo tengo pendiente…no vaya a ser que lo rescaten a uno “a medias” o vaya a tener cámara y se de un festín el que vigila.

  4. Se podrá dejar un comentario anónimo? Que no quiero que vuestra impresión de mí cambie… ???

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Mónica on