¿Por qué me gusta Sexo en Nueva York?

9

De entre todas las series “femeninas” hay una que me marcó por varias razones, y es Sexo en Nueva York. Una serie que empezó a emitirse en el año 1998, aunque en España llegó unos cuantos años más tarde. Esta serie contiene elementos que hicieron que fuera un éxito absoluto entre las espectadoras: humor ácido, moda, lifestyle, sexo, amistad, feminismo y un largo etcétera. Una sintonía de cabecera, que en cuanto empezaba a sonar me provocaba quedarme en el sofá tragándome maratonianas sesiones de capítulos.

por qué me gusta sexo en nueva York 1Sin duda, los estilismos de Carrie Bradshaw fueron junto a Nueva York, un personaje más de la serie. A través del personaje y sus modelazos, conocimos los “Manolos” y moríamos por combinar prendas como ella, de una manera que cualquiera de nosotras hubiera parecido un fantoche, pero a ella le quedaban de miedo.

por qué me gusta sexo en nueva York 3

Columnista de éxito en un periódico de Nueva York, y con una ajetreada vida amorosa provocaba en la mayoría de las mujeres seguidoras de la serie, una envidia insana. Noches de glamour, cenando en los restaurantes de moda de la ciudad de Nueva York, tomando el brunch en cafeterías ideales, y bebiendo un Cosmopolitan en el club más “cool” de la ciudad.  Todas hemos sufrido sus líos amorosos, sus amores y sus decepciones, sus noches locas de sexo, y esa manía por ir enseñando los tirantes del sujetador.

por qué me gusta sexo en nueva York 5

Le hemos conocido novios de todos los gustos, colores y edades. Durante toda la serie va en busca de su “hombre perfecto” encarnado en Mr. Big. Este personaje representa a la perfección, el hombre que no tiene ningún interés en comprometerse en una relación amorosa. Y cuando creemos que ya ha ha encontrado al hombre de su vida, en Aidan Shaw, huye despavorida, para volver a los brazos de Big. ¿A qué os suena la historia?

Yo siempre me he preguntado, por qué no podíamos elegir al que estaba loquito por nosotras, para acabar con el que nos hacía sufrir porque no quería lo mismo que nosotras. Tú queriendo compromiso y él intentando llevarte a la cama. Y cuando conoces al que está dispuesto a llevarte al altar, no lo tienes claro… Uy, uy, uy… A ver si nos ponemos de acuerdo mente y corazón.

Pero Carrie no anda sola en sus andanzas por la Gran Manzana, junto a ella están sus 3 amigas inseparables: Samantha, Charlotte y Miranda. Con ellas, se completan 4 estereotipos de mujer. Es raro que no te sientas identificada, o bien en una de ellas, o bien, en un mix de las 4.

por qué me gusta sexo en nueva York 6

Desde la desinhibida y sexual Samantha, pasando por la súper profesional Miranda, reconvertida en madre luchando por conciliar y concluyendo en Charlotte, la dulce niña bien, cuyo objetivo es encontrar un marido y crear la familia perfecta, revivimos historias, fantaseamos con vivirlas nosotras y recreamos amores imposibles pasados.

Vemos embarazos no deseados, embarazos que no llegan, obsesiones, matrimonios rotos, segundas oportunidades y sexo, mucho sexo. Cuatro amigas, que perfectamente podríamos ser cualquiera de nosotras, o incluso las protagonistas de la saga Valeria de Beta Coqueta. Porque aunque no viváis en Nueva York, ¿no os encanta sentaros con vuestras amigas alrededor de una mesa, con una copa en la mano, a charlar de los “ligues”, o quien dice ligues dice marido y niños.? A lo mejor, no estamos con unos Cosmopolitan, pero el Gin Tonic no falta. Y sí, si fuera en Nueva York, sería mucho mejor, pero de momento me conformo con mi ciudad.

¿Y no os encanta encontrar ese momento para vosotras y escuchar a la amiga soltera/ divorciada/ infiel que se ha tirado a un tío que está buenísimo? Y en ese momento, echas a volar a tus recuerdos, y visualizas cuando tú lo hacías, y te encanta saber que ella en su soltería, o en su infidelidad, sigue teniendo una vida sexual que en nada se parece a la tuya, y en ese momento te mueres de envidia.

por qué me gusta sexo en nueva York 2

 

Ir de compras, mirar escaparates, entrar en Louis Vuitton, y mirar bolsos como si te los fueras a comprar. Sumergirte en ese mundo de fantasía, lujo, glamour y amigas, en el que no falta un buen polvo, una  reflexión y siempre un cierre de capítulo, en el que a pesar del hormigueo que te ha provocado, te quedas rumiando esa frase final.

Comparte
Artículo anteriorConsejos para facilitarte la vuelta al cole
Artículo siguiente¿Tú no tienes papá, mamá?

María José Sarrion, profesional de los RRHH y blogger de La Alcoba de Blanca desde hace más de 4 años. Necesito como respirar contar lo que me pasa por la cabeza. Soy mujer y madre de 2 niñas, que han sacado facetas nuevas en mí. Multiapasionada, creativa e inquieta. Y con ganas de hablar de otros temas distintos a la maternidad. Porque como decía una buena amiga “hay vida más allá de la maternidad”.

9 COMENTARIOS

  1. El otro día me contó mi peluquera que fue a Nueva York y se compró los Manolos azules con los que se casa Carry. Allí su novio le pidió matrimonio y va a usar esos zapatos. ¡Esa sí que es una superan! Jejeje

  2. Una megafan presente!!! Solo que Carrie me ponía de los nervios. La mayoría de sus modelitos me daban miedo, a mi me gustaba más Charlotte o Miranda.
    La serie… En fin, ningún novio me gustaba para ella. No me gustó nunca Aidan, pero no por él, si no por ella. No se merecía a ese buen chico y luego mira lo que le hace. Sabía que tenía que acabar con Mr. Big, pero solo porque están hecho de la misma manera. No quiero compromiso, pero sí lo quiero con alguien como yo.
    En fin, que lo que más me gustaba… Las juergas que se metían. En los líos que estaban siempre, las cosas que hacían, los lugares que visitaban y Samantha… Una mujer-hombre, según ella, que no teme al compromiso, pero que cuando llega ese chico joven perfecto, casi se caga!!! jejejeje.

    Saludos

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre