jueves, diciembre 9, 2021
InicioEntrevistaEl paciente experto, entrevista Lorena moncholi

El paciente experto, entrevista Lorena moncholi

Seguro que has escuchado alguna vez eso de que hoy en día cada vez somo más «pacientes expertos» los que acudimos al médico. Todos tenemos acceso a mucha más información que antes, las enfermedades crónicas cada vez se dan más (lo que hace que el paciente crónico acabe siendo un verdadero experto de su enfermedad), afortunadamente cada vez tenemos más espíritu crítico y esto hace que no nos creamos todo lo que nos digan sin investigar un poco.

En medio de todo este batiburrillo, están (estamos) los pacientes expertos a los que cada vez se les tiene más en cuenta en el sistema sanitario. Tanto que incluso se diseñan programas de intercambio de información y experiencias entre pacientes, lo que cambia el paradigma en la relación entre paciente y sanitarios.

Luego estamos nosotras, las mujeres que además hemos sido madres, que yo nos considero las pacientes más expertas del planeta, porque leemos todo lo que está en nuestra mano sobre partos, lactancia, crianza, etc. y sin embargo, parece que el paradigma no ha cambiado tanto para nosotras.

Así que hoy entrevisto a Lorena Moncholí, abogada especializada en derecho sanitario, derechos del parto, nacimiento y familias, feminista y lactivista, para que nos explique mejor qué es eso del paciente experto y qué podemos hacer las madres para ser consideradas como tales.

paciente experto Lorena Moncholi

Ella es Agente de Salud de Base Comunitaria certificada por Salud Pública de la Conselleria de Sanitat de la Comunidad Valenciana y la EVES y tiene un Máster en Bioética, Deontología, Seguridad y Calidad en el ámbito Sanitario por ADEIT, Fundación Universidad-Empresa de la Universitat de València.

Desde su web www.lorenamoncholi.com ofrece información muy útil sobre todos estos temas, organiza cursos y conferencias tanto online como presenciales y es una referente en la materia.

Aquí tienes la entrevista, ¡que la disfrutes tanto como yo!

P. ¿Últimamente se escucha mucho el concepto de “paciente experto” nos puedes explicar en qué consiste?

L. Sí, está muy de moda. Ser paciente experto o “E-paciente implica” seguir las 4 “E” (“Equiped, Engaged, Empowered, Enabled) que acuñó el creador del término, el Dr. Tom Ferguson para describir a las personas que están Equipadas (preparadas), comprometidas, empoderadas y capacitadas en su salud y en la toma de decisiones sobre su atención médica.

Él tuvo la visión del cuidado de la salud como una asociación equilibrada entre los e-pacientes, los profesionales de la salud y el sistema sanitario del que forman parte, y hacia esta dirección vamos de forma imparable.

Se trata del “Paciente proactivo, con buenos conocimientos sobre tecnologías, implicado en el mantenimiento de su salud e interesado en contribuir no sólo al tratamiento e investigación sobre determinadas condiciones de salud sino también a mejorar el sistema de asistencia sanitaria”

Y ser E-paciente implica también conocer cómo acceder bien al sistema de salud, qué posibilidades te ofrece, qué derechos tienes como paciente o usuario de los servicios sanitarios, y hacerlos valer.

Yo siempre recomiendo ver la Conferencia TED de Dave deBronkart, el famoso “e-paciente” (paciente empoderado) por excelencia y autor del libro “Dejad que los Pacientes Ayuden” , que se recorre los escenarios de todo el mundo explicando las maravillas de conocer con todo detalle tu enfermedad o tu dolencia (en su caso, un cáncer), saber a quién acudir, cuales son los tratamientos disponibles y cómo aplicarlos.

paciente experto

P. ¿Por qué siempre afirmas que la atención sanitaria está cambiando gracias al paciente experto excepto en el caso de las mujeres que dan a luz?

L. Las Direcciones de Salud Pública de todas las Comunidades Autónomas conocen bien los enormes beneficios que implica formar y tener “e-pacientes” y los buscan desesperadamente, casi hasta debajo de las piedras.

Está completamente demostrado que formar a los pacientes en su autocuidado reduce costes sanitarios, mejora la utilización de los recursos disponibles y, lo más importante, incide positivamente en la salud de toda la población.

Los proyectos de “Pacientes Expertos “o “Escuelas de Pacientes” siguen en aumento en España y ya se han desarrollado en Comunidades como Cataluña , Andalucía, Asturias, GaliciaCastilla La Mancha País Vasco.

[Tweet «A las embarazadas se las infantiliza de una forma que nunca admitirían en otro momento de su vida»]

Sin embargo, con las pacientes o usuarias embarazadas ocurre todo a la inversa. Se nos infantiliza de una forma que no admitiríamos en otros momentos o situaciones de nuestra vida.

Se nos imponen tratamientos, pruebas de todo tipo sin pedir nuestro consentimiento informado o incluso , a veces imponiendo a la fuerza una intervención médica, como en el caso de la mujer que fue sometida a una inducción forzada del Hospital de Sant Boi en Barcelona, todo un despropósito a nivel jurídico y una clara vulneración de Derechos Humanos.

Inaceptable.

paciente experto Lorena Moncholi 2

P. ¿Crees que el personal sanitario se siente intimidado cuando tiene delante a un paciente experto en su campo o esto sólo ocurre cuando se trata de madres o mujeres embarazadas?

L. Los programas de Pacientes Expertos han venido para quedarse. Se trata de un concepto inspirado en los programas desarrollados durante más de 20 años por el Centro de Investigación para la Educación de Pacientes de la Universidad de Stanford (EEUU), para mejorar el autocuidado de las personas con enfermedades crónicas.

El objetivo de los mismos es que estas personas adquieran los conocimientos y habilidades necesarios para controlar los síntomas de su enfermedad y sepan manejar los problemas de salud en sus vidas. En definitiva, se les capacita para asumir su situación, responsabilizarse de su tratamiento y mejorar su calidad de vida.

Así que en el área de pacientes crónicos creo que el concepto ha sido bienvenido por todos, pacientes y profesionales.

Sin embargo, en otras áreas, Atención Primaria o tratamientos de dolencias excepcionales, nuestro Sistema Sanitario no está preparado para asumir que queremos tomar las riendas de nuestra salud y de los tratamientos o intervenciones propuestas y sí podríamos hablar de que el personal sanitario puede llegar a sentirse intimidado o atacado frente a pacientes expertos.

Aún se escucha en las consultas médicas  eso de que “dejemos de bucear por internet”, cuando en internet yo leo el BOE, los anuncios de cualquier Administración, realizo mis trámites con Hacienda…si hago todo eso, ¿Cómo no voy a saber buscar en publicaciones médicas fiables si están a mi entera disposición en la red?

paciente experto

¿Cómo no voy a enterarme de lo que recomienda el Ministerio de Sanidad o las Consejerías de Salud de cada Comunidad Autónoma si lo publican en su webs de forma pública, gratuita y accesible?

Y, por supuesto, cuando se trata de madres y mujeres embarazadas, a esta situación y al desconocimiento de la Autonomía del Paciente y el consentimiento informado, se une la evidente discriminación por razón de sexo, el sesgo de género y en muchos casos el machismo y la misoginia, que he comprobado en numerosas ocasiones, incluso por parte de Inspectores Médicos.

En este caso, yo no hablaría tanto de sentirse intimidados, sino de no poder (ni querer) aceptar que la mujer está tomando sus propias decisiones como mujer y como madre, y de aprovecharse de una situación de vulnerabilidad como nunca volveremos a vivir en nuestra vida adulta.

[Tweet «La mujer debe poder tomar sus propias decisiones en su salud y en sus partos. Lorena Moncholi»]

P. ¿Qué podemos hacer para ser pacientes expertos y ser atendidos como tales?

L. Yo creo que en primer lugar hay que tomar conciencia. Debemos empezar a asumir que nuestra Salud es un asunto nuestro, responsabilizarnos plenamente de ella y no delegar.

Si tengo una dolencia, pido opinión, pregunto y acepto (o no) el tratamiento que me proponen, pero sobre todo, entiendo las causas que me han llevado allí y busco cómo salir de esa situación, con ayuda de los profesionales sanitarios, contrastando sus opiniones y eligiendo a aquellos que nos merezcan mayor confianza.

Una vez hemos tomado conciencia, es necesario querer estar informadas. La información, el conocimiento de nuestros derechos, nos hace pacientes y usuarias expertas y , a partir de ahí, obtener la atención médica que queremos y nos merecemos, es mucho más fácil de conseguir. Porque debemos tener claro que se puede conseguir. Esto no hay que dudarlo!

Imágenes Lorena Moncholí y Pixabay

Pilar Martínezhttp://www.maternidadcontinuum.com/about
Soy Pilar Martínez, farmacéutica, IBCLC y mamá de dos niñas. Escribo sobre maternidad, crianza y lactancia en mi blog Maternidad Continuum y soy Co-Directora de EDULACTA que forma expertas en lactancia materna. Soy una persona muy positiva, tengo intereses muy diversos y también soy un poco friki, así que aquí voy a permitirme el lujo de escribir de "otras cosas" que también me interesan ;)
RELATED ARTICLES

2 COMENTARIOS

  1. Qué gran artículo. Me gusta mucho que se hable de esto, por fin!! Yo pienso que lo fundamental es lo que dice Lorena al final de la entrevista. Que se trata de una cuestión de responsabilidad. De tomar decisiones informadas, de dejarse asesorar y finalmente asumir la responsabilidad de decidir por uno mismo cuál es el mejor camino a seguir. De asumir ese riesgo por uno mismo. Repito: habiéndose asesorado e informado exaustivamente.
    🙂

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Ceceg on