jueves, mayo 19, 2022
InicioMaternidad"Mi decisión, mi cuerpo, mi bebé"

“Mi decisión, mi cuerpo, mi bebé”

“Mi decisión, mi cuerpo, mi bebé” es el lema que este año acompaña la Semana Internacional del Parto Respetado que, precisamente, se está celebrando estos días. En Mujeres y Madres Magazine hemos querido profundizar en el tema de la mano de Valle Pérez, de Sin Miedo al Parto, una mamá de dos peques y coach de embarazo que, como ella misma reconoce, tiene como “misión en la vida acompañar a mujeres embarazadas a que recuperen su fuerza interior y eliminen sus miedos cuando piensan en el parto“. Un proceso en el que, para ella, “el coaching y el PNL -programación neurolingüística- aportan muchos beneficios para realizar este reconocimiento personal”. Valle nos invita a que os descarguéis el ebook gratuito “Fórmula de 5 pasos para eliminar el miedo cuando piensas en tu parto”, pero también ha querido compartir con nosotras algunas reflexiones al respecto:

parto-respetado1

Esta semana celebramos la Semana Mundial del Parto Respetado. ¡Qué bien! ¿no? Aunque si os digo la verdad, cada vez que lo pienso hay algo que no me termina de encajar y que me hace pensar que no es tan genial tener una celebración así. ¿Por qué? Porqué si tenemos una semana con este nombre reclamando los derechos de la mujer que va a dar a luz y de sus hijos quiere decir que actualmente no se están respetando y no se están haciendo las cosas bien, olvidando que el respeto a nacer en un parto es un derecho y sobre todo una necesidad real.

Por mucho que nos cueste verlo, la mujer es más que autosuficiente para dar a luz sin intervenciones de ningún tipo (siempre que no haya un riesgo REAL para la madre o el bebé), aunque la sociedad se haya encargado en los últimos tiempos de hacernos ver todo lo contrario.

¿Qué podemos entender como un parto respetado?

Principalmente se reclama que la palabra respeto realmente exista, que se respeten los tiempos, las necesidades, los deseos y los sentimientos y emociones de la embarazada; que el bebé que nace pueda estar inmediatamente con su madre sin obstáculos inventados; que no haya nada más importante y que no pueda esperar; y que el bebé esté en el pecho de su madre, el lugar perfecto para estar una vez ha nacido.

Que esto ocurra es el primer paso para que todo transcurra según la naturaleza tenía previsto para nosotras, al fin y al cabo, seguimos siendo mamíferos, aunque a muchas personas se les olvide.

parto-respetado-2

Esto de tener un parto y un nacimiento normal y respetado tienen beneficios, no podría ser de otra forma. Por una parte, repercute positivamente sobre la madre:

  • Si la madre tiene total libertad de movimiento y elección, es más que probable que el parto transcurra con normalidad y sin ningún tipo de instrumentalización. El papel que adopta la madre según su ánimo y estado emocional es determinante para disfrutar del parto, por lo que si tenemos un ambiente y unos profesionales que nos apoyen en nuestras decisiones todo será más relajado y tranquilo, además de otorgarle el poder a la protagonista, la mujer.
  • Tener un parto vaginal tiene menos riesgo para la madre, ya que se utiliza el canal natural para dar a luz al bebé, por lo que los casos de infecciones uterinas se ven bastante rebajados. Las cesáreas son una operación que puede tener sus complicaciones, aunue ya sabemos que hay casos en los que realmente son necesarias para que la vida del bebé y la mamá no corran ningún peligro.
  • Una vez el bebé nace, puede estar inmediatamente con su madre y así empezar la lactancia materna.
  • En el caso de que el bebé nazca a través de cesárea, esta también puede ser respetuosa para ambos, no hay nada que impida que el bebé pueda ser colocado inmediatamente en el pecho de su madre una vez ha nacido. Cada vez son más los hospitales que se suman a las cesáreas necesarias respetadas.
  • Y, personalmente, creo que a nivel emocional es muy importante tener un parto respetado. El parto, entre otras cosas, es una bomba hormonal y la mujer necesita intimidad, necesita tranquilidad, silencio y tener una concentración máxima. Si no respetan estas cosas básicas, a la mujer le costará mucho más entrar en esa conexión consigo mismo que necesita para este momento.

parto respetado-0

Una vez visto los beneficios que tiene para la madre pasemos a ver los que tiene el parto normal para el bebé:

  • El bebé, al pasar por el canal del parto se impregna de las bacterias que están en él, lo que ayudará a que su sistema inmunitario se vea reforzado.
  • Cuando comentaba antes que el parto es una bomba hormonal, no solo lo es para la madre, también para el bebé, que genera hormonas como la adrenalina, que es como si fuera su empujón natural para mantenerse alerta y aportarle la energía necesaria para comenzar la lactancia materna.
  • El apego con su madre favorece la lactancia materna.

No debemos olvidar la importancia de las hormonas principales que actúan en el parto, como la oxitocina y la prolactina, que se encargan de dar bienestar a la mamá y que sea posible ese amor a primera vista entre ella y su bebé. También las endorfinas tienen su papel importante en el parto para ayudar a la mujer a disminuir el dolor de las contracciones. Si la mujer se siente tranquila, respetada y en un ambiente adecuado aflorará su instinto más primal como es el sentir energía a niveles incalculables y desarrollar su instinto de defensa hacia su hijo.

Es muy importante que la mujer llegue al parto sabiendo cuales son sus necesidades, conociendo sus sentimientos y, sobre todo, sus derechos. No es cuestión de ir en contra del sistema, es hacer que el sistema escuche y entienda que el parto no es un acto médico, es un acto donde la mujer tiene voz y voto, es su cuerpo, es su parto y lo más importante, es su hijo.

Fotos: Pixabay

Colaboraciones MMM
Colaboraciones MMM
Este post ha sido escrito por una colaboradora puntual de Mujeres y Madres Magazine. Aquí os damos voz para que la vuestra llegue lejos. Si quieres colaborar con nosotras escríbenos a: hola@mujeresymadresmagazine.com
RELATED ARTICLES

4 COMENTARIOS

  1. Aún falta mucho por hacer, pero lo importante es que se haga y que se toquen consciencias.

    ¡Un abrazo!

  2. Me encanta el lema: mi decisión, mi cuerpo, mi bebé. Dicho de otra manera, si soy lo suficientemente adulta para quedarme embarazada y para cuidar de un bebé (aunque en esto a veces también nis hacen creer que no) por qué no voy a ser lo suficientemente adulta para decidir sobre mi parto.

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.