domingo, noviembre 28, 2021
InicioMujer Actual12 cosas que adoro de ser autónoma

12 cosas que adoro de ser autónoma

carrie autonoma
Así es como me ve Hacienda.

Hola, soy Patch y soy autónoma. «¡Hola, Patch! ¡No se te nota nada, pareces muy normal!» Gracias amigas por esta acogida. En estas fechas estoy cumpliendo siete años de autónoma (con una pequeña pausa por el trabajo que realicé en aquella empresa que me despidió embarazada) y creo que ya no lo odio cada segundo he asumido las ventajas que tiene.

Y es que ser autónoma es una actividad llena de alegrías, además de las inherentes a trabajar desde casa. Hoy quiero compartir con vosotras todas esas cosas que estáis deseando saber sobre trabajar por tu cuenta y que nunca os atrevéis a preguntar porque los autónomos somos personas hoscas y misántropas. He aquí algunas:

cybercafe
Justo en tu casa se ha roto la wifi y siempre acabas en el cybercafé del sitio más inusitado.
  • Te sientes responsable de tu vida, puedes elegir con qué compañía vas a usar la wifi para teletrabajar los días que no estés en tu casa.
  • En el día a día puedes además elegir tu horario aunque en la realidad esto se traduce en que acabas pringando hasta la madrugada los días en los que no hayas sido suficientemente productiva. Tú eres el peor jefe que has tenido jamás.
  • Si no trabajas en una oficina, de pronto eres una mujer afortunada porque entre artículo y artículo puedes poner una lavadora/bajar a la tintorería total si son cinco minutos/recoger la cocina. O hacer lo que hago yo que es cerrar la puerta del despacho y olvidarme de que existe una civilización al otro lado.

Los autónomos amamos a la burocracia

  • ¡Puedes ser recaudadora de impuestos! Retén a tus clientes el IVA y el IRPF y entrégalo a Hacienda, no sea que se cansen si lo retienen ellos mismos. Todo son ventajas.
  • Si te gusta el papeleo y dedicarte a cosas que no son tus clientes, ¡estás de suerte! Porque cada tres meses te toca presentar todas las facturas que hayas cobrado y pagado (no, hamijas, no os podéis desgravar el cumpleaños de vuestro hijo ni la operación de aumento de pecho*).
  • También tienes que presentar las facturas que no has cobrado y adelantar el IVA de las mismas, aunque no sepas cuándo te van a pagar los clientes.
Virus Señor Burns
Al darte de alta de autónomo te dan una puerta como ésta para que no pasen los virus pero más pequeña. Todo son ventajas.
  • Te vuelves inmortal, nada puede enfermarte y si algo lo hace te va a tocar currar con el moco colgando o con la fiebre que te haya tocado en suerte. Y si tienes que solicitar la baja por algún motivo, prepárate a ser examinada con lupa, no sea que hayas fingido que te has quedado embarazada solo porque no te apetecía contribuir al erario público.
  • (Y olvídate de las horas de lactancia porque para poder solicitarlas y disfrutarlas tienes que hacer un desembolso contratando a alguien que curre por ti que a lo mejor no te compensa).

Los autónomos amamos no tener jefes

  • ¿Te acuerdas de aquella vez que hubo una hecatombe y tu jefe se quedó currando contigo hasta el amanecer? Cuando eres autónomo eres tu propio jefe y te va a tocar comerte a ti los marrones de todos los tamaños. Pero ¡hey! estás cumpliendo el sueño americano de construirte a ti mismo.
  • Otra cosa que mola un montón de no tener jefes es que puedes elegir tus días de vacaciones, siempre que tengas en cuenta que si no trabajas no cobras y que en cualquier momento te puede llamar un cliente con una emergencia para acabar el descanso.
  • Si has decidido que vas a ejercer tu profesión en un bar, en una clínica o en una oficina, te va a tocar hacer una inversión inicial en el local y en el equipamiento. Recuerda guardar las facturas de los gastos y disfruta de poder hacer todas las elecciones a tu gusto y de arrancarte los pelos que te queden en la cabeza cuando los plazos no se cumplan.
  • ¿Odias tener que disfrazarte para ir al trabajo? Si trabajas desde casa puedes hacerlo como más te guste: con una escafandra, con tu traje de fallera o en pijama. Nadie te va a juzgar. Lo malo es que si no te vigilas un poco puedes acabar derivando en el look naúfrago a la deriva que a lo mejor no es lo más adecuado

Y es que ya lo dice Britney, tienes que trabajar P*rra.

* Lo de intentar desgravarse la operación de aumento de pecho lo intentó un cliente de mi padre. Que era transportista. Y la que se había aumentado el pecho era su mujer. Y no, no se puede desgravar, dejad de preguntar cosas raras.

Imágenes vía Freeimages

Patchhttp://www.noesundesfile.com
Periodista, bloguera, amansadora de fieras, @communitymadre y tratando de conquistar el mundo desde los 80. Puedes encontrarme en No es un desfile donde voy contando mis tonterías desde 2003. ¡Ah! Y ahora he escrito un libro Responde primero a la segunda pregunta.
RELATED ARTICLES

8 COMENTARIOS

  1. Has aumentado mis ganas de «autonomizarme» exponencialmente. ¿Qué tal suena «Hola, soy Let y soy autónoma»? XD
    Un beso

  2. Jajaa, yo adicionaría que es un gran ejercicio para la memoria, porque si te pasas de los plazos la que te cae desde hacienda es gorda, así como para que nunca jamás vuelvas a olvidarte de algo. Otra cosa que disfruto mucho es cuando te dicen que eres una autoempleada, porque no te quedó otra opción, eso es maravilloso, son los ánimos y el reconocimiento social que siempre necesitamos.

    Un abrazo guapa

  3. Mueroooo lo de desgravarse el aumento de pecho es total, va en serio?

    Que sepas que has descrito perfectamente la vida de mi marido. Incluso lo de cerrase la puerta del despacho y olvidarse de que existe civilización al otro lado.

  4. Calla, calla que yo fui el viernes a Hacienda con mi hora para la declaración de la renta y me han dicho que un autónomo es como un mini empresario, que me las entienda yo misma con el programa PADRE o que me pague un gestor ¡ole y ole!

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto
carmen hdez on Ay cuándo seas madre…
Sara Palacios on Cómo hacer gif animados
María - Mivi Mamá on Vecinos, ¿amor y odio?
marisa, la estresada on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?
Verónica Trimadre on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?
Cata de Mamatambiensabe on ¡Hospital mon amour!