martes, mayo 17, 2022
InicioMujer ActualAutocrítica y un poquito de vino

Autocrítica y un poquito de vino

Batoni._Diana_y_Cupido
Diana tocándole la moral a Cupido

El episodio de hoy ilustra, una vez más, el manido tema de “mujer y madre busca trabajo” ¿Te suena? Es un tema del que se hace difícil escapar. Especialmente si eres mujer… y madre… y buscas trabajo.

La solicitud

¿Tiene delito presentar un CV falseado? Bueno, me explico. Cuando digo un currículum falseado, quiero decir tuneado y ni siquiera me refiero a contar mentiras, me refiero a describir a un yo del pasado (más o menos reciente). A introducir un bucle temporal que retrate lo mejor de ti en todos los aspectos. O sea, no puedes ofrecer la formación adecuada, la experiencia deseable, las vivencias, los idiomas, los diplomas, la madurez… y la polla en vinagre y aparecer en la foto fresca como una rosa de dieciséis. Señores, eso no es posible, aclárense. A ver, ¿qué quieren? Lo quieren TODO y en la más joven.

553045

El rechazo

Acabo de ser descartada en un proceso de selección para un trabajo que me iba al pelo. O eso creía yo. O sea de esos que piensas: “es que estoy hecha para esto, nadie en el puto mundo encaja mejor en ese perfil. Soy la pieza que completa su puzzle. Tengo lo que buscan y más. Y además ¡ganas de darlo todo!” Presentas un CV súper adecuado y una carta de presentación más que impecable. Se la diste a revisar a tres persona. Cuatro vistobuenos la avalan. La carta de marras es absolutamente inmejorable y entonces sucede lo impensable… Eres descartada en la primera ronda. Sin entrevista. Sin anestesia. Sin más. “No te queremos”.

giphy

El cabreo

Resuena en tu cabeza el texto del correo que te mandaron. Visualizas a personas de aspecto indefinido descartando tu documentación y, por ende, a tu persona y entonces te entregas a pensamientos malos, malísimos, y sospechas que la única tacha que te han podido encontrar es tu edad y tu condición de madre (porque claro, por lo demás eres perfecta -nótese que a estas alturas esto ya es ironía, tú confianza en ti misma cae en picado y no puedes parar de preguntarte, en bucle, por qué diantre te descartaron).

Ya lo tienes. El problema es que tienes hijos o que tienes cuarenta y tantos años. No hay más ¿Qué otra cosa ha podido no encajarles? ¿Las patas de gallo? ¿Estamos locos? ¿No se dan cuenta de que soy su mejor apuesta? ¿No ven que valgo más que dos de veinte? Que digo dos… ¡tres! No sé como serán las de veinte de ahora pero…

unnamed1

La pataleta

Me entran ganas de hacer un experimento: Poner una foto de hace diez años y obviar que tengo hijos. ¿Me llamarían entonces para una entrevista? Estoy segura de que sí. Iré, les encandilaré y entonces… entonces, cuando me hagan su oferta esperando que yo me derrita y diga sí… les diré muy digna: “No mira, es que en realidad, yo no soy esta que ves. Soy aquella otra, a la que ni siquiera invitasteis. Y aquella otra (que tiene mucho más mundo y tablas que esta que estáis viendo), esa no quiere trabajar ni loca para mentes estrechas como la vuestra. Y a la salida, me giraré para echarle una ultima mirada a la jefa de recursos humanos y le diré: “un día tú serás yo y te acordarás de todas aquellas grandes mujeres a las que descartaste”. Se lo diré con mi mejor sonrisa y taconeando un revoltoso “¡que te den!”

tumblr_inline_mu7nn7nDCh1r84y6b

La amiga

Claro, hecha mierda como te quedas llamas a tu amiga X. Sabes que te escuchará, te comprenderá y estará de tu parte (que puede que, por simpatía, sea la suya también) y lo hace. Os regaláis los oídos mutuamente acerca de lo mucho que valéis (cuando la abuela está difunta y la madre lejos… es el papel que les toca a las amigas). Tal vez no sea buen ejercicio pero es necesario regocijar al ego tras un desplante. Y te vuelves a casa, dispuesta a pasar página (con más o menos celeridad) y salir, con elegancia, a por más. A por mas collejas, a por más disgustos, a por más retos, a por más… en general. Sin perder el optimismo que vas a necesitar para encontrar trabajo después de los 40.

giphy

El email

Ya tarde, te llega por correo un email de tu amiga, que te enfrenta con aquello que insistías en rehuir: que tal vez SÍ haya razones por las cuales es justo que te hayan descartado a ti.

Ha estado reflexionando y, en un arrebato de sinceridad heroica (por lo arriesgada), tu amiga te cuenta que no nos hacemos ningún favor. Que lo que de verdad nos toca es hacer autocrítica, introspección, examen de conciencia y acto de contrición y buscar en qué lugares, en qué puestos, nuestras habilidades adquiridas a lo largo de los años (esas que creemos nos diferencian de una de veinte) nos pueden hacer valiosas, en otras palabras: me está pidiendo que sea exigente, que investigue, que no me duerma en los laureles, que no caiga en la autoindulgencia. Que me responsabilice de mis actos y no me lamente. Que cambie el chip. Que si ese puesto para el que soy perfecta no existe, me lo invente. (O al menos, eso entendí yo).

tumblr_n6m3b4kDzX1qgwefso2_500

El intercambio continuó por Whatsapp, prometimos volver a vernos pronto. Esta vez no seremos indulgentes pero nos bajaremos sendas copas de vino tinto, que la autocrítica con un poquito de vino pasa mucho mejor.

Se despidió con un “hala, escribe un post.” Y en eso estoy. ¡Va por ti, bonica! 😉

Imagen: Wikimedia Commons

Nuria Puig
Nuria Puighttps://nurananu.wordpress.com/
Mi nombre es Nuria pero, donde vivo, tienden a llamarme Julia. He tirado la toalla y, si me llamas Julia, también me giraré. He trabajado en construcción y en educación pero lo que hace que me olvide de comer y de beber es: escribir. Voy por la vida con Gorro y a lo Loco
RELATED ARTICLES

5 COMENTARIOS

  1. Estoy de acuerdo con Pilar,tu vales mucho y ellos se darán cuenta tarde pero lo tienes que saber y estar convencida y ¡que les den!

  2. Soy mujer, madre, de cuarenta y pocos y busco trabajo para reincorporarme al mundo laboral después de unos 7 años de ocuparme de mis niños full time. No sabes cómo te entiendo querida……….

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no