lunes, mayo 16, 2022
InicioMujer ActualCosas que no tendrías en casa si vivieras sola

Cosas que no tendrías en casa si vivieras sola

Ponte a pensar en esas cosas que no tendrías en casa si vivieras sola, o más bien, si no vivieras con un hombre. Yo lo tengo claro, como decía mi amiga Vero en uno de sus hilos filosóficos de Facebook, hay cosas que seguro que no entiendes por qué las tienes.

Recuerdo cuando andaba por mis veintitantos, que imaginaba mi vida tipo Rachel y Mónica de Friends, con un apartamento súper ideal en algún barrio cool de Nueva York y con unos vecinos buenorros, que se dedicaban a pasearse entre las dos casas, y liándonos unos con otros.

no tendrías en casa

Pero la realidad es mucho más “normal”. No vivirás en un apartamento en Tribeca, sino que tus días los pasearás por tu morada que será en un piso, minipiso o como mucho en la habitación de soltera de casa de tus padres, o en su apartamento de la playa.

Si eres más o menos tradicional, como hice yo, abandoné el hogar familiar de mis padres, para irme a vivir con el que sería mi marido. Se admiten diversas modalidades: cohabitación anterior al matrimonio o simultánea, y es en ese mismito momento cuando la casa de tus sueños deja de serlo, para convertirse en una réplica de la casa de tus padres.

Esas cosas que pensaste que no tendrías en casa cuando vivieras sola

Un cajón lleno de cables

no tendrías en casa

Venga, reconócelo, jamás pensaste que acabarías teniendo un cajón, o dos, y si hablamos de “compañeros frikys”, hasta tres cajones llenos de cables.

Hay cargadores viejos de móviles (hasta el del Nokia de hace más de diez años tienes en ese cajón), cables HDMI, cables USB, micro USB, enchufes, ladrones, y otros que no eres capaz ni de saber de qué son.

La caja de herramientas

no tendrís en casa

Cuando era pequeña, miraba la caja de herramientas de mi padre, con absoluta desidia. Jamás, se me ocurrió coger el martillo, ni el destornillador. No es cuestión de género, es cuestión de poca habilidad con las herramientas manuales. Así que el día que mi pareja entró con el taladro y con la caja de herramientas, un trocito de mi alma se rompió.

El mantel colocado en la mesa del salón o de la cocina

Entre mis muchas manías, heredadas o transmitidas por mi madre, está la de retirar el mantel lavable tanto del salón como de la cocina. Y es que, aunque retiramos las migas y pasamos el trapo después de comer, según la teoría de mi marido: ¿para qué lo vas a quitar si en un rato hay que volver a ponerlo? Y como con el paso de los años, las ganas de discutir por cosas poco importantes han pasado a un segundo lugar, el mantel se queda en la mesa. Pero reconozco que en el momento, en el que me quedo de ama y señora, lo retiro enseguida.

Productos contra los piojos

En la mente de toda mujer antes de ser madre, no tienen cabida los piojos, lombrices, ni animalitos similares. Imaginamos esa vida tan “guay”: tan Friends o tan Sexo en Nueva York, que como vamos a pensar que el día de mañana pasaremos nuestra tarde despiojando niñas, poniendo productos, o peleándonos con alguno de esos bichos.

Pensábamos que las cucarachas, era el peor de los insectos que podíamos tener presente en nuestras casa, pero ¡ay amiga! estábamos muy equivocadas.

La caja de gusanos de seda

no tendrías en casa

Y hablando de bichos, insectos o similares, cuando pensabas en animal de compañía, jamás imaginaste que el precioso yorkshire que habías visualizado tantas y tantas veces, diera paso a una caja de zapatos vieja, llena de agujeros en la tapa, y con hojas de morera que te toca ir a buscar al parque más cercano, siempre que tengas suerte y este tenga el codiciado manjar de los gusanos.

Así que recordarme que si un día vuelvo a recuperar la autonomía y la capacidad de disposición de mi casa, no se me ocurra acumular cables en un cajón.

Imágenes: Pixabay y propia ( gusanos de seda)

Mª José Sarrión
Mª José Sarriónhttp://www.alcobadeblanca.com
María José Sarrion, profesional de los RRHH y blogger de La Alcoba de Blanca desde hace más de 4 años. Necesito como respirar contar lo que me pasa por la cabeza. Soy mujer y madre de 2 niñas, que han sacado facetas nuevas en mí. Multiapasionada, creativa e inquieta. Y con ganas de hablar de otros temas distintos a la maternidad. Porque como decía una buena amiga “hay vida más allá de la maternidad”.
RELATED ARTICLES

6 COMENTARIOS

  1. A mí las herramientas en concreto me gustan más que a mi marido XD Pero como dices, esto depende más de la habilidad que del sexo. Lo del mantel, la verdad ni lo había pensado. En la mesa de la cocina me parece que queda tan ricamente así que ni me había planteado el recogerlo ¡pero si lo compré mono para que fuera decorativo!
    En lo que sí que coincidimos es en lo de los piojos de las narices. De verdad, es uno de los grandes peajes que hay que pagar por ser madre. Qué súper ascazo.

  2. Fíjate, yo los piojos pues bueno.. no lo llevo mal del todo. Me parece más engorroso que repulsivo pero con lo que me he hecho fuerte ha sido con los gusanos de seda… puuaaggg… a mi me huelen hasta mal.
    No, de eso no hay en casa.. jejejeje

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no