¡Verano al fin! ¿Estás lista?

1

playa

Al fin ha llegado el verano, el momento más contradictorio del año para muchas de nosotras, o al menos para mí. Las ganas de vacaciones, buen tiempo, piscina y playa apremian pero seguro que, por otro lado, lo de enseñar mis carnes blancas y curtidas de “años de experiencia”, no os vayáis a pensar, me da cierta pereza. ¡Mucha! Probarse bikinis o bañadores, tan de moda últimamente, antes de haber pisado la playa o la piscina y haber cogido algo de color es una verdadera crueldad. No hay forma de encontrar un modelito que favorezca con este tono de piel y es que desde que soy madre lo de llegar con algo de tono dorado a la temporada estival pasó a la historia. Ahora es mucho peor, además de llegar blancucha, llevo un ligero bronceado en parte de mis brazos morenos por culpa de las interminables tardes en el parque al sol antes de que nos abran la piscina en casa. ¡Vamos es todo un poema!

portadasverano
Portada Elle y Marie Claire mayo 2016

Todos los veranos las mismas portadas, las mismas presiones y las mismas preguntas de siempre… ¿Por que no me apunté al gimnasio? ¿Tenía que haber hecho algo? ¿Igual este nuevo tratamiento…? ¿Y si me compro esta crema? La teoría de dejarnos de tonterías y enseñarnos sin complejos está muy bien aunque seguro que estaréis de acuerdo conmigo en que, a veces, es dificil de aplicar, con tanta obsesión y tanto afán de perfeccionismo alrededor. ¡Pero merece la pena intentarlo!

Yo la obsesión hace tiempo que la dejé de lado, intento cuidarme eso está claro, pero sé que los años pasan para todos. Aunque para unos pasan mejor que para otros, eso también es verdad. Y ya se encargan mis hijas de bajarme los pies a la tierra y de recordarme la realidad en esos arranques de sinceridad que a veces les dan cuando me recuerdan que tengo canas, que mi tripa ya no es lo que era o me dicen “mami tu culo bota”. Ellas lo hacen sin maldad, dicen lo que ven sin más, por eso yo intento tomarmelo con humor y es que creo que he llegado a un punto en el que sin mi celulitis y mis carnes bailonas el verano no sería el mismo. Igual me sentiría hasta sola, jajajaja…

Cuidarse es bueno pero aceptarnos tal y como somos, con nuestras virtudes y nuestros defectos, es aún mejor. Debemos aceptarnos tal cual somos e intentar sacarnos el máximo partido. Variedad de estilos tenemos, de eso no hay duda, solo tenemos que buscar un modelito piscinero que nos favorezca o que resalte lo mejor de nosotras mismas. Bañador, bikini, tanquini, triquiki o traje de buzo lo que más nos apetezca… ¡Todo vale si a ti te vale!

modabano
Zarahome / Adrés Sardá / Women Secret / Calzedonia

Sí lo sé, a veces no es fácil. Las comparaciones son tremendamente odiosas y, la verdad, es que las modelos que cada verano nos presentan las nuevas colecciones de baño son asquerosamente perfectas y asquerosamente jóvenes, para que nos vamos a engañar. ¡Sé que muchas de vosotras lo estaréis pensando! Esas pieles tersas, esas piernas musculadas, esos escotes exhuberantes, esos bronceados sugerentes… Pero no os dejéis engañar que el photoshop y un buen maquillaje, incluso corporal, hace milagros. No es oro todo lo que reluce y en muchos casos la realidad es bien distinta. Porque la realidad es que luego lo que se ve en la playa y en la piscina es a mujeres como tú y como yo, con sus virtudes y sus defectos pero reales y bellas, nada más y nada menos. Y a mí lo que me gustaría es ver en los catálogos, en la marquesinas de autobús y en las revistas a mujeres reales, mujeres de las de verdad.

Y os diré que este cambio debe empezar en nosotras mismas. Pensaste que ya no estás para ponerte bikini o que este verano pasas de lucir tus carnes 😉 ¡De eso nada! Te vuelvo a repetir que todo vale si a ti te vale. Y ahora… ¿algo más animadas para afrontar la época más “exhibicionista” del año? ¡Espero que sí!

Imágenes: Pixabay

Comparte
Artículo anteriorLas cosas que más odias de ir al cine
Artículo siguienteCanciones machistas que no lo parecen (pero lo son)

Soy Natalia, mami de tres… bueno de dos princesas, que me tienen loca, y un blog donde, desde hace más de cuatro años, cuento mis historietas, mis ocurrencias y mi día a día. Mujer apasionada, responsable, trabajadora, comprometida, cariñosa y muy optimista, me gusta ver el vaso siempre medio lleno. Dispuesta a darlo todo siempre y a disfrutar de este nuevo proyecto con todas vosotras.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre