miércoles, mayo 18, 2022
InicioOcioLa vida es un musical o por qué triunfa La La Land

La vida es un musical o por qué triunfa La La Land

Esta madrugada La La Land completamente por sorpresa no se ha convertido en la gran triunfadora de los premios de la Academia, los Oscars. En el último segundo, cuando ya habían salido a agradecer su premio ha salido uno de la organización para decir que no, que no es una broma y que ha habido un error y que la ganadora era Moonlight (podéis ver el momentazo aquí). Sí, ha sido surrealista. Sí, los que estábamos en casa hemos flipado porque no os creáis que lo han hecho inmediatamente, que ya estaban ahí con los agradecimientos. Y sí, allí también estaban tan alucinados como estábamos en nuestras casas.

Corren malos tiempos para los musicales porque no están de moda en el cine. Se les achaca falta de realidad: es cierto que en la vida corriente la gente no se pone a cantar y bailar de repente. Hay a quien esto le horroriza, pero a mí me parece realmente bello y en el fondo no deja de ser una forma de expresión. Tampoco hay naves espaciales, ni monstruos ni un montón de cosas que ocurren en la ciencia ficción y no pasa nada. Tal vez si los musicales se llamaran “musicaficción” algunos lo entenderían mejor. Es una sugerencia.

Pero a mí me encantan. Y me encantan por muchos motivos, así que, aunque La La Land en mi opinión está sobrevalorada, me encanta que un musical haya conseguido tocar la fibra sensible de mucha gente. Es como Cincuenta sombra de Grey; si una mierda de libro mal escrito hizo que mucha gente que no leía ni a tiros se sumergiera en su historia, bienvenido sea. Sin llegar a estos extremos – no me parece una mala película, simplemente no pienso que sea para tanto-, creo que le debemos dar las gracias a La La Land por haber vuelto a poner el musical de moda.

la la land

¿Y por qué me gustan a mí los musicales? Os doy diez razones por las que yo los adoro.

1. Porque toman algo aburrido y lo convierten en excitante

La escena inicial de La La Land, cuando organizan un super espectáculo en uno de los frecuentes atascos de Los Ángeles (ríete tú de los de Madrid), es tan icónica como representativa de lo que hacen los musicales: convertir algo anodino, triste y gris en algo que ¡hasta nos apetece! Me gusta esa dignidad que aporta a cualquier momento y que ningún género consigue.

la la land

2. Por el vestuario

Llamadme superficial, pero me gusta mucho el vestuario de los musicales. Y es que si lo pensamos es algo realmente importante. A mí me encanta bailar y es importantísimo elegir prendas que no dificulten el baile. El vestuario en los musicales tiene que fluir, acompañar los movimientos y no dificultarlos. En las mujeres predominan los vestidos con mucha caída y vuelo y en los hombres las prendas que se ciñen. Aún me maravillo viendo la elegancia de Fred Astaire bailando con unos fracs perfectos.  Me encanta (y admiro) el trabajo de los diseñadores de vestuario en general pero en los musicales en particular.

la la land
…Aunque seamos como parchís

3. Porque te ayuda a revivir experiencias

Ver musicales ayuda a revivir experiencias. Ese momento puramente eléctrico en el que un chico te tocaba por primera vez, levemente, con la punta de los dedos nada más, había quedado sepultado en mi memoria. Los musicales cogen las emociones y las llevan hacia lo máximo, sean emociones buenas o malas (aunque bueno, esto es muy relativo, las emociones son emociones sin más)

la la land

4. Porque habla de sentimientos

Y a través de la música es más sencillo sentir lo mismo que sienten los protagonistas. Esa mirada que tiene aquí Emma Stone de es imposible que me salga una cosa mal más la entendemos todos y la sentimos diferente cuando la música la acompaña.

la la land

5. Porque incluso los días de mierda tienen poesía

Hasta una mancha tremenda es menos mancha en los musicales. Si consigues pasar de “no soporto cuando la gente sin venir a cuento se pone a cantar y bailar” nos daremos cuenta de que los musicales conectan con una parte muy animal y poco racional nuestra.

la la land

6. Porque consiguen sacar de algo idiota belleza

Sí, hasta los idiotas que hacen balconing en Salou en verano tienen glamour en los musicales. Y esto tiene un gran mérito.

la la land

7. Porque nos llevan a sitios magníficos

En los musicales muchas veces las ciudades son un protagonista más. Me acuerdo de Gigi, con París; de My fair lady, con Londres; Cantando bajo lluvia, con Hollywood … Me gusta visitar las ciudades de este modo especial.

la la land

8. Porque no hay nada raro en bailar por la calle

Yo canto y bailo por la calle. Bueno, quien dice por la calle dice por cualquier sitio. No le veo nada de especial, pero creo que la gente lo flipa. Si yo soy carne de musical, está claro.

la la land

9. Por el glamour

En la ciencia ficción pasan cosas que son virtualmente imposibles (al menos en este momento). En los musicales también, pero siempre desde el lado más bonito y glamuroso. Los musicales son glamour por los cuatro costados. Esos vestidos preciosos, esos escenarios opulentos, esa gracia al moverse. Es glamour y magia de la mano.

la la land

10. Porque quieres estar ahí

Porque si me dan a elegir entre estar en un western, un drama o una de ciencia ficción yo me quedo con un musical. Porque la vida es más bella en ellos.

la la land
Y si te besa Ryan Gosling pues mejor que mejor

Esperadme en el cine, sumergida en una historia, cantando y bailando. Ojalá La la land abra la veda y vengan otros muchos musicales detrás. Aunque también espero que no les quiten literalmente el premio de las manos.

la la land

Sara Palacios
Sara Palacioshttp://www.mamisybebes.com
Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!
RELATED ARTICLES

2 COMENTARIOS

  1. A mi siempre me han gustado los musicales, pero no sé por qué no me animo a ver Lalaland. Bueno…igual es porque fue a verla mi hija y me dijo que no le había gustado nada jaja

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.