miércoles, diciembre 8, 2021
InicioMaternidadLos juegos que no deben faltar en la playa este verano

Los juegos que no deben faltar en la playa este verano

Agua y arena -si de la playa hablamos-. Poco más necesitan nuestros hijos para disfrutar a tope de una tarde de sol, pero lo cierto es que una tarde da para mucho y si cambiamos playa por piscina, todavía para más. Por eso resulta inevitable buscar planes alternativos, pequeños trucos para garantizar el entretenimiento. He aquí juegos y accesorios que no deben faltar en tu mochila este verano.

juegos

Juegos para una tarde de playa

Todavía no has extendido la toalla sobre la arena, no te has quitado ni las sandalias y un niño poseído, manguitos a medio poner, parcialmente embadurnado en crema solar, corre ya hacia el agua. Chapotear y saltar olas, echarse algunas brazadas, bucear un rato puede ocuparle buena parte de la tarde pero, si la jornada se prolonga, ¿qué bártulos resultan imprescindibles para exprimir la sesión de playa? Aun a riesgo de parecer un caracol con la casa a cuestas, cuando vamos a la playa no puede faltar un buen cubo y una pala, unas «palas» (raquetas) para una buena sesión de tenis, un paipo -pequeña tabla de surf para coger olas acostado- si hay olas e, incluso, algún que otro «objeto» hinchable.

Juegos para una tarde de piscina

Eliminando de la ecuación verano-con-niños el momento olas y el momento arena, no digo yo que la tarde no vaya a ser igualmente divertida -o más-, pero las opciones de pasárselo bien son más limitadas. Cierto que los niños nadarán mejor en la piscina, competirán para ver quién da más volteretas o quién hace la mejor «bomba», pero cuando estén en tierra firme, prepárate. Por eso yo me llevo siempre un pequeño arsenal cargado de minijuguetes y juegos de viaje.

Polly Pocket

El neceser de las Polly Pocket es fundamental. Y quien dice Polly dice cochecitos o Clicks de Playmobil. No necesitan mucho repertorio para montarse una historieta o pasar horas viste y desviste. Eso sí, prepárate para que tus dominios acaben invadidos por todos los niños menores de 8 años en varios metros a la redonda.

Unno

En mis tiempos, con una baraja tradicional nos montábamos un «Chúpate 2» sin mayores problemas, pero si por cuatro duros nos hacemos con un Unno mejor que mejor. Para mí es uno de los juegos de cartas más divertidos con los niños y uno de esos que puede aglutinar a jugadores de distintas edades sin demasiados problemas, lo cual siempre es una ventaja.

juegos

Baraja de cartas

Este año hemos optado por meter en nuestra bolsa mágica una baraja tradicional y recuperar juegos «clásicos» que mis hijas desconocían como el «cubos de caca», el asesino o el burro. También lo hemos intentado con la brisca y la escoba, pero sin tanto éxito.

Dobble

Llevo años recomendándoselo a tooooodo el mundo. El objetivo del juego es encontrar el dibujo que se repite en cada par de fichas. Ya veis que no puede ser más sencillo y creo que esa es una de las claves de su éxito, que ni tiene mucha complicación ni apenas normas. Además, tiene otros puntos a su favor: no necesita gran preparación, las partidas son muy rápidas, las cartas son pequeñas y se guardan en una caja metálica ideal para jugar en cualquier sitio, reúne a jugadores de distintas edades…

Fantasma Blitz

Este juego resultó un auténtico descubrimiento. No es tan sencillo como el Dobble, pero tampoco tiene mayores complicaciones. Resulta un poco más exigente mentalmente, pero por lo demás comparten características: un público heterogéneo en cuanto a edad, partidas rápidas, fácil transporte… Tenemos una serie de objetos de madera de diversos colores: un fantasma, una silla, una botella, un ratón, un libro… y unas cartas en las que aparece la imagen solo de algunos de esos objetos. La finalidad es coger antes que los rivales lo que se solicita en la carta -coincidiendo color y forma- o, de no ser posible, hacernos con los objetos y los colores que sí aparezcan. Ahora puedes encontrarlo con mucha facilidad, cuando yo lo compré hace algunos años lo hice en Zacatrus, una tienda online que me parece de lo mejorcito tanto por la calidad en el servicio de compra como por lo bien que te orienta en la elección de los juegos.

juegos

Tabú casero

Lo mejor del tabú casero es que garantiza un doble entretenimiento: primero cuando elaboras las fichas y después cuando juegas con ellas. El mecanismo es el habitual: definir una palabra sin mencionar otras estrechamente relacionadas con ella. Para los niños es siempre un aliciente tomar la iniciativa y reflejar en las tarjetas sus gustos e intereses. Si os gustan las manualidades, hasta podéis «tunear» una caja para guardarlo.

Bolígrafo y libreta de notas

Gracias a ellos se abre un abanico inmenso de posibilidades: improvisar un Pictionary, un Headband -ese juego en el que tienes que averiguar qué o quién eres a partir de las respuestas que dan el resto de jugadores acerca de tu identidad-, una partida al hundir la flota, el ahorcado o de «ceros».

Fotos: María L. Fernández

María L. Fernández
Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.
RELATED ARTICLES

3 COMENTARIOS

  1. Y que sepáis que algunos de estos juegos también sirven para adultas que se juntan a pasar un fin de semana en la sierra 😉

  2. Bueno, bueno, bueno.. es que algunos de estos juegos son un must para pequeños y para mayores.
    La semana que viene saco unos cuantos de estos y otros más en el blog porque son ideales para que las tardes de piscina sean más geniales de lo que ya de por sí son.
    Ya me explicarás lo del «Chupate 2» para echar una partidilla… 😉

    • Es cómo el Unno, pero con las cartas de la baraja española. Creo recordar que el 2 era «chúpate 2», con la sota cambiabas de color, con el caballo saltabas y con el rey cambiabas de sentido. Ah! y el uno «chupabas 1.

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo