lunes, junio 27, 2022
InicioMujer ActualEl sexo y la normalidad

El sexo y la normalidad

Leí hace tiempo en relación con un estudio sobre hábitos en el consumo de alcohol que mientras que los encuestados eran capaces de cifrar de forma más o menos exacta su consumo de otras sustancias como el tabaco -cinco cigarros, media cajetilla, una cajetilla…-, cuando de alcohol se trataba, la respuesta más habitual a la pregunta “¿cuanto consume al día?” era “lo normal”. El problema radicaba en que “lo normal” era un término bastante ambiguo y variable en función de a quién se le hiciese la pregunta. “Lo normal” era tomarse una copa con los amigos cuando salía el fin de semana, pero también un vasito de vino en cada comida, o una caña todas las mañanas, o un vermut cada mediodía, varias cervezas al salir de trabajar, un whisky todas las noches o dos copas cada vez que se sentaban a la mesa.

normalidad sexual
Una mujer y sus esposas. ¿Normal? ¡Por supuesto!

El concepto de “lo normal” es una de las grandes patrañas de nuestra sociedad. “Lo normal” nos unifica, nos coloca a uno u otro lado de la línea. “Lo normal” nos reconcilia con el mundo, nos hace formar parte de la manada. “Lo normal” aglutina a los rectos, a los que cumplen el canon; y señala a los “anormales” a los desviados. ¿Y si en vez de hablar de alcohol lo hacemos de sexo? ¿qué entendemos por normal? y, sobre todo ¿por qué miramos con tan malos ojos aquellas prácticas que se escapan de nuestra normalidad? ¿padeceremos alguna disfunción por no cumplir con los preceptos de lo que consideramos normalidad sexual?

Doctor, ¿soy normal?

La sexologa Martina González Veiga, de la que espero contaros muchas cosas próximamente, explicaba en una de sus conferencias que muchas de las mujeres que acudían a su consulta le preguntaban si sufrían alguna disfunción por alcanzar el orgasmo solo a través de la estimulación del clítoris y no en el contexto de la penetración vaginal. Una cuestión a la que ella respondía tajante que lo único disfuncional en ellas era la educación sexual que habían recibido.

Y es que, lo queramos o no, en materia de sexo, como en prácticamente todos los ámbitos de nuestra vida, somos en buena medida resultado de nuestro acerbo social y cultural, de esa una mochila de creencias y pautas que modelan nuestros deseos y determinan nuestra conducta.

normalidad sexual
Doctora, ¿esto es normal?

Curtida igualmente en mil preguntas de ese tipo acerca de la idoneidad o conveniencia de una u otra práctica, Odette Freundlich, directora del Centro Miintimidad y kinesióloga especialista en rehabilitación Pelviperineal y Sexualidad afina más la cuestión de “la normalidad” vinculándola a criterios estadísticos, socioculturales, legales, religiosos, educacionales, culturales, anatómicos, históricos…

Si nos fiamos del primero, lo normal sería lo que hace la mayoría; si evaluamos el segundo, lo que aconseja la sociedad en la que vivimos; si vamos más allá hablaremos de prácticas legales en según qué momento histórico o lugar; o de conductas erráticas con un trasfondo religioso detrás… No tenemos más que pensar lo pecaminoso que hay en la masturbación para algunas religiones; la tolerancia y aceptación social respecto a la sodomía en según qué culturas y momentos históricos; la catalogación que hasta 1973 hacía el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM) de la homosexualidad como una conducta “desviada” o, precisamente, la consideración de delito que pesa sobre las prácticas homosexuales en algunos países.

Demasiados prismas desde los que abrir un inmenso abanico de posibilidades. ¿Quizás en vez de preguntar si una conducta es normal deberíamos cuestionarnos si es adecuada?

¿Qué entender por “normalidad sexual?

Si cambiamos la palabra normal por adecuada la cuestión parece trasladarse desde términos absolutos y abstractos a un contexto mucho más relativo y próximo, en definitiva, a la experiencia sexual en el día a día. Como cualquier otra emoción, la sexualidad se vive de una forma personal e intransferible, me atrevería a decir que única en cada manifestación. Un acto individual o compartido en su ejecución pero íntimo en su experimentación.

Si preguntamos ¿adecuado para quién? La respuesta es evidente: para uno mismo o, a lo sumo, para uno mismo y su pareja. No importa si es normal, sino si es adecuado, si nos satisface, si nos divierte que, en definitiva, es el objetivo del placer.

normalidad sexual
Bondage

No se me entienda mal, no abogo aquí por el todo vale, ni mucho menos. En el sexo no vale todo. Los límites los impone la satisfacción, el disfrute y el respeto hacia quien comparte con nosotros la experiencia. Por eso, cualquier relación sexual ha de ser voluntaria entre las partes implicadas, fruto de un acuerdo y no poner en peligro la integridad física de ninguna de ellas. Pero, sobre estas bases, nuestra mente debería desnudarse más rápido que nuestro cuerpo de todos los prejuicios. Si te gusta, ¿por qué no va a ser normal?

Prejuicios y tabúes

Sería bonito afirmar que el sexo está ya libre de tabúes, pero no es así. Sobre él ya no cae el pesado velo de antaño, pero sigue siendo un ámbito plagado de prejuicios, mitos y barreras físicas y mentales. Formamos parte de una de las primeras generaciones que gozan de una teórica libertad sexual pero, sin embargo, no estamos para nada libres de ataduras morales y sociales, de hipocresía.

Un estudio de la psicóloga de la Univesidad de Ohio Terri Fisher publicado en la revista Sex Roles acerca del cumplimiento de las expectativas sociales respecto al sexo -podéis leer más sobre el tema en La mente es maravillosa– revelaba como hombres y mujeres tergiversaban sus respuestas para que estas se moviesen en parámetros socialmente aceptables o esperados.

El número de encuentros sexuales -los hombres exageran los suyos como síntoma de virilidad, las mujeres los ocultan para no parecer promiscuas-, el consumo de pornografía -de nuevo con una clara asignación de roles de género-, los fetichismos, el intercambio de parejas, las prácticas BDSM –boundage, dominación, sumisión y masoquismo-, la masturbación, el sexo oral, el anal, los juguetes eróticos, la bisexualidad, el poliamor… Hay tantos terrenos “pantanosos” hacia los que, ya sea por convicción propia o imposición social, mostramos un rechazo categórico.

Lo que no aceptamos en nosotras lo castigamos en los demás”, apunta Ana Sierra en Zen. Y es cierto. Pero también lo es el rechazo visceral y congénito que el ser humano muestra, por lo general, hacia lo desconocido. Aquello que se sale de nuestro esquema mental acabamos etiquetándolo y condenándolo como una forma de paliar nuestros propios miedos.

Desata tu mente y ata tus muñecas

normalidad sexual
Silencio, por favor

Ata tus muñecas o las de tu partener si eso es lo que te va. O disfrázate, introduce juguetes eróticos en tus relaciones o propicia un escarceo lésbico si eso es lo que realmente quieres. En el sexo, los límites del placer -legal- ha de ponerlos tu deseo, no tu mente, tus prejuicios o tus temores. ¿Por qué nos cuesta tanto confesar -ya no digamos realizar- nuestras fantasías eróticas incluso cuando reina la confianza con nuestra pareja? ¿Por qué hay fronteras que no llegamos siquiera a nombrar? Toma las riendas de tu sexualidad. No juzgues ni te dejes juzgar. Disfruta y haz disfrutar. Probar nunca está de más pero, sobre todo, vive tu sexualidad en conciencia y plenitud. 

Fotos: Shutterstock

Equipo MMM
Equipo MMM
Las chicas de la redacción de Mujeres y Madres Magazine contando sus cosas. Nos gusta compartir lo que pensamos.
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on