martes, mayo 17, 2022
InicioMujer ActualCómo volver a la rutina sin perder los nervios

Cómo volver a la rutina sin perder los nervios

Ya estamos metidos de nuevo en la rutina. Los días en casa, con todavía largas tardes y un poco de calor, la vuelta al trabajo, el inicio de la jornada escolar… Solo pensarlo me genera estrés. Con lo bien que estaba yo tirada en la hamaca viendo la vida pasar.

Sin embargo ya hemos empezamos a pensar en estuches, forrar libros, organizar mochilas, la lista de táper para la semana, el nuevo vestuario de toda la familia. ¡Qué te voy a contar que no sepas!

Pero, ¿habrá alguna solución para que la vuelta sea más llevadera? Aunque la mejor alternativa es sencillamente no volver, tenemos que ir pensando en gestionarlo del mejor modo. Por eso, he echado mano de agenda y he pedido la opinión de tres expertas para que nos den unos tips que nos ayuden a retomar el ritmo. Con sus consejos la vuelta a la “normalidad” seguro que es más fácil y satisfactoria. 

Mejor poco a poco

volver a la rutina

Aunque muchos pensemos en apurar hasta el último momento, Mamen Jiménez Lapsicomami, nos recomienda incorporarnos a mitad de semana, no en lunes, “de manera que trabajes un par de días y luego tengas el fin de semana por delante para reajustarte mejor”. ¿Qué mejor que pensar que en solo en 48 horas tendrás un par de días de descanso? 

Además de volver a la rutina poco a poco, Mamen nos da un tip vital: dormir. “Sé que es arriesgado decirle esto a una madre (no se me enfaden) pero así es. Cuando estamos cansados todo se nos hace más cuesta arriba, nos cuesta más gestionar nuestras emociones y es más fácil sentirnos mal. Así que, si en vacaciones te has estado acostando a las dos (y tus hijos contigo), unos días antes de la vuelta puedes ir adaptando esos horarios a los que vas a tener en casa”. Un consejo con el que evitas que la noche antes de incorporarte sean las tres y estés dando vueltas en la cama con los ojos como platos. ¿A qué te sientes reflejada?

No te olvides de ti

volver a la rutina

Cuando la lista de tareas se acumula, la primera en sufrir las consecuencias eres tú. En verano, al disponer de más tiempo libre y estar en un entorno relajado, las mujeres aprovechamos para cuidarnos más. Paz Gómez, psicóloga, Executive Coach y Co Founder de Transformation Human Lab; reconoce que en esta época “nos priorizamos e implantamos en nuestra vida rutinas saludables: cuidamos más nuestras alimentación, caminamos, leemos, estamos de forma agradable con los niños…” Un periodo en el que también solemos ser más creativas, ya que el relax fomenta la creatividad, nos cuenta. 

Si en verano hemos conseguido estar mejor, ¿por qué perder esa sensación? Justo esa es la recomendación de Paz “tenemos que quitar el `debería´ del mes de septiembre (debería ir a comprar los uniforme, debería ahorrar, debería pensar en la extraescolares, debería hacer una limpieza de la casa…) y posponer algunas de estas cosas para hacerlas en octubre o noviembre”. 

Se trata de aprovechar la inercia del verano y que los días siguen siendo largos para continuar algunas de las rutinas que hemos adoptado en vacaciones: la lectura, la comida saludable, los paseos. Dejar estos hábitos de repente hace que entremos en un “estado de duelo”, es decir, que nos duela la pérdida de lo que ha sido agradable para nosotras. 

No abandones lo bueno del verano

volver a la rutina sin perder la lectura

En este caso lo mejor volver a la rutina mediante una adaptación progresiva sin abandonar nuestros cuidados o las cosas beneficiosas que hemos hecho en julio y agosto. El objetivo es no generar más daño añadido a la vuelta y poner foco en lo positivo para generar nuevos retos y tiempo para nosotras mismas.  Si este verano has conseguido leer, apúntate a un grupo de lectura en la biblioteca. Si te gusta la cocina, inscríbete en un taller. Piensa en ti. 

En definitiva, cambia las prioridades, alarga las actividades positivas y agradables que has hecho en verano hasta que tus biorritmos se acostumbren a la vuelta al trabajo y al estrés. No empieces todo de golpe.

Un punto en el que coincide con Mamen LaPsicomami que nos receta tener planes agradables para los primeros días tras la vuelta. “No hace falta que sean grandes cosas, pero tenemos que conseguir que la vuelta no sea solo “tareas y obligaciones” porque entonces el contraste con las vacaciones será tan heavy que nos costará más adaptarse”. 

¿Qué hacemos con los niños?

Por mucho que intentemos tener el control, el verano es la época de los desmadres. Cambiamos los horarios de sueño, el hábito de las comidas y cenas, hacemos constantes salidas y pasamos muchas horas al aire libre. Y ahora queremos meter a los niños en casa y que cumplan con sus quehaceres diarios. Lo vamos a tener difícil. 

Lo primero que tenemos que plantearnos es que los cambios cuestan, por eso es mejor introducirlos poco a poco. Para ayudarnos, Lee Lima autora de BabyTribu y especialista en disciplina positiva, nos da un recurso para utilizar durante la primera (0-3) y segunda infancia (3-6): la tabla de las rutinas. 

“Es tan fácil como reuniros en torno a un gran trozo de papel, con lápices, pinturas y rotuladores y hacer una tabla que nos servirá como recordatorio de las tareas de los niños”. No es fácil, nos dice Lee, que los niños acepten los cambios de la noche a la mañana. Repasando la tabla será más fácil que los peques se vayan adaptando a recoger su habitación por la mañana, ser corresponsables a la hora de quitar la mesa a medio día o volver a leer sus cuentos favoritos antes de acostarse. 

Negociar y escuchar

Negocia con los niños qué rutinas poner y cuál es el mejor horario para ello. No olvides mezclar cosas sencillas con algunas de esas tareas que más se les resistan”.  Y todo ello con calma y desde una perspectiva positiva porque es posible que los peques, además de por la vuelta a las rutinas, están nerviosos por lo que puede suponer ir al cole, tener nuevos compañeros o, simplemente, por el cambio de curso. Hay que saber que, para ellos, son temas muy importantes. Deja el móvil a un lado y escucha los temores de tus hijos y, como indica la disciplina positiva, mejor aún si te pones a su altura para hablar con ellos de tú a tú. 

Ahora que tienes las recomendaciones de las expertas para volver a la rutina solo queda ponerte en marcha y aplicarlas a tu vida diaria. ¿Serás capaz? Venga, nosotras te animaos. 

Imágenes: Unsplash

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.