domingo, mayo 22, 2022
InicioMujer ActualOcho tips para conocer mejor a las mujeres

Ocho tips para conocer mejor a las mujeres

El tópico ese de que las mujeres somos complicadas es una mentira como un camión. Hoy os traigo ocho tips para conocer mejor a las mujeres, entendernos e incluso querernos.

Cómo conocer a una mujer sin perder el sentido del humor, eso es imprescindible, vaya por delante el aviso a navegantes.

Las mujeres no cotorreamos, hacemos terapia

conocer mejor a las mujeres

Eso de cotorrear aplicado a las charlas entre mujeres es machista por mucho que se haga en tono distendido y humorístico.

Y nada más lejos de la realidad. Somos seres comunicativos que hablamos y escuchamos, que acompañamos, proponemos y consolamos. Somos así y definirlo de otro modo es no querer entendernos, así que vamos cambiando la perspectiva si no es mucho pedir.

Las mujeres valoramos más una buena escucha que un buen consejo

Esto a los hombres, a veces, les cuesta entenderlo. Sentir que te escuchan, que se ponen en tus zapatos, que lamentan lo que tú lamentas o se alegran contigo es infinitamente más edificante que un “lo que tienes que hacer es…” por mucho que lo que sigue en esa frase sea una verdad revelada que a veces, muchas veces, las sabemos y no es lo que necesitamos, no van por ahí los tiros.

Las mujeres podemos no tener nada que ponernos aunque suene increíble

conocer mejor a las mujeres

Porque no nos vestimos sólo según el clima del exterior que a veces ya es bastante complicado, o según la moda del momento. Hay que valorar el clima, la moda, dónde vamos, cómo vamos a ir a ese lugar, cómo nos sentimos (por dentro y por fuera), con quién vamos, cuándo vamos a poder quitarnos esas prendas… son muchos factores para los que no siempre tenemos solución en el armario y otras tantas tampoco la tenemos en la cuenta corriente. Eso no lo habíais pensado nunca ¿verdad?

Las mujeres no perdemos las neuronas ni los conocimientos en el paritorio

conocer mejor mujeres

Esto es algo que nos sorprende muchísimo a muchas de nosotras visualizamos que algunos hombres prácticamente lo dan por hecho. Hay quien piensa por alguna hipótesis inverosímil que cuando nos convertimos en madres dejamos de saber pensar, escribir, manipular maquinaria pesada, opinar sobre política o diagnosticar hemorroides, por poner sólo algunos ejemplos.

No consigo encontrar el motivo que les hace llegar a semejante estúpida conclusión pero que tampoco me voy a poner a investigar, ya os lo digo.

Las mujeres no somos histéricas, somos expresivas

Y ahí, es verdad que la cultura machista tiene mucha culpa porque durante siglos se ha enseñado a la mitad de la población a controlar la expresión de sus sentimientos y a la otra mitad, o sea a nosotras, se nos menosprecia por hacerlo públicamente. Esto lo vamos superando poco a poco pero aún hay que oír cada comentario que da mucha vergüencita ajena.

Las mujeres somos las mejores negociadoras de la humanidad a lo largo de la historia

Llevamos siglos negociando en privado y a veces incluso en público, cada vez más eso también es cierto. Llevamos mucho tiempo templando ánimos y creando puentes y no nos jactamos por ello.

Llevamos milenios entrenando el noble arte del disimulo, somos maestras en la materia porque lo que no tenemos en fuerza física hemos sabido reemplazarlo con otras técnicas, somos unas supervivientes, ni mejores ni peores, sólo supervivientes.

Las mujeres no nos creemos las películas románticas de los sábados por la tarde, es que nos gusta la ciencia ficción

película romántica

Vamos a ver por favor que el chiste ese de que vemos las películas porno hasta el final para ver si se casan los protagonistas no se lo cree nadie desde hace tiempo.

¿No habéis leído lo del arte del disimulo del tip anterior? Pues eso. Lo que nos pasa es que nos gusta la ciencia ficción, nada más. No se hagan líos que no es tan complicado.

Las mujeres empezamos a decir en voz alta que nos hartan algunas cosas, lo que no significa que ataquemos a nadie

Este punto es el último pero quizás sea el más importante. Decir que algo no nos gusta no significa que no nos guste un colectivo o una persona (en la mayoría de los casos, entendedme). 

Decir que no me gusta pisar cacas del suelo no significa que no me guste caminar o usar zapatos, ya me entendéis. 

Y ahora estamos en ese punto en el que tras disimular y negociar como campeonas hemos pasado a expresar en voz alta que no pasa nada porque juntos hagamos y cambiemos cosas y eso no es una ataque, no nos victimicemos que nos salen arrugas.

¿Lo veis? No puede ser más sencillo entendernos teniendo estos puntos en cuenta… ¿no os parece? Y si queréis añadir algún otro en los comentarios ¡adelante!

Pilar Fonseca
Pilar Fonsecahttp://www.mamasfulltime.com/
Primero fui mujer, después periodista, luego esposa y ahora además de todo eso madre. Esto último me obligó a reorganizar todo lo anterior. Me gusta escribir y comunicar. Disfruto con un buen libro, una buena película, una buena serie, un buen viaje y una buena charla con amigos. Podría alimentarme sólo de queso y chocolate acompañados de un buen vino, una que es mujer de gustos sencillos.
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

  1. Desd mi punto de vista de hombre :
    los defectos son los mismos y el sistema estimula y exacerba las diferencias y defectos de cada genero para crear guerra y diferencias marcadas

    Respecto al histerismo, mientras haya asertividad y empatia mutuas a la hora de expresarse
    siempre que no sea para constestar a alguien que les ha gritado previamente, sino es tá injustificado, por que entonces, si ellas gritan por que son asi, ellos pegan por que son asi…

    Si no les importa los consejos sino que les escuchen,
    creo qye tampoco deberia importarsles que ls comprendan…creo
    que es auto-infantilismo y una forma sutil de manipulacion

    Cotorras ? : Yo he visto grupos de mujeres hablando entre ellas todas a la vez…será
    que tienen mu buen oido y concentracion para hablarse entre dos sin necesidad que otras callen…?…

    Lo de la ropa es algo exagerado y contradictorio :
    luego las mujeres se quejan de que les valoran mas o menos,
    pero a los hombres vistamos como vistamos tenemos mas posibilidades de ser valorados
    “por ser quien se es” ( o algo asin )
    Aunque sin duda , tbn es verdad que la imagen hace mucho y por algo existe la palabra :
    “est-etica”, cuya raiz es “etica” desde la grecia clásica que ran elegüantes y sin duda la belleza estética de las cosas etc, en estos tiempos de prisas y neoliberalismo que nos roba , está en crisis
    …Creo que hay muchas mas mujeres victimas del fashion que hombres, p-ej, gente que con un determinado modelito se tiene que poner gafas de sol o revientan…auqnue haga nublado…
    Y que se gastan mucho mas dinero en ropa, necesitando otras cosas o menos valorando cultura,

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.