domingo, noviembre 28, 2021
InicioMujer ActualVecinos, ¿amor y odio?

Vecinos, ¿amor y odio?

Aquella no era una tarde cualquiera. Aquella tenía que ser mi tarde. Lo había planeado todo. Estaba sola en casa, había comido ligero y puesto el aire caliente en el salón mientras comía. Me preparé un café descafeinado, para irme con el sabor en la boca pero que nada estropeara el momento… Aquella tarde, por fin, iba a tener media hora para echarme una siesta.

vecinos 2

Me tumbe en el sofá que normalmente ocupa mi paco en toda su extensión. Me tapé con la manta de lana del Val de San Lorenzo, que me regaló mi amiga y compañera de piso en la universidad cuando nos separamos y cerré los ojos. Móvil en silencio, gafas fuera. Postura de dormir, con un cojín sobre el estómago para favorecer el sueño.

Odio al vecino de arriba

Creo que había conseguido dormir un par de minutos, seguro. Estaba a punto de entrar en fase REM y entonces le escuché. Puede que al principio integrase sus golpes en el suelo dentro de mi plácido estado onírico. Pero duró poco, demasiado poco. Allí estaba él, con su metro de estatura, generando en mi una tonelada de odio. Que ya se que es muy fuerte llamarlo así, pero necesito que me entendáis.

Hablaba mi compañera Lydia la semana pasada de los placeres diarios. Este es uno de esos placeres, que el día que puedes disfrutarlo, lo coges con muchas ganas. ¡No es justo que te lo interrumpan así (léase con tono llorón, muy llorón). Vale que el niño es niño, que tiene solo 4 años y ganas de jugar, jugar y jugar. Y que le sonrío cuando lo veo por la escalera o en el patio del colegio, de verdad. Que sí, que todo lo que me digáis ya lo sé. Yo también soy la vecina de arriba de mis vecinos de abajo y puedo notar como su odio, en determinados momentos, traspasa su techo y mi solera.

vecinos

Pero como este es mi post y he venido a hablar de mi queja, sigo descargándome. Es que el vecino de arriba tiene solo juguetes percutores, en serio. Porque si tiene juguetes suaves, solamente los usa cuando cuando yo no estoy en casa. Mi hija pequeña ha subido alguna vez a jugar arriba, pero nunca recuerdo ponerle en el bolsillo el boli espía y que me cuente que hay en esa casa. Es más, igual algún día articulo una maniobra de despiste para entrar en su casa y mientras mi paco entretiene a la madre, yo elimino todo juguete sospechoso de causar ese ruido de pum, pum, pum, pum, pum, toc, toc, toc, pum, toc, pum, toc que mortifica nuestros descansos post comida.

Amo a mi vecina

Es lo que tienen el Yin y el Yan. La energía esa que va y vuelve. Y todo el odio y mala leche que me genera el pobre vecino de 4 años de arriba (y su hermano de 2, que es justo repartir las culpas), se transforma en amor del bueno, del que por aquí escriben con h cuando hablamos de amistad con mi vecina de enfrente.

Estaba yo feliz en mis xx kilos, pero creo que no pesan mucho más el par que me he echado encima tras los vermuts vespertinos con mi vecina. Porque las relaciones virtuales que ocupan una buena parte de nuestro día a día carecen de ojos y de boca, de expresiones, de ojeras y de pelos locos y chandal de estar por casa. Y eso lo tengo con mi vecina. Nuestras hijas comparten su rato de juegos todas las tarde y nosotras, compartimos penas, alegrías, risas, lloros, problemas y triunfos, además de un par de coca-colas zero y un cuenco de patatas fritas (ahora entendéis mis dos kilos).

Los vecinos, esos grandes desconocidos que viven entre nosotros

vecino 3

Adoraba Los Diminutos, esos seres pequeños que vivían detrás de las paredes de las casas, «pequeños seres bondadoooosos, que están viviendo con nosotrooooos, pero seguro que no los verás». Y quiero pensar que hay unos seres que circulan entre nuestras paredes (sin ser termitas), observando el modus vivendi del vecindario. ¡Ay si pudieran hablar! Que Gran Hermano más bueno íbamos a tener. Porque en todas las casas cuecen habas y todos tenemos nuestro punto friki, nuestras manías, esas que sabemos que pueden resultar desagradable para la convivencia pero que ahí seguimos, erre que erre, que para eso es nuestra casas y coto privado para el de al lado. Y de esta forma se van forjando esas relaciones amor-odio con los del portal.

En mis casi 40 años he tenido todo tipo de vecinos, desde los que fueron segundos padres hasta los que tuvo que mediar la justicia en nuestras cuitas. Así que ahora mismo, santa Rita Rita Rita, que me quede como estoy. Eso sí, querido niño y hermanito de arriba (Carmen, sabes que esto lo digo con humor), espero que las próximas Navidades os traigan peluches, muchos peluches.

Imágnes: Playground Noticias  y carátula de Los Diminutos

Ruth de R.http://www.semecaelacasaencima.com
Soy de esas personas que siempre llega tarde, siempre tiene que hacer más de tres cosas para ayer pero siempre lo hace con una sonrisa puesta. Estoy encantada con mi vida, aprendiendo cada día, disfrutando todo lo que puedo. Y riéndome, que es el ejercicio más saludable de todos
RELATED ARTICLES

2 COMENTARIOS

  1. Ay si yo te contara…. Mis vecinos de arriba no son dos criaturas de metro de altura no son dos adultos que tienen muuuucho amor acumulado durante el dia y lo expresantcada dia puntualmente a las diez de la noche, ese momento en que mi enana ya esta casi dormida, pues ellos empiezan con la juerga y hay dias que sufro por nuestra integridad y la suya porque o la cama cae encima nuestro o rompen la pared y caen en el patio de luces todo eso junto con los maravillosos gritos de ella (bueno esto tambien es un poco de envidia de mami separada a dosvelas :p).
    Y para rematar desde hace unas semanas ha llegado un nuevo vecino que ronca que es un horror es como tenerlo en la habitacion de al lado… No se a cual de losdos odio mas si al que me despierta la niña o el que me invade sonoramente toda la noche.

  2. Puf yo vivo en adosados h las paredes que compartimos parecen de papel a veces. En el de la derecha he tenido todo tipo de vecinos, ahora está vacío y tan agusto jaja. Pero en el otro vive una pareja, tendrán unos 40 y tantos y les hemos escuchado de todo, ella parece que se ha tragado un altavoz y como hable por teléfono es peor aun (no te quiero contar cuando están en faena…)
    En el resto de casas hay de todo un poco, pero bueno. Solo me preocupo de los vecinos de los lados, ni de arriba ni de abajo jeje

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto
carmen hdez on Ay cuándo seas madre…
Sara Palacios on Cómo hacer gif animados
María - Mivi Mamá on Vecinos, ¿amor y odio?
marisa, la estresada on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?
Verónica Trimadre on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?
Cata de Mamatambiensabe on ¡Hospital mon amour!