“Mi decisión, mi cuerpo, mi bebé”

4

“Mi decisión, mi cuerpo, mi bebé” es el lema que este año acompaña la Semana Internacional del Parto Respetado que, precisamente, se está celebrando estos días. En Mujeres y Madres Magazine hemos querido profundizar en el tema de la mano de Valle Pérez, de Sin Miedo al Parto, una mamá de dos peques y coach de embarazo que, como ella misma reconoce, tiene como “misión en la vida acompañar a mujeres embarazadas a que recuperen su fuerza interior y eliminen sus miedos cuando piensan en el parto“. Un proceso en el que, para ella, “el coaching y el PNL -programación neurolingüística- aportan muchos beneficios para realizar este reconocimiento personal”. Valle nos invita a que os descarguéis el ebook gratuito “Fórmula de 5 pasos para eliminar el miedo cuando piensas en tu parto”, pero también ha querido compartir con nosotras algunas reflexiones al respecto:

parto-respetado1

Esta semana celebramos la Semana Mundial del Parto Respetado. ¡Qué bien! ¿no? Aunque si os digo la verdad, cada vez que lo pienso hay algo que no me termina de encajar y que me hace pensar que no es tan genial tener una celebración así. ¿Por qué? Porqué si tenemos una semana con este nombre reclamando los derechos de la mujer que va a dar a luz y de sus hijos quiere decir que actualmente no se están respetando y no se están haciendo las cosas bien, olvidando que el respeto a nacer en un parto es un derecho y sobre todo una necesidad real.

Por mucho que nos cueste verlo, la mujer es más que autosuficiente para dar a luz sin intervenciones de ningún tipo (siempre que no haya un riesgo REAL para la madre o el bebé), aunque la sociedad se haya encargado en los últimos tiempos de hacernos ver todo lo contrario.

¿Qué podemos entender como un parto respetado?

Principalmente se reclama que la palabra respeto realmente exista, que se respeten los tiempos, las necesidades, los deseos y los sentimientos y emociones de la embarazada; que el bebé que nace pueda estar inmediatamente con su madre sin obstáculos inventados; que no haya nada más importante y que no pueda esperar; y que el bebé esté en el pecho de su madre, el lugar perfecto para estar una vez ha nacido.

Que esto ocurra es el primer paso para que todo transcurra según la naturaleza tenía previsto para nosotras, al fin y al cabo, seguimos siendo mamíferos, aunque a muchas personas se les olvide.

parto-respetado-2

Esto de tener un parto y un nacimiento normal y respetado tienen beneficios, no podría ser de otra forma. Por una parte, repercute positivamente sobre la madre:

  • Si la madre tiene total libertad de movimiento y elección, es más que probable que el parto transcurra con normalidad y sin ningún tipo de instrumentalización. El papel que adopta la madre según su ánimo y estado emocional es determinante para disfrutar del parto, por lo que si tenemos un ambiente y unos profesionales que nos apoyen en nuestras decisiones todo será más relajado y tranquilo, además de otorgarle el poder a la protagonista, la mujer.
  • Tener un parto vaginal tiene menos riesgo para la madre, ya que se utiliza el canal natural para dar a luz al bebé, por lo que los casos de infecciones uterinas se ven bastante rebajados. Las cesáreas son una operación que puede tener sus complicaciones, aunue ya sabemos que hay casos en los que realmente son necesarias para que la vida del bebé y la mamá no corran ningún peligro.
  • Una vez el bebé nace, puede estar inmediatamente con su madre y así empezar la lactancia materna.
  • En el caso de que el bebé nazca a través de cesárea, esta también puede ser respetuosa para ambos, no hay nada que impida que el bebé pueda ser colocado inmediatamente en el pecho de su madre una vez ha nacido. Cada vez son más los hospitales que se suman a las cesáreas necesarias respetadas.
  • Y, personalmente, creo que a nivel emocional es muy importante tener un parto respetado. El parto, entre otras cosas, es una bomba hormonal y la mujer necesita intimidad, necesita tranquilidad, silencio y tener una concentración máxima. Si no respetan estas cosas básicas, a la mujer le costará mucho más entrar en esa conexión consigo mismo que necesita para este momento.

parto respetado-0

Una vez visto los beneficios que tiene para la madre pasemos a ver los que tiene el parto normal para el bebé:

  • El bebé, al pasar por el canal del parto se impregna de las bacterias que están en él, lo que ayudará a que su sistema inmunitario se vea reforzado.
  • Cuando comentaba antes que el parto es una bomba hormonal, no solo lo es para la madre, también para el bebé, que genera hormonas como la adrenalina, que es como si fuera su empujón natural para mantenerse alerta y aportarle la energía necesaria para comenzar la lactancia materna.
  • El apego con su madre favorece la lactancia materna.

No debemos olvidar la importancia de las hormonas principales que actúan en el parto, como la oxitocina y la prolactina, que se encargan de dar bienestar a la mamá y que sea posible ese amor a primera vista entre ella y su bebé. También las endorfinas tienen su papel importante en el parto para ayudar a la mujer a disminuir el dolor de las contracciones. Si la mujer se siente tranquila, respetada y en un ambiente adecuado aflorará su instinto más primal como es el sentir energía a niveles incalculables y desarrollar su instinto de defensa hacia su hijo.

Es muy importante que la mujer llegue al parto sabiendo cuales son sus necesidades, conociendo sus sentimientos y, sobre todo, sus derechos. No es cuestión de ir en contra del sistema, es hacer que el sistema escuche y entienda que el parto no es un acto médico, es un acto donde la mujer tiene voz y voto, es su cuerpo, es su parto y lo más importante, es su hijo.

Fotos: Pixabay

Comparte
Artículo anteriorCalladita estás más guapa
Artículo siguiente12 cosas que adoro de ser autónoma

Este post ha sido escrito por una colaboradora puntual de Mujeres y Madres Magazine. Aquí os damos voz para que la vuestra llegue lejos.
Si quieres colaborar con nosotras escríbenos a: hola@mujeresymadresmagazine.com

4 COMENTARIOS

  1. Me encanta el lema: mi decisión, mi cuerpo, mi bebé. Dicho de otra manera, si soy lo suficientemente adulta para quedarme embarazada y para cuidar de un bebé (aunque en esto a veces también nis hacen creer que no) por qué no voy a ser lo suficientemente adulta para decidir sobre mi parto.

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre