sábado, julio 2, 2022
InicioOcioLas cosas que más odias de ir al cine

Las cosas que más odias de ir al cine

Que me encanta ir al cine no es secreto. Pero quienes frecuentamos mucho las salas acabamos siendo unos raritos y nos molestan un montón de cosas de la (super) experiencia que es ir al cine. Aquí el top ten de las cosas que me sacan de mis casillas de ir a ver una película ¿añadirías alguna?

ir al cine Cine

1. Que te cobren más por sacarlas online. ¿En serio? Puedo entender que me cobren lo mismo pero ¿más? ¿De qué vas, Bitter Kas?

ir al cine

2. Que la fila para comprar las palomitas sea la misma que la de comprar las entradas. Oiga, que yo las he sacado por internet para no hacer fila ¿no podrían habilitar una fila para quien solo quiere palomitas? ¿Sabes lo que te digo? Que me voy a la tienda de al lado, que no tengo que esperar ¡tú te lo pierdes!

queueing

3. Que tengas que empeñar un riñón para pagar las entradas. Aquí en mi ciudad afortunadamente si las compras online en los cines a los que siempre voy (¡hola, Cinesa!) sale a un precio muy razonable pero cuando oigo que en otras ciudades están pagando casi 10 euros por ver una peli en pantalla grande alucino pepinillos. ¿Qué será lo próximo? ¿Que para entrar les exijan a su primogénito en prenda?

Kidney
Te doy mi riñoncito con todo mi cariño

4. Que solo queden entradas para la primera fila. En el cine todos tenemos unos sitios que nos gustan y otros que no. Hay quien prefiere ponerse arriba del todo y a quien le gusta sentarse más abajo pero ¿en la primera fila? ¿seriously? ¿Quién quiere ver los mocos de su actor preferido a tamaño gigante? Bueno… si en lugar de esto es a Fassbender desnudo… bueno, igual me lo pienso.

Cuidado que en la primera fila igual te mojas
Cuidado que en la primera fila igual te mojas. Y ojo no practiquen sexo…

5. La costumbre de algunos cines de numerar las filas con letras ¡Nunca sabes si es buena o mala la entrada que te han dado hasta que estás ahí! Y cuando los pares están a un lado y los impares a otro ¿están 1,2,3 y 5 seguidas?

A mí no me mires, soy rubio
A mí no me mires, soy rubio

6. Cuando los asientos son tan pequeños que tienes que jugar al tetris con tu culo, los abrigos, las palomitas, las bebidas y los niños. Te sientes un hobbit, ahí, encajada, con las piernas recogidas y ¡por dios! ¡que no pase nadie porque entonces sí que me acuerdo de los muertos del que pase! Las multisalas tienen mucho menos glamour, pero son infinitamente más cómodas, reconozcámoslo.

Representación gráfica
Representación gráfica

7. Que se te siente delante el más alto de la ciudad. Ahora que las salas son más inclinadas pasa menos (salvo cuando tienes 7 años) pero era un latazo esto de estar moviéndote todo el rato esperando encontrar un buen ángulo en que no te tape.

El hombre mas bajo del mundo junto al hombre mas alto
El que se te sienta delante

8. Que el de atrás te dé patadas en tu asiento. En serio. #NO. Córtate los pies si quieres, pero déjanos a mí y a mi espalda tranquilos. Graciaaaaas

Mila Jovovich
Mira que te mando a Mila y tiene muy malas pulgas

9. Que la gente dé por saco, así en general. Si voy a una sesión matinal, a una película infantil, etc. entiendo que son niños, pero no soporto a los que se creen que el cine es su salón de casa. Por citar algunos

  • Los que llegan tarde al cine y hacen levantarse a toda una fila porque encima entran por el lado que no es.
  • Los que comen como los mismos gorrinos y mastican tan alto que se les oye más a ellos que a la misma película. Suelen coincidir con…
  • Los que lo dejan todo hecho una auténtica porquería ¿tanto te cuesta ser un poco cívico? Ya sé que hay gente encargada de limpiarlo, pero si todos llevamos nuestra mierda a la basura igual les ayudamos un poco.
  • Los que consultan el móvil en plena película sin darse cuenta de que están dejando ciego al de detrás con el brillo de la pantalla
  • Los que, no sólo no han apagado el sonido del móvil ¡sino que contestan! ¡Ahí, con un par!
  • Los que comentan la película en voz alta. No tengo ganas de que me la vayas radiando, gracias. Ahórrate tus ¿sesudos? comentarios.
  • Los desconocidos que se te duermen en el hombro.  #basadoenhechosreales (todo El Sexto Sentido con uno que primero comentaba y luego se quedó dormido en mi hombro. No sé qué era peor)
¿me corto las venas o me las dejo largas?
¿me corto las venas o me las dejo largas?

10. Que después de todo la película sea un asco. Esto debería estar penado, por ley.

llorando
Tres horas y 10 euros tirados a la basura ¿qué he hecho yo?

(Aún así, ¡que viva el cine! ¡Yo no sé qué haría sin él! ¡Vayamos todos al cine este verano!)

Foto: Commons Wikipedia

Sara Palacios
Sara Palacioshttp://www.mamisybebes.com
Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!
RELATED ARTICLES

6 COMENTARIOS

  1. Que el combo de palomitas cueste 15 euros, más que la entrada de casi 10…y no…no se pueden coger unas tristes palomitas porque el precio está puesto también altísimo para que y lleves combo…hemos llegado a pagar 35 euros por entradas y palomitas con refresco….para dos!!!!!

  2. Por encima de todo lo que no soporto es que la gente hable; y lo peor es cuando tienes detrás a alguien que ya ha visto la película y la va comentando con su acompañante (que para él /ella es la primera vez que la ve) con comentarios del tipo: “ahora verás, viene una escena que es buenísima…”o “esto es para partirse, mira mira”.. vamos, como si fuera fútbol y no cine !!!

  3. Uff odio que me radien las películas, en el cine o en casa, da igual. Y las pataditas en el asiento… yo ya no me quedo callada. Mi límite son 5, en ese momento me giro y muy amablemente le amenazo con cortarle el pie si vuelve a darme un golpe en el asiento…

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.