martes, mayo 17, 2022
InicioOcioCómo destrozar Grease

Cómo destrozar Grease

Cuando yo conté que no hay que fiarse de las personas a las que no les gusta Dirty Dancing algunos me dijeron “pues es que yo soy de Grease. Yo también soy de Grease. He estado en el Sing-Along dándolo todo y cantando a grito pelado como está mandado. Dos veces. Pero mirad, voy a decíroslo sin paños calientes: las mujeres somos gilipollas. GI-LI-PO-LLAS. Que nos ponen musiquitas, amores, y tíos buenos y nos cuelan lo que quieran.

Hoy os voy a contar la verdadera historia de Grease. Y tela.

La versión golfa de Grease

Grease beso inicio

Érase una chica de la liga de la castidad que en verano pilla cacho y se liga a un buenorro al que engaña para hacer las cosas más cursis del mundo: darse besos al atardecer, saltar las olas, y retozar en la arena. Pero el típico retoce de postureo, no os creáis. Piquitos sin lengua y las manos fuera. Y ya. Cuando llega el final del verano se dicen adiós y tú a tu casa y yo a la mía como en toda la vida de dios, que ya lo decía el Duo dinámico, el final del verano llegó y tú partirás.

Grease Rizzo laughing Pink Ladies

Elipsis. Nos vamos a un instituto random donde vemos que la rubia casta pansinsal del principio va a matricularse. Es nueva en la ciudad. En ese instituto están las que parten el bacalao, las Pink Ladies, que son unas que se ríen de todo el mundo y se creen las más guays del universo porque ellas sí que se dejan meter mano normal porque las actrices los treinta no los cumplían. Para que todo el mundo sepa quiénes son llevan unas chaquetas rosas muy discretas.

Grease Eugene

¡Es genial este instituto! Ser un inútil está muy valorado y hacer bullying al listo es súper divertido.

Grease Principal

También tienen grandes maestros. Los profesores tienen una auténtica vocación por la enseñanza y están muy motivados #no

Grease tell me more

Resulta que éste es (¡oh, sorpresa!) el instituto donde estudia Danny, el machirulo del principio. Como no les va a contar al resto de sacos de testosterona a sus amigos que lo único que hacía era con su novia era correr por la arena se inventa una película sobre lo que hizo. Ya se sabe, para encajar ellos tienen que tener el control.

Grease comida instituto

Mientras tanto la pavisosa a estas alturas ya se está empezando a dar cuenta de que las guays no consideran que ella sea molona sino más bien un poco pringada, así que ella le cuenta a las poco integradas las cursiladas que hacía con su chico. Pero como resulta que su noviete no se llamaba Paco Pérez sino Danny Zsuko ellas suman dos más y dos y se dan cuenta de que es ¡el más popular de su insti! así que planean reírse de los dos y dejarlos en evidencia. Una cosa muy de buenas personas.

Grease partido

Total, que planean una encerrona y él se debate entre hacer lo que le pide el cuerpo (salir con ella) y lo que le pide la manada (hacerse el duro). Y gana lo de la manada, claro, así que ella se queda hecha polvo porque “tú no eres el cursi que yo conocí”.

Grease Sandra Dee

Ellas para animarla la invitan a una fiesta de pijamas donde básicamente se ríen de ella (más)

grease balocesto

Él a pesar de todo se queda un poco jodido y se apunta a baloncesto. Para cambiar.

Grease Lorenzo Lamas

Ella decide que lo más sensato es utilizar a un buen chico para darle celos a Danny porque en realidad a ella Lorenzo Lamas el rey de las camas  no le gusta nadita. Bajo su cursi aspecto en el fondo es un volcán en erupción.

Grease atletismo

Así que, efectivamente, en cuanto se descuida y Danny silba, manda a la mierda al carajo a Lorenzo porque está claro que nosotras preferimos que nos traten mal a que nos traten bien.

Grease Chacha

Pero Danny la deja tirada como una colilla en cuanto llega una tipa que baila como dios y le pone palote. Y Sandy llora. Que es lo que hacemos las mujeres.

Grease autocine

Se enfada y no respira pero le perdona. Una cosa, eso sí, es que se haya puesto a bailar con otra pero nada de tocarle una teta. Porque ella es casta, pura y virginal y las chicas decentes no hacen estas cosas.

Grease A Rizzo bombo

Rizzo, una de las Pink Ladies, no sabe si está preñada (¿hola, un test de embarazo?) y toda preocupada se lo cuenta a su amiga haciéndole prometer no contarlo jamás de los jamases. Cinco segundos después y como buena amiga que es inicia un cuchicheo que pone a su amiga de puta para arriba. Y luego Rizzo llorará porque puta sí, pero con sentimientos.

Grease coche

Entre tanto los chicos que sólo quieren a las chicas para meter  han arreglado un coche, que es lo que hacen los hombres de verdad. Que sea con piezas robadas es un detallito sin importancia y que sea para pelear con otros tampoco porque la violencia está muy bien vista, es muy masculina. Y son muy amigos, pero mariconadas las justas y hay que disimular, no sea que se note que tienen sentimientos.

Grease carrera chacha

Y se van a la carrera. Los hombres hacen cosas de hombres y se montan en los coches. Las mujeres hacen de florero. Después de ti vendrá quien bueno te hará, ya se sabe, y a pesar de que son todos muy chungos, los del instituto de al lado son peores, así que Danny, las Pink Ladies y compañía quedan de hermanitas de la caridad.

Grease carrera

La pelea, muy educativa. Todo está permitido y si ocurre un accidente que ocurra ¿no éramos chungos?  y el malo no sólo tiene que serlo, tiene que parecerlo y tener cara cráter para que se sepa rápido quién es el malo aquí. Ganan los buenos, claro. Como está mandado. Aunque sean chungos de menor nivel y unos superficiales de narices.

Grease fin del instituto

Se acaba el instituto y todos huyen en plan “la sabiduría me persigue pero yo voy más rápido”.

Grease pendon

El amigo le pide al pendón que se case con él porque no es de bien irse tirando a todo lo que se menea y él quiere convertirla en una mujer de bien. Cuando se casen él podrá seguir tirándose a las que quiera y ella tendrá que esperarle con un bizcocho recién salido del horno.

grease estas disponible

Y Sandy y Danny, que siguen siendo igual de bobos que al principio y parece que no han entendido nada, resulta que han llegado a la conclusión de que para que te quieran tienes que cambiar, que con ser lo que tú eres normalmente no vale.

Grease baile final

Más bailecitos. Y fin.

O sea, que yo me entere…

  • Para que te quieran tienes que ser otra y no cómo tú eres. No te tienen que aceptar, tienes que cambiar para encajar.
  • Los chicos hacen cosas de chicos y las chicas de chicas.
  • Si eres inteligente pueden reírse de ti.
  • Si eres el malo de la película tienes que ser feo.
  • Tener sexo es de putas si eres chica y de machitos si eres chico.
  • Si le pones música y baile puedes transmitir el mensaje que quieras.

Ajam… pues sí que estaba bien Grease, sí… Lo que yo diga. Si es que somos gilipollas.

Artículo anteriorEl chico perfecto tendría…
Artículo siguienteYo también soy gay
Sara Palacios
Sara Palacioshttp://www.mamisybebes.com
Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!
RELATED ARTICLES

6 COMENTARIOS

  1. ¡Jajajajajajajajja! Solo te ha faltado una cosa: eran todos repetidores, y de varios cursos. Porque esos pelos y esas tetas, en mi instituto no se vieron jamás. ¡Pero si parecen treintañeros! Ahora, que estoy esperando con avidez el sing alone…

  2. Tienes muchísima razón amiga, cuando te pones a analizar muchas de las pelis de nuestra infancia/adolescencia te das cuenta de que nos la han colado pero bien.

  3. Lo mejor el mensaje del final… Si quieres que el chico se quede contigo, vístete de putón verbenero, fuma y tocale la moral hasta que caiga rendido. En fin…

  4. Jajaja con lo que me gustaba Grease, creo que la próxima vez que la vea me acordare de este análisis.

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión