sábado, junio 25, 2022
InicioMujer ActualAmigas, el tiempo pasa

Amigas, el tiempo pasa

Desde que me convertí en madre, a finales de 2009, el tiempo no pasa, ¡corre! O incluso me atrevería a decir que vuela. Y yo, ilusa de mi, me sigo viendo igual, pero igual que… ¿Cuándo? Pues me sigo viendo igual que cuando tenía 25 años y es entonces cuando, de pronto, caes en las cuenta de que así, y casi sin notarlo, el dos se  ha convertido en tres y… ¡ya tengo 35 tacos!

balloons-388973_1280

Que sí, que los 40 son los nuevos 30, pero se acercan desafiantes (para que nos vamos a engañar). Que estoy en la flor de la vida, pero los 35 no se llevan igual que los 25, que os voy yo a contar. Que me queda mucha vida por delante, pues sí, pero de pronto llega un momento en el que, sin avisar, los años empiezan a pesar y todo llega de repente cuando tú aún en la parra pensabas que nunca te llegaría a ti. Las canas, las primeras o las segunda arrugas, la flacidez y… todo lo que aún esta por llegar.

Y no es que tenga problema con mis años, por ahora creo que no los llevo nada mal. Lo que me hace gracia es darme cuenta de que yo me sigo viendo igual que hace una década, ¡como si me conservará en formo,l vamos! y los únicos que cambian o se hacen mayores son los de a mi alrededor. Ilusa de mi. Y mucho me temo que no soy la única que piensa así, ¿verdad?

Ese momento en el que vas a casa de tu madre y te encuentras a la hija de la vecina, esa niña tan mona con la que a veces jugabas en la plaza cuando eras pequeña. Te cruzas con ella y sin darte cuenta la miras y remiras y entonces piensas “¡qué mayor está! ¡parece mucho más mayor que yo! ¡qué mal le han sentado los años!“. Pero… ¿y yo? Qué pensará ella de mi cuando me ve. Yo me sigo viendo igual pero es evidente que el tiempo pasa para todo el mundo y no sólo para los demás.

Pero lo mejor fue el otro día cuando en medio de mi clase de pilates llega la profe y le pregunta al chico que tengo al lado su edad, porque resulta que justo ese día era su cumpleaños. Y es entonces, en ese preciso instante, cuando te da el patatús y crees morir aplastada, en una de esas posturas raras que tanto te cuesta hacer, al escuchar que cumple 24. ¡Mi madre! ¡Sólo 24! ¿24 qué? ¡Serán en cada pata! ¿Once años menos que yo? Entonces noté como si me tiraran un cubo de agua fría y ya no dí pie con bola el resto de la clase. Pues si yo pensaba que era de mi edad… definitivamente he perdido el norte y tengo una percepción que en nada se corresponde con la realidad, vivo eternamente pensando que sigo siendo joven y aunque -con sólo 35 años- lo sigo siendo, ya los 25 se quedaron muy atrás.

refreshment-438399_1280

Aunque dicen que lo importante es como uno se siente, y sabéis qué os digo, que yo me siento como si tuviera no 25, si no 20. Pero eso sí, con la experiencia de 35 😉 ¿Y tú como te ves respecto a los demás?

Natalia Martín
Natalia Martín
Soy Natalia, mami de tres… bueno de dos princesas, que me tienen loca, y un blog donde, desde hace más de cuatro años, cuento mis historietas, mis ocurrencias y mi día a día. Mujer apasionada, responsable, trabajadora, comprometida, cariñosa y muy optimista, me gusta ver el vaso siempre medio lleno. Dispuesta a darlo todo siempre y a disfrutar de este nuevo proyecto con todas vosotras.
RELATED ARTICLES

32 COMENTARIOS

  1. Ay amiga, pues claro que el tiempo pasa..tu solo 35¡¡ Ya sabes, abrazate a alguien más mayor que tú, para sentirte menos vieja, y también a alguien más joven para seguir bebiendo el elixir de la eterna juventud. En cualquier caso un consejo, no se te ocurra ir a ninguna arengada de PODEMOS, ya sabes: TIC TAC, TIC TAC…(Menuda jodienda), lo que faltaba. Saludos.

  2. A mis casi 42 creo que he aceptado el paso de los años porque no querría volver a los 20 ni loca. Ya los viví, ya los disfruté y ya los sufrí lo suficiente.

    • Yo creo que tampoco, amiga, aunque lo pasamos divinamente, he de decir. Pero igual sí que me plantaba con estos que tenemos ahora, te parece? Aunque me da que nos va a dar lo mismo jajajaja

      • Seguro que los disfrutastéis a tope, con lo bueno y lo malo. Pero nada de volver… ¡qué estamos en la flor de la vida! 😉

  3. Muy bueno, definitivamente creo que es una epidemia generalizada, aunque yo, por supuesto, estoy igual que con 25. Creo que incluso mejor jajajaja:)

  4. Jajajaja, eso nos pasa a todas!!! Asumimos nuestra edad numérica pero no lo que implica. Yo conozco a alguna veinteañera que tiene la cabeza tan bien amueblada que pienso: ¿pero si yo con 22 años era una lela y estaba saliendo del cascarón? jajajaja. Los tiempos han cambiado. En cualquier caso, yo llevo bien la edad porque todavía soy “joven”, no tiene mérito. Re-comentaré esta entrada dentro de un década, a ver qué pienso.
    Un besazo!!

    • Ya veo que no soy la única 😉 Claro que aún somos jovenes, tenemos mucho vida por delante, pero yo me sigo viendo igual que cuando tenía 25 y sigo pensando que soy una mami muy joven. Jajajaja…

    • Jaajajajajaj!! Aquí la abuela. Vengo del futuro para deciros que dentro de… 8 o 9 años os seguiréis sintiendo igual de estupendas o más! 🙂
      (Yo creo que es algún medicamento que nos dieron de crías… o una mutación genética)

      A mi padre le digo: “uy, papa, qué mayor estás…” y el me dice “pues mira que tú!”

  5. Jajajajaja…. aquí otra ilusa que se cree que sigue en los veintipico!! Jo, yo es que me acuerdo que cuando los tenía de verdad veía a la gente de 30muchos como muy viejuna (y no solo de fisico) y yo ahora con mis 36 no me veo así!!!

    • ¿Verdad que sí? Eso también me pasaba a mi y ahora que los tengo no me veo como les veía yo a ellos, la verdad. ¡Muchas gracias por pasarte!

  6. Yo te veo estupenda, para mi el cambio ha sido de los 40 a los 41, en ese año he visto mis canas, mis arrugas, la flacidez ya venia de antes, un besazo

  7. Jajaja ¡a mí me tiran un cubo de agua fría cada día! ¿qué fue de mis 25? ¿Y de mis 35? ¿donde estáaaaais? ¡¡¡¡os necesito!!!!!
    El paso del tiempo es lo peor… pero también lo más democrático del mundo: pasa igual para todos, es el único consuelo 😉
    El otro día pensando en esto leí un frase que me gustó mucho: “Nunca vas a ser tan joven como hoy” Verdad verdadera 🙂
    Respecto a ti… ¡estás en tu mejor momento! ¡¡en todos los sentidos!! y yo siempre te veré muy joven (aunque sólo sea porque te saco 5 añazos 😉 ¡enhorabuena por este proyecto guapa!

    • ¡Mil gracias Ana! Por lo del proyecto y por lo bien que me ves, contigo da gusto. Buena frase esa de “Nunca vas a ser tan joven como hoy” ¡me la apunto!
      Besos y gracias por pasarte 😉

  8. Yo me veo como si siguiera en el colegio. Tengo una imagen completamente desvirtuada de mí misma y del paso del tiempo. ¡Que ya soy madre y tengo 32! Es que me levanto por las mañanas y no me lo creo.

    • ¡Me parto contigo Lucía! Yo también me sigo viendo como una madres “muy joven” 😉
      Un besazo y gracias por pasarte

  9. Estas mismas palabras han salido de mi boca hace unos días. Si, he hablado del tema con muchas amigas, que me veo igual que hace 10 años, però después me veo y no, però por dentro si!!! jajajjajaja i tengo 36!y 3 hijos (bueno dos niñas y un niño).
    Me he sentido totalmente identificada!!!!

    • Somos muchas las que no sentimos así Montse. Lo importante es seguirse sintiendo joven y con muchas ganas. Y tu con tres, ¡todavía más! 😉 Gracias por pasarte

  10. Ais…. pues te podría decir el tópico típico de que la edad no es la del DNI si no la que sientes… por espíritu y esas cosas que nos decimos las mujeres cuando cumplimos los nuevos 30…..pero prefiero contarte la realidad, mi realidad.

    Tengo 40, dos hijas, una de 15 que me hace sentirme madre joven y otra de 6 que me hace tocar con los pies en el suelo….. y además es la que se encarga de decirme,,, mami…. tu ya eres mayor…… Seré mayor cariño, pero me veo estupenda de la muerte y mejor que con los 20…. y con esto me consuelo en mi pasar de los años y en que mis amigas del colé son tan monas que dicen que estoy igual……

    un beso y gran post

    • ¡Muchas gracias! Estamos en la flor de la vida y lo importante es sentirnos bien con nosotras mismas, nos veamos con 25 o con 35, jajajaja
      Gracias por pasarte 😉

  11. Me encantó, justo hace unos meses pensaba en eso cuando traté de ponerme unos jeans, ouch! ya no tengo veinte y tantos…tampoco es para tanto pero creo que dentro de nuestra cabeza seguimos pensando que seguimos en nuestros años mozos 😉 Estoy embarazada del segundo y bueno la consigna de este año es ponerme en forma…veremos que forma, quiero decir 😉 mejor sentirse joven, bella, mamá sexy!

    • ¡Eso desde luego! Cuidarse es muy importante y sentirse bien contigo misma, aún más. Gracias por pasarte 😉

  12. Ainss qué identificada me veo. Si alguna vez piso la uni por cualquier tema (trabajo básicamente), puedes creerte que me siento entre iguales? Vaya, hasta que caigo en la cuenta que les saco como unos 20 años jajaja.
    Un beso

    • Y cuando te paras a pensar en que han pasado 20 años es cuando sientes el cubo de agua fría por tu cabeza, ¿verdad? Creo que nos pasa lo mismo a la mayoría 😉
      ¡Gracias por pasarte!

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría