Cerrar etapas para…¿abrir otras?

14

Y vamos con la enésima versión de este post, que de tan perfecto que quiero que sea, no hago más que cambiarlo y cambiarlo. Porque es el último que escribo en Mujeres y Madres Magazine, al menos como redactora semanal (quizá me sigan queriendo y me permitan colaborar de vez en cuando) y quiero despedirme bien 🙂

Dejar el blog no ha sido una decisión fácil, son un equipo de mujeres con el que se trabaja de maravilla, además de aprender cada día más. Pero forma parte de un momento vital que me empuja a cerrar puertas a mi alrededor para avanzar más ligera de equipaje y, quién sabe, si comenzar a abrir otras nuevas.

cerrar-puertas

Desde que acabaron mis vacaciones (parece que hace 2 años en vez de 2 semanas), siento la necesidad de ir cerrando asuntos, finalizando temas, acabando etapas. Siento miedo y emoción a partes iguales, porque sé que soltar lastre me permitirá ir más ligera, moverme con más agilidad, pensar más rápido y eso hará que surjan cosas nuevas… o no.

Porque, ¿de verdad necesito abrir más puertas? ¿Quiero seguir haciendo cosas diferentes? Seguramente alguna vez me hayáis leído que cuando llegue a los 40, pienso dedicarme a aquellas cosas que me hagan feliz. Solo a esas (¡ojalá pueda!). Y me quedan 7 meses para ese momento. Así que, mientras tanto, voy cerrando puertas.

Mi empresa

He de reconocer que esta la cierro no por convicción, sino por obligación. Y duele, porque emprender en este país es complicado. Ha sido mucho tiempo invertido, horas robadas a la familia, al ocio o al descanso y muchos quebraderos de cabeza. Por eso tener que cerrar está siendo duro para todos, para las empleadas, para las clientas y para mí. Me quedo con lo bueno, lo que he aprendido, los que se han cruzado en mi camino y saber que puedo conseguirlo. Esta ha sido la primera puerta que tengo que cerrar y os aseguro que pesa bastante, tanto que puede ser el principal motivo para ir cerrando las demás.

Mujeres y Madres Magazine

No soy la primera en dejar el blog, pero no por ello duele abandonar un proyecto que empecé con mucha ilusión, con muchas ideas en la cabeza y que ahora mismo suma más de 5.000 seguidores en Facebook y un montón de lectores que a diario disfrutan con nuestras historias. Y yo, con las chicas de MMM, he aprendido a organizarme mejor, a disfrutar más del tiempo, he conocido mundo, ciudades y rincones, me han trasmitido pasión por sus trabajos, por sus familias, por sus ideales… He encontrado grandes amigas que seguirán a mi lado a golpe de click y a las que me gustará abrazar al menos una vez al año. ¡Os quiero chicas!

fotos-violeta-rodriguez-vermmmut-050
Por cosas como estas, ha merecido la pena

El 2.0 y el exceso de “conocimientos”

Ha sido empezar y no parar. Desde el 1 de septiembre me he dado de baja de más de 50 listas de correo y webs a las que estaba suscrita. ¡Igual abro una mañana el ordenador y tengo el buzón vacío! He dejado de recibir “conocimientos” de cosas tan variopintas como SEO, marketing on line, creación de empresas, qué novedades tiene Apple cada mañana, GPS para niños, del Asos marketplace, de Endomondo, las Google Alerts, como manejar wordpress, diseño de bolsos o como hacer que no se mueran mis plantas de interior… Me dejaré alguno más, seguro.

También me he salido de algunos grupos de whatsapp y de varios de Facebook, sobre todo los que tienen que ver con maternidad, madres, malasmadres, madres que protestan, madres que emprenden… ¡No se que me ha pasado! Y me he ido de todos los que hablaban de energía positiva, inteligencia emocional, emociones, coaching, bioneuroemoción… Vamos, que tengo claro que me he saturado de conocimientos por ahora. O eso, o necesito nuevos nichos del saber.

¿Abrir puertas?

Pues no lo tengo muy claro. En esta operación desalojo en la que estoy inmersa, siento que quiero cerrar puertas pero no tengo muy claro si es para abrir otras o simplemente seguir caminando con más tranquilidad. Y llevo solo unas semanas, pero ya veo resultados.

El teléfono suena menos, lo que hace que tenga menos estrés. Estoy más pendiente de mi familia que de las RRSS, así que las respuestas automáticas van cambiando, de un “¡espera!” a un “¿dime cariño?”. Duermo un poco más (solo un poco) y me da tiempo a compartir actividades con mis amores: clases de piano con la peque (las dos juntas), natación en la piscina con la mayor (¡bajar barriga en familia!) y creo que tengo convencido a mi paco para probar el Lindy Hop (¡yehaaaaaa!)

Por ahora no hay nuevos proyectos, nuevas empresas, nuevos cursos. Por ahora el cuerpo me pide disfrutar de cada minuto de cada hora de cada día. Seguir con lo que me hace feliz, restar lo que me quitaba energía y sumar nuevas ilusiones, nuevos retos cuando lleguen.

P.D. Chicas de MMM, seguid así 🙂

14 COMENTARIOS

  1. Te entiendo perfectamente Ruth, porque nosotros también tuvimos que cerrar nuestra tienda online en diciembre del año pasado, y ese momento fue un poco crítico también a nivel personal y sientes la necesidad de cerrar etapas en tu vida además de la profesional. Ánimo y te deseo toda la suerte del mundo para el futuro sea el que sea o el que decidas, una vez esté todo más reposado. Un placer haberte leído por aquí!!! Besos y un abrazo!!!

  2. Ainssss como te vamos a echar de menos compi. Ha sido un placer compartir y aprender este año y medio contigo, te deseo toda la suerte del mundo en esta nueva etapa y que sigamos en contacto, aunque eso no lo dudo. UN besazo!

  3. Ha sido un placer compartir tanto contigo durante este tiempo Ruth. espero que eso de “al menos un achuchón al año” se cumpla, que sé que de vez en cuando vienes por los madriles 🙂 Seguro que la vida de traerá cosas maravillosas, igual no en siete meses, pero seguro que antes de lo que imaginas. Por ahora disfruta al máximo. ¡Un besazo enorme! ¡Te echaremos de menos!

  4. Mucha suerte en tu nuevo proyecto (vital, se entiende). En realidad es lo que deberíamos hacer todos, estar menos pendientes del trabajo, del móvil, de las RRSS y más pendientes de nuestra familia, que en el fondo es lo que nos llena más.

  5. Bueno, Ruth… qué quieres que te diga… me niego a despedirme. Simplemente cambiaremos de canal. Yo te espero aquí. Ya lo sabes… Los madriles a la cola pepsicola. 😉
    Un besazo enorme y ¡adelante! que el que no suelta cosas y no se mueve, no evoluciona.

  6. Vaya sorpresa! Echaré de menos tus post…los tuyos no me los he perdido nunca…amor de hermana supongo…
    Decisión seguro que acertada!
    Como dice la canción de G. Estefan que tanto ha sonado en casa en navidad…:
    …y vamos abriendo puertas,
    y vamos cerrando heridas.
    porque en el año que llega
    vamos a vivir la vida…
    Pues eso, a bailarrrrr y seguir disfrutando con todo lo bueno que vendrá!

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre