jueves, enero 20, 2022
InicioMujer ActualEl miedo a la soledad (en los tiempos de Tinder)

El miedo a la soledad (en los tiempos de Tinder)

clase-historia-sociedad

Un sol de justicia en la calle. Mis manos apoyadas en la falda de cuadros escoceses. Los rayos adentrándose por los agujeros de las persianas y alumbrando de forma inquietante los ojos de la profesora, confiriéndole un aspecto casi robótico. La Prehistoria, la Edad Antigua, la Edad Media, la Edad Moderna y la Era Contemporánea. Recuerdo perfectamente lo que pensé en ese momento: «¿seguro que desde la Revolución Francesa a nuestros días estamos viviendo en la misma época? ¿De verdad la vida entonces se parecía sustancialmente a la nuestra?».

Eso de lo que ya dudaba a los doce años se ha convertido para mí en una certeza adulta.

Cuando los humano(ide)s del futuro estudien este momento dentro de unos cuantos siglos, y por lo tanto ganen en perspectiva histórica, creo que se darán cuenta de que la revolución digital ha cambiado nuestras vidas lo suficiente como para suponer el inicio de una nueva era.

No nos relacionamos igual. Y no me refiero solo a la propia existencia de las aplicaciones móviles y las redes sociales, a cómo se gestan las nuevas relaciones y cómo se mantienen. No solo estoy aludiendo al “amor en tiempos de Tinder” ni a las amistades que nacen con un retuit o un comentario en un grupo de Facebook.

Me estoy refiriendo a qué provoca las relaciones, qué las mantiene, qué las consume y qué las hace desaparecer.

Nuestra era ha sido calificada por Zygmun Bauman como «Modernidad Líquida». A diferencia de la infancia que les tocó vivir a nuestros padres, la mayor parte de los que ahora tenemos veinte, treinta o cuarenta años hemos crecido con (casi) todas las necesidades cubiertas. Nuestra época se caracteriza por “las innovaciones constantes de toda la industria del entretenimiento y de la comunicación, en la cual los aparatos son permanentemente superados por tecnologías más novedosas, y por ello, desechados los anteriores. Esto produce que no sea necesario que lo que se fabrica sea duradero porque el avance de ‘las novedades’ hace que las cosas resulten obsoletas incluso antes de dejar de funcionar”.

Esta filosofía que parece solo referirse al modo en que nuestra sociedad consume tecnología, se extrapola a cómo adoptamos en general nuestras decisiones de consumo (compramos barato, por impulso y muchas veces sin cubrir una necesidad real), e incluso ese modelo va mucho más allá, y modula la forma en que percibimos y valoramos las relaciones que tenemos con los demás.

miedo-soledad-relaciones

Reevaluamos continuamente nuestros afectos, de modo que sometemos a una lista de pros y contras nuestras relaciones con otras personas buscando constantemente nuestro propio beneficio o bienestar. Muchas veces son reflexiones casi inconscientes las que nos llevan a apartarnos de personas que han dejado de tener «razón de ser» en nuestras vidas, bien sea porque ya no compartimos un espacio común o porque nuestras vidas han cambiado y ya no existe esa conexión que nos unía.

Consumimos relaciones y vamos dejando cadáveres a nuestro alrededor. Estas amistades de “usar y tirar” van acompañadas de un replanteamiento casi constante de nuestro lugar en el mundo, de lo que hacemos, de aquello a que le dedicamos la mayor parte de nuestras vidas, de con quién compartimos nuestro tiempo.

Cambiamos de trabajo, de actividades, de deporte, de casa, de ciudad, de cortinas, de amigos. Nos enfadamos con nuestra familia, nos alejamos, nos encerramos, nos divorciamos, vamos al psicólogo, nos abrimos otra vez, tejemos amistades nuevas, nos apuntamos a pilates, salimos a correr, entablamos una nueva relación sentimental, se resquebraja y volvemos a empezar.

Este movimiento desenfrenado e insaciable nos lleva hacia ¿dónde? porque nuestros sueños no son constantes, vamos buscando nuestro bienestar, ese mismo que nos empuja a cambiar la trayectoria pero que no nos lleva a un destino fijo. Es como si fuésemos un conejo persiguiendo una zanahoria que cuelga de nuestra propia cabeza.

Ha cambiado nuestro sistema económico. Ya no es solo lo que producimos, es la información que manejamos. En la época del “big data”, de Google, del autodiagnóstico médico, de la compra online, el “yomimeconmigo” es la nueva neurosis consumista: la industria cosmética, el deporte y la ingente cantidad de disciplinas que nos prometen un gran cuerpo en una mente equilibrada, el auge de las teorías psicológicas más variopintas, la meditación, las dinámicas de grupo y los talleres de constelaciones. Todo un mercado dirigido al individuo porque “solo nos necesitamos a nosotros mismos para ser felices”.

Somos tremendamente individualistas y hedonistas. Pero, ¿realmente estamos haciendo lo mejor para nuestro bien? ¿Dónde están nuestras certezas? ¿Dónde crecen nuestras mallas de seguridad? ¿De verdad no necesitamos a los demás?

miedo-amor-libertad-seguridad

Es una especie de delirio colectivo de individualismo (valga la aparente contradicción) y de narcisimo.

Siguiendo la metáfora de Zygmun Bauman, somos líquidos porque estamos en constante adaptación a nuevos contextos, relaciones, espacios, trabajos. Cambios que a veces nos vienen impuestos, pero que en otros muchos casos son fruto de nuestras elecciones, de nuestro deseo de romper, probar, conocer, experimentar, explorar(nos). Se nos olvida sin embargo que los líquidos no tienen consistencia, que si se rompe el recipiente que los contiene se desparraman y se vuelven irrecuperables.

En palabras de Gilles Lipovestsky, “el amaestramiento social ya no se realiza por imposición disciplinaria sino que se efectúa por autoseducción. Los trastornos narcisistas no se presentan con síntomas claros y bien definidos, sino más bien como «trastornos de carácter» caracterizados por un malestar difuso que lo invade todo, un sentimiento de vacío interior y de absurdidad de la vida, una incapacidad para sentir las cosas y los seres”.

Huimos de los sentimientos, del compromiso, de las ataduras. Queremos ser libres de las imposturas ajenas pero caemos presos en la red que nuestro propio ego, que nos captura y dinamita.

Miedo.

Da miedo vislumbrar una sociedad sin certezas, poblada de autómatas que no ven más allá de su propio ombligo, infelices y vacíos en sus cuerpos perfectos. Provoca terror imaginar una sociedad sin valores humanos, como la solidaridad, el compromiso, la confianza, el apego, el cariño mutuo.

miedo-vacio-soledad

Vértigo. Vacío. Miedo. Abismo.

A veces quisiera romper con todo, huir, refundarme. En otras ocasiones, solo quiero certezas. Una malla de seguridad a la que dormir abrazada. Una mano que me acaricie la cara antes de dormir y me bese en la frente.

Recuerdo esa falda de tablas escocesas, mis pensamientos esa tarde en clase de historia acerca de si realmente la época de la “libertad, igualdad, fraternidad” es la nuestra. Y recuerdo vívidamente el bienestar que me producía en aquella época que mi madre me arropase todas las noches y me dejase la ropa bien estirada encima de la silla para que encontrarla preparada a la mañana siguiente.

Soy líquida como resultado de la sociedad que nos ha tocado vivir. Pero cada día tengo más claro que quiero relaciones sólidas a las que aferrarme y con las que dar cobijo a los míos, porque mi felicidad está en el punto intermedio entre la libertad y la seguridad. Necesito agarrarme al amor para mantenerme a flote.

Seguiré haciendo equilibrios.

 

Imágenes vía Pexels y Unplash

Artículo anterior12 cosas que adoro de ser autónoma
Artículo siguienteRedecora tu vida
RELATED ARTICLES

4 COMENTARIOS

  1. Guau! reflexiones profundas a esta hora de la mañana jaja
    Ahora en serio te digo que estoy de acuerdo contigo, yo seré líquida pero mis relaciones no quiero que lo sean

    • ¿Verdad? Yo es que a raíz de las pérdidas en mi vida, me lo planteo mucho. Vamos por la vida como si fuésemos autosuficientes, pero la realidad es que nada tiene sentido si no tienes con quién compartir el día a día.

      Abrazo!

  2. Felicidades por tu artículo. Es una reflexión profunda digna de ser llevada a las clases de secundaria en estos tiempos que corren, o ¿deberiamos decir «fluyen»?. Me ha encantado. Lo volveré a leer.

    • Los tiempos fluyen… cierto. Y nosotros hacemos lo que podemos por el camino. Gracias por tu comentario, Imma. Un placer leerte.

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo